La dieta cantábrica ya tiene quien la defienda

Integrantes de la Asociación Dieta Cantábrica en la última reunión celebrada esta semana. /Daniel Pedriza
Integrantes de la Asociación Dieta Cantábrica en la última reunión celebrada esta semana. / Daniel Pedriza

Profesionales del mundo de la medicina, la psicología y la gastronomía crean una asociación preocupada por la mala alimentación y apuestan por productos locales para evitar sobrepeso y obesidad

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

Un 40 por ciento de los niños españoles tienen sobrepeso u obesidad. Según los datos que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 19% de los chavales de nuestro país están por encima del peso que les corresponde, y un 17 por ciento en el caso de las niñas. Italia, Chipre, Grecia, Malta y San Marino tienen el mismo problema que, por contra, no se aprecia en Francia, Noruega, Irlanda, Letonia o Dinamarca, donde los chavales obesos no llegan al 10%. La mala alimentación en casa y en el colegio, además del sedentarismo, son las principales causas de estos índices. Y preocupa el futuro: estudios a escala internacional afirman que dentro de cuatro años puede haber en el mundo más niños, de entre 2 y 15 años, con sobrepeso u obesos que los que estarán por debajo del peso ideal.

Estos datos son sorprendentes en un país como el nuestro donde abundan las buenas carnes y pescados, las legumbres, las verduras, la fruta, la leche y el aceite. Por eso, hace un año aproximadamente, surgió en la región la Asociación Dieta Cantábrica, formada por un grupo en el que se encuentran médicos, enfermeras, cocineros, biólogos, psicólogos, sumilleres, profesores y comunicadores.

Esta asociación sin ánimo de lucro, que ya ha realizado algunas acciones en ayuntamientos como Piélagos o Camargo, se creó en marzo de 2018 y fue su impulsor el doctor en Psicología Ricardo Lanza. El colectivo aboga por el consumo de productos de cercanía y artesanos para combatir la obesidad. «Productos frescos y saludables, variados y de temporada, recogidos en su punto óptimo de maduración y con poca contaminación al transportarlos, ya que no tendrá que recorrer grandes distancias», señalan desde su junta directiva.

Apuestan, por lo tanto, por el consumo de pescados, mariscos legumbres, verduras, frutas, hortalizas, carne de animales no estabulados, productos lácteos de reses de pasto, frutos secos y vino, con moderación.

«La carne del pescado del Mar Cantábrico –señalan– es más nutritiva y presenta mejores propiedades nutricionales que la del Mediterráneo, ya que las aguas del Cantábrico son más ricas en placton. Igualmente, los pastos de la ganadería son de una calidad excelente, no siendo necesario recurrir a la utilización de piensos y otros compuestos para la alimentación del animal». Para la asociación, «esto repercute en una mayor calidad, salubridad, aporte nutricional y organoléptico».

Dieta Cantábrica promueve, además, como primera opción, el consumo de aceite de oliva virgen extra frente a otros tipos de aceites y, también, por la mantequilla frente a la margarina u otras grasas menos saludables como la de palma, coco, palmiste, etc.

Nada de dulces industriales

«En este patrón alimentario no se admiten las carnes rojas –excepto las de razas autóctonas debido a su alimentación con pasto natural y su estilo de vida–, los dulces y los productos elaborados industrialmente y prefabricados», afirman.

Recomienda además la forma tradicional de cocinar los alimentos y «otros factores culturales como el hábito de las comidas compartidas en familia o con amigos». Y matizan sus dirigentes que esta dieta, además de ayudar a controlar el peso, «incrementa la sensación de bienestar físico y mejora el funcionamiento de diversos órganos, como el riñón y el corazón».

«Así –señalan– el propósito de esta asociación es intentar inculcar, informar, investigar e impulsar los beneficios de la Dieta Cantábrica, que une la tradición con la salud, el placer y la exquisitez de la mejor gastronomía. Perseguimos que nuestros paisanos vivan más y mejor, especialmente nuestros niños. Pretendemos cuidar nuestra tradición cuidando nuestra salud».

En cartera, la Asociación Dieta Cantábrica tiene la puesta en marcha de talleres, como el desarrollado en el Centro Botín sobre los sentidos, además de una serie de rutas por los ayuntamientos de la región para dar a conocer su proyecto e inculcar a los vecinos un estilo de vida saludable.

Seguimientos médicos

Además, pretende implicar a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria en la realización de seguimientos relativos a la obesidad en la población, a través de los médicos del servicios de Atención Primaria. También quiere realizar una guía de productos de Cantabria que se adhieran a esta dieta, «productos de aquí y de toda la cornisa cantábrica». Y, «quizás con el tiempo tener el certificado de calidad Alimentos del Cantábrico».

En España no existe aún ningún colectivo como éste. Si bien el interés de la Asociación Dieta Cantábrica se centra, además de en Cantabria, en las comunidades autónomas situadas por debajo del Camino de Santiago que parte desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela: Navarra, La Rioja, País Vasco, Asturias, Castilla y León y Galicia.

La junta directiva

Esta asociación está dirigida por Emiliano Martín Díaz, propietario y chef del restaurante Las Quebrantas, en Somo. El vicepresidente es Ricardo Lanza del que, hace ahora un año, surgió la idea de crear este colectivo preocupado por la salud.

JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN

Presidente:
Emiliano Martín Díaz. Restaurante Las Quebrantas.
Vicepresidente:
Ricardo Lanza Saiz. Doctor en Psicología. Experto en tratamiento de la obesidad y los trastornos de la alimentación.
Secretario:
Antonino Andrés Velasco. Profesor de Hostelería en el IES Peñacastillo. Vicepresidente de la Asociación Sumilleres de Cantabria. Formador homologado en vinos.
Tesorera:
María José Noriega Borge. Doctora en Biología. Profesora titular del Departamento de Fisiología y Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria.
Vocales
María Jesús Cabero Pérez. Pediatra del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Jefe de Sección de Urgencias y Consultas del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Profesora del Área de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria.
Vocales
Alfonso Fraile García. Presidente Asociación de Sumilleres de Cantabria. Profesor de servicios en el Hotel Escuela Las Carolinas. Miembro de la Academia Cántabra de Gastronomía.
Vocales
José Antonio del Barrio del Campo. Doctor en Psicología. Maestro de Enseñanza Primaria. Diplomado en Pedagogía Terapéutica. Profesor titular en la Universidad de Cantabria.
Vocales
Marien Antón Casas. Alergóloga del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.
Vocales
Enrique Hilario. Biólogo. Ha sido Decano en la Universidad del País Vasco, donde dirige diversos grupos de investigación.
Vocales
Yolanda Ruiz. Enfermera diplomada en Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.
Vocales
Héctor Sarria. Del Restaurante Cervecería Cross, en Camargo.