Paula Thomas, de concursante en 2015 a juez chef Cantabria 2019

Kike Pérez, Pedro Benavent, Tino Sampedro, Ander San Martín, Juanjo García, Ricardo Ezcurdia, Gabriel Argumosa, Paula Thomas, Francisco González, Santi Flor, Juan Carlos González, Óscar Calleja, Nacho Cobo, Enrique Pérez Malagón, Adrián Ruiloba y Javier Ruiz. / María Gil Lastra

Cuatro años después, es la segunda de cocina de El Serbal

D. R. SANTANDER.

Paula Thomas compitió en estas mismas cocinas del IES Peñacastillo en 2015 en el concurso Chef Cantabria. Se atrevió entonces con un ceviche de sarda con una gelatina con fumet y frutos secos y un algodón de azúcar violeta. Aquella mañana del 10 de marzo, la entonces alumna de Las Carolinas no pasó de conseguir el premio a la receta más votada por internet, una modalidad que ese año puso en marcha El Diario Montañés.

Hoy, cuatro años después, Paula Thomas es la segunda cocinera de El Serbal, con una estrella Michelin. Una profesional con un futuro prometedor que sueña con tener su propio restaurante. Por detrás, muchas experiencias y una amplia formación en España y fuera de ella.

Esta mujer regresó el pasado martes al IES de Peñacastillo, donde no logró batir en el concurso a la entonces ganadora Nicoleta Slabu. Volvió esta vez para formar parte del equipo de jueces y, en concreto, del que calificó los platos elaborados con pescado, en los que se empleó el verdel que ella también tuvo que trabajar en 2015.

Después de aquella experiencia, Thomas recordó su paso por las cocinas «del Hotel Santemar, La Bodeguilla del Puerto de Raos, El Serbal, Singapur y Diverso, tres estrella Michelin, en Madrid. Luego ya me asenté de nuevo en El Serbal donde ahora soy segunda cocinera». Esas ganas de aprender, de superarse, la llevaron a restaurantes emblemáticos donde pudo continuar con su formación.

El martes en Peñacastillo señaló que «desde siempre quise dedicarme a la cocina, pero antes tuve que estudiar y acabar la carrera de Económicas, soy economista. Después ya entré en Las Carolinas y ahora me dedico en cuerpo y alma a lo que gusta».

Economista y chef. ¿Tienen algo en común estás dos profesiones? «Organización y sacar rendimiento al producto. En todo y en nada se parecen la economía y la cocina».

Preguntada por el futuro, aseguró que «por el momento, tengo muy claro que me quedo en El Serbal». Aunque como mujer inquieta y amante de esta profesión, su sueño es «cien por cien, tener mi propio restaurante».

A buen seguro que con su formación y su experiencia acumulada durante estos últimos años podrá hacer realidad su deseo, el mismo que el de muchos de los concursantes que este año ella tuvo que juzgar.