El presidente del TSJC asegura que la sentencia es "impecable"

El presidente del TSJC, José Luis López del Moral./
El presidente del TSJC, José Luis López del Moral.

José Luis López del Moral sale en defensa de la Audiencia Provincial, nominada al premio Garrote por la decisión judicial que rebajó la calificiación de un delito de agresión sexual al no poder demostrar que la víctima, de cinco años, opusiera resistencia a los abusos de su vecino

MARIÑA ÁLVAREZSantander

La sentencia de la Audiencia de Cantabria que no consideró probado que una niña de cinco años opusiera resistencia a los abusos sexuales de su vecino ha sido nominada a los premios Género y Justicia al Descubierto 2017 en la categoría Garrote, que 'reconoce' a las peores decisiones judiciales. A la vista de semejante nominación, la Audiencia cántabra ha salido en defensa de su trabajo y ha aclarado por qué el tribunal se cuestionó si la pequeña había opuesto resistencia o no: una reflexión que quedó reflejada en la propia sentencia porque de ella dependía la calificación jurídica de los hechos y la imposición de la condena. El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), José Luis López del Moral, ha salido en defensa de la decisión de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial al destacar que el tribunal "se plantea si hubo violencia e intimidación para poder calificar los hechos como agresión o como abuso sexual. Un tribunal no juzga a las víctimas, mucho menos si son menores". Dirimir la cuestión era fundamental, ha explicado Del Moral, porque la acusación particular calificó los hechos como agresión sexual. "Pero el tribunal consideró que eran abusos sexuales porque no se probó la violencia al no quedar probada la resistencia", ha precisado el presidente del TSJC, que ha calificado la sentencia como "impecable".

Al presidente del TSJC le "preocupa" que se malinterprete a los magistrados. Destaca que en ningún caso se deja entrever que la menor "tuviera que haber adoptado uno u otro comportamiento". "Los tribunales enjuician a las personas acusadas de delitos, pero nunca a las víctimas, ni cuestionan sus comportamientos".

La sentencia no consideró probado que la niña opusiera resistencia. Al contrario, los magistrados señalaron que era "habitual" que la menor volviera a la casa del acusado, que le hacía regalos "para contentarla" (consolas, ordenador portátil, teléfonos móviles), y que fue condenado a tres años y nueve meses de cárcel.

Del Moral ha abundado en que es fundamental que los magistrados se pronuncien sobre si se produjo o no violencia para poder valorar el caso e imponer la pena. "Y eso es lo que se hace en este caso", ha aseverado, antes de añadir que en este juicio por los abusos a la niña era "imperativo" determinar si hubo violencia o intimidación, porque la condena podía variar en función de ello entre delito de abuso o de agresión sexual (castigado con más pena).

"El tribunal se limita a constatar un hecho. En ningún momento pretende decir que el comportamiento de la víctima tenía que haber siso éste o aquel. Solo se analizan las circunstancias para pronunciarse sobre una determinada calificación jurídica", ha insistido. López del Moral ha subrayado además que el tribunal que la dictó está formado por magistrados "de gran prestigio" y "con gran sensibilidad" hacia las víctimas.

Y ha apuntado que ni la acusación particular ni el Ministerio Fiscal han recurrido esta sentencia para solicitar una pena mayor.

Los premios

Los premios Género y Justicia al Descubierto , creados por la organización internacional Women's Link Worldwide, permiten a los ciudadanos votar y enviar un mensaje directo a los jueces de todo el mundo para exigirles que protejan los derechos de las mujeres y las niñas, aunque también para reconocer el trabajo de aquellos tribunales que luchan por la igualdad de género.