180 años de abogacía en Cantabria

Asistentes al acto del Colegio de Abogados que se celebró en el Palacio de la Magdalena./Antonio 'Sane'
Asistentes al acto del Colegio de Abogados que se celebró en el Palacio de la Magdalena. / Antonio 'Sane'

El decano Andrés de Diego encabezó este martes la efeméride del Colegio de Abogados, del que destacó su papel como «garante de la libertad de los letrados»

Teodoro San José
TEODORO SAN JOSÉSantander

180 años contemplan ya al Colegio de Abogados de Cantabria, una institución fundada por 18 letrados en Santander allá por 1838 que hoy agrupa a más de 2.100 asociados y que este martes celebró esta efeméride en el Palacio de la Magdalena ante dos centenares de abogados y autoridades. Andrés de Diego, actual decano, se dirigió a los asistentes recordando la «indispensable existencia» de los Colegios «para garantizar una abogacía formada, ética y responsable que esté a disposición de los ciudadanos», y para mostrar ante los presentes el «orgullo» por su profesión y por la corporación que preside «que tantos servicios ha prestado» a la sociedad cántabra y a la Administración de Justicia.

De Diego aprovechó su intervención para hacer un repaso de la historia del Colegio, desde aquel 1838 en que se firmó el Acta de Instalación del Colegio hasta el nombramiento del rey Felipe VI como colegiado de honor o el recuerdo para el recientemente fallecido Santiago Pérez Obregón, «un ejemplo a seguir como profesional y persona». Por medio De Diego hizo especial hincapié en asuntos como la colegiación obligatoria para el ejercicio de la abogacía, y en el papel de los Colegios «como garantes de la libertad e independencia de los abogados».

«A los abogados se atribuye con carácter exclusivo la función de asesoramiento jurídico y la defensa ante los tribunales, y a los colegios de abogados la ordenación profesional y el control deontológico», recordó De Diego. Otra función del Colegio de Cantabria que viene desempeñando desde 1987 es la formación. Si inicialmente se realizaba a través de las 'pasantías' -De Diego recordó despachos como los de Mariano Fernández Fontecha o Benito Huerta como «ejemplo de formación sólida de los abogados» con esa labor-, el empeño del Colegio se tradujo en la creación de un Curso de Iniciación al Ejercicio de la Abogacía, después Escuela de Práctica Jurídica, que ahora lleva el nombre de Nobel Carral.

Victoria Ortega, presidenta de los Colegios de España, participó en la fiesta

Tampoco pasó por alto De Diego la asistencia jurídica gratuita, «que es donde se refleja de forma más relevante nuestro compromiso social que prestamos en favor de los que carecen de recursos para el acceso a los tribunales», señaló el decano. Actualmente el turno de oficio -«Un timbre de gloria para la abogacía», apuntó De Diego- lo ejercen en Cantabria 542 abogados, para los que el decano reivindicó «una compensación digna».

En su relato De Diego recordó también a los cuatro primeros abogados del turno de oficio; a la primera abogada colegiada, María del Carmen Rodríguez; a la primera mujer que se incorporó a una junta, Carmen Sánchez, y a los últimos decanos, entre ellos Victoria Ortega, actual presidenta del Consejo General de los Colegios de Abogados de España y presente en la fiesta de este martes. Junto a ella, las primeras autoridades de la región: el presidente, Miguel Ángel Revilla; el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual; el consejero Rafael de la Sierra, o el presidente del TSJC José Luis López del Moral, entre otros.