«Sería una catástrofe y un gravísimo perjuicio para Cantabria no tener La Pasiega en 2023»

El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Jaime González, apoyado en un noray en uno de los muelles./Alberto Aja
El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Jaime González, apoyado en un noray en uno de los muelles. / Alberto Aja

«Tenemos en marcha un proyecto muy potente para implantar energía eólica marina 'offshore' en el Puerto o en sus inmediaciones»

ENRIQUE MUNÁRRIZ | GUILLERMO BALBONA SANTANDER.

Acostumbrado a navegar entre dos aguas durante la tormentosa relación del Gobierno de Miguel Ángel Revilla con el exministro de Fomento Íñigo de la Serna, Jaime González lleva las riendas de la Autoridad Portuaria con mucha mano izquierda. Ha conseguido, a diferencia de muchos de sus antecesores, mantener una estrecha relación con todas las instituciones, independientemente del color político.

-La llegada de Pedro Sánchez ha sido un balón de oxígeno para La Pasiega. ¿Cómo valora el compromiso de «apoyo total»?

-La renovación del compromiso me parece absolutamente obligada, es decir, no podría ser de otra manera teniendo un Gobierno socialista en Moncloa y al PRC en cogobierno con los socialistas cántabros. Pero no se debe quedar sólo en asumirlo, ahora tiene que igualar o mejorar la cronología de hechos y de hitos que estaban anunciados. Cantabria no puede llegar tarde, como siempre ha ocurrido, a la puesta en funcionamiento de todas aquellas infraestructuras que otros reciben con mucha anterioridad y, por tanto, consiguen un posicionamiento en el mercado industrial y logístico mucho mejor que el nuestro, como la alta velocidad o las carreteras.

-¿El nuevo Ministerio de Fomento hará los accesos a La Pasiega a los que el PP se negó?

-Esa es la esperanza que tengo. Cantabria no debería asumir el coste de un proyecto como La Pasiega porque en ningún sitio de España se han asumido proyectos de esta naturaleza sólo con el esfuerzo inversor de una comunidad y menos cuando es tan pequeña como la nuestra. Lo que nosotros queremos hacer tendrá que contar con la participación de distintas instituciones. Fomento debe por una vez fijarse en Cantabria antes que en otras regiones, al margen de la influencia política que otras autonomías sean capaces de producir en Madrid.

-Ahora que el viento les sopla a favor, ¿cuándo estará operativo el centro logístico?

-Tenemos que terminar la siguiente legislatura teniendo ya suelo disponible para quienes quieran instalarse. Sería una catástrofe, un fracaso tremendo y un gravísimo perjuicio para Cantabria no conseguirlo. Amazon se va a instalar ahora en la zona industrial de Baracaldo a Bilbao, una instalación que perfectamente podría haber sido considerada para el Llano de la Pasiega. No ha sido así porque esta firma no considera aquello que no está urbanísticamente a disposición inmediata para ser comprado el suelo. Pero esto, mientras no tengamos los dos millones de metros o inicialmente, en la primera fase, medio millón de metros con la garantía del millón y medio restante, nunca podrá ocurrir.

-A usted, que fue uno de los impulsores y artífices del proyecto, le tocó la peor parte del choque de trenes entre dos Administraciones enfrentadas. ¿Recibió presiones para cambiar su postura?

-Es cierto que en esa posición de jamón del 'sandwich', cuando estás en medio, hubo que convivir con las dos instituciones, sobre todo después del nombramiento de Íñigo de la Serna como ministro de Fomento. Pero yo era el inductor ideológico del proyecto y era actor proactivo de la búsqueda del aterrizaje de empresas que pudieran llegar allí. Siempre manifesté que el Llano de la Pasiega es un elemento de progreso y de dinamización socioeconómica industrial clave para Cantabria. El Gobierno entendió perfectamente mi posición y respetó al máximo la petición que hice de que me dejaran la libertad de gestionarlo desde una posición autónoma o libre bajo mi propia responsabilidad.

-¿El desencuentro tuvo que ver más con la batalla política entre De la Serna y el bipartito PRC-PSOE que con lo industrial y económico?

-Tendría que haber alguien que saliera a la palestra y demostrara que el proyecto es negativo y por qué. ¿Quién va a explicar que el Llano de la Pasiega no es rentable o que ni si quiera va a producir beneficio? Estoy dispuesto a debatir con él técnicamente, no demagógicamente. Estoy seguro de que en este momento sería la acción del Gobierno que mayor beneficio puede producir.

-Hace meses anunció que el Puerto estaba cerca de su saturación. ¿Ya tiene listo el 'plan b' para seguir creciendo y mejorando?

-La primera medida que se tomó fue asfaltar una parcela en la zona de La Marga que supuso 30.000 metros que ya están en funcionamiento, y ahora, a principios de septiembre, nos van a entregar unos 60.000 metros más. La segunda fase es tener lista la primera planta del silo vertical, con capacidad para unos 3.000 coches en la zona de Raos 8, para finales de 2019. Tenemos que tomar la decisión de si queremos un segundo nivel. No solamente porque las marcas actuales puedan traer más coches, sino porque hay otras marcas que no están y se podrían traer. Esas marcas podrían traer otros 50.000 y 100.000 coches y ponernos en 600.000 vehículos con una gran diversificación de marca.

-¿En ese crecimiento se plantea recuperar los terrenos de la Ciudad del Transportista ahora que se acaba la concesión?

-Nosotros incorporaremos Citrasa cuando el Gobierno de Cantabria solucione con otras instituciones dónde se podría ubicar una verdadera e ideal ciudad del transporte. De momento, vamos a darles una prórroga consensuada. Pero sí soy partidario de utilizar esa zona para crecimiento portuario en un futuro. Santander Coated Solutions ha ocupado un gran espacio y, a partir de la segunda quincena de septiembre, CLdN transportará 10.000 semirremolques adicionales, por lo que va a pasar de 9.000 a cerca de 20.000 semirremolques y contenedores.

-Una de sus obsesiones es la diversificación del mercado. ¿Qué nichos tiene en mente?

-Estamos trabajando en instalar un potente proyecto de energía 'offshore' dentro de nuestras instalaciones o en su entorno. Hay iniciativas en Cantabria del mundo eólico marino. Este tipo de actividad necesita una mano de obra muy especializada, por lo que está también muy bien remunerada, lo que mejoraría la renta media de los que vivimos en Cantabria. No se puede adelantar más. Hay un tremendo compromiso de confidencialidad. Se podrá saber algo a final de año o en Navidades. Otro ejemplo de oportunidad para el puerto de Santander es el 'car-selling' que está teniendo un desarrollo enorme. Madrid y Barcelona van a tener muy complicado entrar en ellas con nuestros coches y van a promover al máximo sistemas de movilidad compartidos. A mí me encantaría que todos los coches de 'car-sharing' (coche compartido) de España pudieran entrar por Santander con las líneas regulares que los traerían desde donde se fabriquen y que desde aquí los operadores los pintaran, los identificaran, les pusieran los logotipos, los equipararan con los equipos con los que no vienen preparados desde origen y de aquí se distribuyeran.

-¿Cuándo se podrán ver en la bahía los nuevos barcos de Brittany Ferry y qué volumen de crecimiento esperan?

-Con toda seguridad en el 2021, quizá en el 2020. Con independencia del 'Brexit', creo que el turismo británico e irlandés en España es un mercado que seguirá creciendo. Apuesto como presidente del puerto que dentro de tres años el flujo de pasajeros se incrementará un 25%. Si ahora tenemos 250.000 pasajeros entre Gran Bretaña e Irlanda, estaríamos más o menos en 300.000 o en 320.000 pasajeros.

-¿En qué fase se encuentra la reclamación por el retraso de las obras del muelle 9 de Raos?

-En la medida en la que la entrada al muelle de Raos se demore, nuestra capacidad de crecer, de traer más marcas o de que las que ya están traigan más coches está perjudicada. Lo que estamos haciendo es intentar llegar a un acuerdo con la compañía. Me produce una frustración tremenda no tener la capacidad para agilizar una obra con un modificado. Tengo las manos atadas, soy espectador cuando tendría que ser el que corta el bacalao, el que dice esto se hace así, así o así. Lamento tener toda la responsabilidad pero no toda la capacidad para resolver esta situación, y eso no va conmigo. Tenemos que tener Raos 9 antes de que se construya el espigón central de Bilbao, que estará en 2020, para seguir siendo atractivos antes de que el mercado conozca la nueva infraestructura vasca.

-¿Está a favor del proyecto de los espigones de La Magdalena?

-Esta polémica se resuelve muy fácilmente: ¿O paisaje o playa? Si quitar el espigón supone que desaparezca la playa, soy partidario de que la playa permanezca. Para mí tiene mucho más impacto la desaparición del arenal. Lo que me hubiera gustado es que el espigón tuviera otras dimensiones para que no llamara tanto la atención.

-¿Le gustaría repetir en el cargo si se dan las circunstancias o se ha planteado regresar a la empresa privada?

-Si voy a seguir en esta silla o no es algo que me plantearé en su día, pero, ahora, no lo tengo claro.

 

Fotos

Vídeos