Dublín y Budapest, novedad respecto al último invierno

Tenerife Sur amplía un vuelo, Berlín pierde otro y los viajes a Varsovia desaparecen de la programación en la temporada que arranca este mes

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

En el calendario de los aeropuertos sólo hay dos estaciones. Verano e invierno. Las compañías dividen su programación anual con esas dos premisas. Una va de finales de marzo hasta septiembre u octubre. La estival, que en el Seve Ballesteros deparó esta vez el abanico más grande de opciones en toda su historia a la hora de elegir destino. En total, 24 aeropuertos a los que poder volar desde Santander (repartidos, además, en dos continentes). La otra, la que está a punto de arrancar, ocupa el resto del año. Terminan las rutas estacionales pensadas para las vacaciones y el buen tiempo y en las pantallas de las terminales hay menos líneas de información. En Cantabria serán catorce conexiones, una más que en la pasada campaña. Dublín (Irlanda) pasa de ser veraniega a convertirse en anual –ahora se opera todo el año– y Budapest (Hungría), que arrancó el pasado 26 de marzo, afronta su primer invierno en el panel. Las dos incorporaciones. Sin embargo, Varsovia (Polonia) se cae de la programación, lo que hará que los aviones de Wizzair desaparezcan durante unos meses de las pistas del antiguo Parayas.

No son unas novedades tan llamativas como las del año pasado a estas alturas, que supuso el estreno de la ruta con Marrakech (Marruecos) y la incorporación a la parrilla invernal de Sevilla, Málaga, Valencia y Varsovia. Sin embargo, en el balance, el aeropuerto gana operaciones, lo que le acercará a lograr el objetivo de superar el millón de pasajeros a 31 de diciembre.

Porque más allá de las novedades (Dublín y Budapest, que contrarrestan la baja de Varsovia), la ruta de Tenerife Sur contará esta vez con un vuelo más a la semana. De uno a dos (miércoles y sábados). Eso, que ya funcionaba durante el verano, se prolonga esta vez al resto del año, lo que permitirá mejores combinaciones de viaje y propiciará una tendencia tan típica para los que van a las islas como son las escapadas cortas (de cuatro días, frente a la estancia de una semana a la que obligaba el vuelo único). A eso hay que sumar el más que probable aumento de pasajeros de la ruta con Madrid con la nueva fórmula repartida entre Iberia y Air Nostrum y también los números que deparará la conexión con Barcelona, con el aumento de días de viaje de Vueling y la oferta que también ofrece Ryanair. Por contra, la compañía irlandesa recorta uno de los días de vuelos a Berlín (pasa de tres a dos a la semana).

«Nunca ha habido una oferta semejante que va a permitir superar el umbral psicológico del millón de viajeros. Los destinos se van consolidando y volviéndose anuales. Es consecuencia de la consolidación de Cantabria como destino fuera de la temporada alta clásica», opina el consejero Francisco Martín. Todo eso, unido a lo que aporta la ruta con Madrid, contribuye, a su juicio, a lograr tres objetivos. «Internacionalización, desestacionalización y conectividad».

Lo que queda del año

Todo, mientras de aquí a finales de mes despegan los últimos vuelos de las rutas exclusivamente veraniegas. Estos días aún quedan en las parrillas viajes a Bérgamo (para ir a Milán), a Weeze (Dusseldorf), a Varsovia y a Palma de Mallorca. Rutas con fecha de caducidad.

Entre las incógnitas que quedan por despejar hasta final de año –más allá de saber si se logrará ese millón (que sí, salvo descalabro)– figura en mayúsculas la firma de la renovación del convenio con Ryanair. Fuentes del Gobierno aseguran ya desde hace tiempo que está «bien encauzado» y se calcula que en un mes puede haber noticias. Esa firma ha venido en ocasiones acompañada de algún anuncio en forma de nueva ruta. También habrá que esperar para saber si la compañía húngara Wizzair mueve ficha. Los vuelos a Varsovia que han operado en los últimos tiempos se despiden este invierno y, a día de hoy, tampoco aparecen cargados en su web de cara al verano. ¿Es su despedida del Seve? ¿Volverán en verano como está previsto? ¿Anunciarán alguna otra ruta y mantendrán su presencia en Cantabria todo el año? El Gobierno ha sondeado a la empresa (y también a otras) sobre su interés por operar nuevos destinos como Viena y Múnich (y también sonaron en su momento opciones como Bucarest o Cracovia). Falta saber cuál es su respuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos