Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

La ganadería que resiste y despunta

La ganadería que resiste y despunta
Javier Rosendo

Ibio puede presumir de tener una de las mejores explotaciones de raza limusina de todo el país

Jesús Pérez del Río
JESÚS PÉREZ DEL RÍOSantander

A pesar de las sucesivas crisis a las que se ha visto sometido en los últimos años, el sector ganadero de Cantabria ha logrado mantenerse vivo gracias a que ha sabido conjugar tradición y experiencia con una juventud que se viene incorporando con ilusión.La evolución positiva del sector es hoy en día una realidad, sobre todo en lo que se refiere al ganado vacuno de leche y carne, avalado por el número de explotaciones que están en activo. Una de estas granjas ejemplo de evolución y de saber adaptarse a los nuevo tiempos se localiza en el pueblo de lbio, propiedad de Guillermo Ortiz Diego, de 54 años de edad, quien hace 30 apostó decididamente por la raza limusina originaria de Francia. Él fue uno de los primeros en introducir en Cantabria una raza que hoy se ha extendido por toda la región (el 40% del censo de España está en Cantabria). Y eso que «los comienzos no me fueron bien», recuerda. Un foco de brucelosis detectado en la explotación le obligó a sacrificar un lote de novillas limusinas importadas de Francia. Ello le ocasionó cuantiosas pérdidas económicas y la obligación de «tener que empezar de nuevo».

 

Fotos