«Que muera un pueblo es una catástrofe económica, cultural e identitaria»

De izquierda a derecha, Luis Felipe Fernández e Ismael García, ambos del Foro de Comunicación y Escuela, organizadores del acto; el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el alcalde de Villanueva de Oscos, José Antonio González Braña; y el director de El Diario Montañés, Íñigo Noriega. /Damián Arienza
De izquierda a derecha, Luis Felipe Fernández e Ismael García, ambos del Foro de Comunicación y Escuela, organizadores del acto; el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el alcalde de Villanueva de Oscos, José Antonio González Braña; y el director de El Diario Montañés, Íñigo Noriega. / Damián Arienza

Miguel Ángel Revilla apuesta por potenciar la industria del medio rural durante una conferencia sobre despoblación celebrada en Asturias

P. LAMADRID/D. MARTÍNEZ VILLANUEVA DE OSCOS/ SANTANDER.

«Que desaparezca un pueblo es una catástrofe para la economía, pero también supone una pérdida de identidad, de cultura y de ecología». El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, realizó ayer una férrea defensa de la vida en el mundo rural durante la conferencia sobre despoblación que protagonizó en el monasterio asturiano de Santa María de Villanueva de Oscos, en el marco del X Foro Comunicación y Escuela de la localidad. El jefe del Ejecutivo regional hizo hincapié en la necesidad de dotar a estas zonas de infraestructuras suficientes para que sus habitantes puedan continuar allí sus vidas, e incluso atraer a personas procedentes de las ciudades.

En este sentido, puso como ejemplo el proyecto que hay en la comunidad autónoma de llevar la banda ancha a todos los municipios antes de 2021. «Un pueblo que no tiene banda ancha no está en el mundo», afirmó Revilla. Frente a la obligatoriedad de llevar las últimas tecnologías para que también en las zonas rurales puedan nacer y crecer empresas punteras, también defendió que sus gentes son los mejores garantes de la cultura y las tradiciones de un territorio. «Esto es el pulmón de la humanidad. No tendremos raíces si acabamos con los pueblos», sentenció.

La sesión estuvo presentada por el coordinador del foro, Luis Felipe Fernández; y por el director de El Diario Montañés, Íñigo Noriega, quien destacó que el origen de Revilla -presume de haber nacido en Polaciones, un lugar apartado situado a 900 metros de altitud- es precisamente lo que ha marcado «su querencia por el medio rural» y también «su cercanía con Asturias». Y ante el público asturiano, el presidente regional hizo un repaso por lo que considera que han sido los hitos de sus distintos gobiernos en la apuesta por los municipios que, si no se hace nada, están abocados a desaparecer.

«Un pueblo que no tiene banda ancha no está en el mundo. Hay que mejorar sus infraestructuras» «Si el nuevo modelo de financiación se hace en función de los habitantes estamos perdidos» Miguel Ángel Revilla Presidente de Cantabria

Se refirió, por ejemplo, al peso del turismo rural, que en Cantabria «supera los dos millones de visitantes». Explicó que, a partir de 2003, el Ejecutivo autonómico ha venido haciendo una política de ayudas para restaurar casonas de indianos y palacios para promover esta actividad económica. Asimismo, subrayó la importancia de que el medio rural impulse su propio desarrollo. «En los pueblos hay una economía donde no se ha pasado hambre en las crisis, pero el hormigón es muy malo para comer», aseveró. Es decir, que debe encaminarse a otros modelos. Puso algunos ejemplos de empresas cántabras de alimentación. Desde conserveras hasta industrias de sobaos, vino, bebidas alcohólicas o queseras.

Revilla también instó a las comunidades más pequeñas a luchar por una financiación autonómica justa y consideró que «ahora es el momento» de que regiones como Asturias, Galicia y Cantabria «planten batalla» para que se tenga en cuenta factores como la dispersión o la despoblación. «Tengo muchísimo miedo a la financiación. Este es uno de los temas que le llevo a Pedro Sánchez y me da la razón. Pero luego los políticos hacen cosas en función de los votos y en un pueblo de Madrid viven más personas que en toda Cantabria. Esta va a ser la clave de la financiación porque, si se hace en función del número de habitantes, estamos perdidos», defendió.

En su opinión, el sistema tiene que garantizar la prestación de servicios. Y su coste no es el mismo en un pequeño pueblo que en una gran ciudad. «Tiene que hacerse en función de que cada ciudadano, viva donde viva, tenga médicos, maestros... y eso es más costoso en Cantabria y Asturias que en Andalucía», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos