Un ataque de avispas desencadenó la caída del trabajador fallecido ayer en Liérganes

Miembros de los servicios de emergencia, trabajadores de la Inspección de Trabajo y compañeros, frente al lugar donde falleció Jesús./
Miembros de los servicios de emergencia, trabajadores de la Inspección de Trabajo y compañeros, frente al lugar donde falleció Jesús.

El hombre, de 47 años y vecino de Lamadrid, se encontraba talando un árbol en una zona de gran pendiente y perdió el equilibrio

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Un trabajador forestal de 47 años falleció ayer al mediodía a consecuencia de un accidente laboral tras precipitarse desde unos doce metros por un talud en un monte de Liérganes. La víctima, Jesús Fernández, que estaba talando un eucalipto en las inmediaciones del barrio La Iglesia, se golpeó en la sien y murió en el acto. Según confirmaron sus compañeros a las autoridades, el hombre estaba en el suelo y perdió el equilibrio por el ataque de unas avispas que se encontraban dentro del tronco. «Parece que entre la vibración y el ruido y el olor del motor se han alterado y han ido donde él», apuntaba uno de los testigos.

En su caída el trabajador no pudo agarrarse a nada y acabó sobre el cauce del arroyo Los Cuadros, donde pudo golpearse en la cabeza con una piedra. Se trata de una zona de muy difícil acceso. De hecho, los servicios de emergencia tuvieron problemas para llegar hasta el lugar. Los bomberos del servicio autonómico fueron los que abrieron el paso a los sanitarios, que tan solo pudieron certificar su muerte. La orografía y la espesa vegetación también complicaron las labores de recuperación del cadáver.

Según confirmó a este periódico el alcalde de Valdáliga, Lorenzo González, la víctima era vecino de este municipio. En concreto, del pueblo de Lamadrid, donde residía junto a un tío. «Estaba soltero y no tenía hijos. Era de aquí de toda la vida, todo el mundo le conocía», detalló el regidor.

Se precipitó sobre el cauce del arroyo Los Cuadros y falleció en el acto

El Centro de Gestión de Emergencias 112 recibió la llamada a las 13.00 horas. Hasta el lugar se desplazaron los bomberos del parque de Villacarriedo, así como miembros de la Guardia Civil y de la Inspección de Trabajo. Cuando llegaron la motosierra del fallecido todavía estaba incrustada en un árbol, que quedó a medio cortar y en una situación «de gran inestabilidad». Para evitar riesgos, se procedió a completar la tala.

«Me acabo de enterar ahora mismo. La gente lo ha visto por los móviles y ha empezado a hablar del tema, pero no pensé que fuera en mi monte. Me lo acaban de decir. ¡Qué mala suerte! ¡Qué pena!», señalaba José María Bordas, el propietario del eucaliptal situado en una finca de unas tres hectáreas. Bordas había vendido la madera «a la compañía de Zaragoza que compra todo por aquí» y la empresa forestal cántabra Crisma se estaba encargando de la tala. Según Bordas, llevaban trabajando en la zona casi dos semanas, los primeros días realizando las pistas forestales para evacuar los árboles y posteriormente con el corte de los eucaliptos. Además, el dueño del monte confirmó que en la zona se han visto recientemente muchos nidos de avispa asiática.

Tercer accidente laboral

Tras lamentar la muerte de Jesús, poco después de que ocurrieron los hechos, el alcalde de Liérganes, Santiago Rego, recordaba que no es la primera vez que un accidente de este tipo toca la localidad. En junio del pasado año un árbol aplastó a un hombre que estaba trabajando en una explotación maderera. Entonces el suceso tuvo lugar en Guriezo, pero el fallecido era de Liérganes.

Ya entonces los sindicatos denunciaron la precariedad que existe en este sector, que se traduce en «jornadas más intensas y carencia de medios y formación». En este sentido, la secretaria de Salud de Comisiones Obreras, Laura Lombilla, insiste en que las condiciones de estos empleados se han «deteriorado» en los últimos años por la proliferación de las subcontratas. También pide recuperar la figura del delegado de seguridad de trabajos forestales «que eliminó el PP».

En lo que va de año se han producido en Cantabria, al menos, tres accidentes laborales mortales. El pasado mes de enero un hombre moría en Santander tras caer desde el tejado de una nave industrial en Raos y en mayo Castro Urdiales se puso de luto por la muerte de un pescador, exremero de La Marinera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos