El SCS ordena paralizar la adjudicación del contrato millonario de informática

El SCS ordena paralizar la adjudicación del contrato millonario de informática

Una de las empresas que opta al concurso remite un escrito al gerente para pedir la documentación del expediente, «dilatado cuatro meses de forma injustificada», y critica la falta de transparencia

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La nueva Gerencia del Servicio Cántabro de Salud ha ordenado paralizar el proceso de adjudicación del macrocontrato de informática, valorado en casi 8 millones de euros. Y las reacciones no han tardado en llegar: Versia, una de las empresas que compite por él en UTE con Telefónica, reclama el visionado íntegro de todo el expediente, «dilatado durante cuatro meses de forma injustificada», y critica la «falta de transparencia» del Gobierno.

Con el tiempo se ha descubierto que este contrato fue germen de los problemas que acabaron por llevarse por delante a la cúpula anterior del SCS. Hace un año, antes incluso de sacarse a licitación, la plantilla de informática de Atención Primaria denunciaba públicamente que los planes de Sanidad escondían «la privatización» de parte de sus funciones. Así lo transmitieron en sus diferentes protestas, pancarta en mano. El anuncio de aquel contrato mixto de renovación de todo el equipamiento informático (ordenadores, impresoras y equipos periféricos) de los centros de salud, que incluye el servicio de gestión integral del puesto de trabajo informático, se publicó en el BOE el 8 de enero de 2018. Para entonces, la tensión de puertas para adentro del SCS se palpaba en el ambiente. El todavía gerente, JuliánPérez Gil, defendió por activa y por pasiva que aquella reestructuración de la red informática, que trata de unificar lo que ahora está parcelado en cuatro gerencias distintas –la de Atención Primaria y las de los hospitales Valdecilla, Sierrallana y Laredo, solo buscaba «una mayor eficiencia».

Un plan –tal y como explicó por aquellas fechas a este periódico– «pensado para gestionar mejor los recursos y ganar en la calidad de las prestaciones». Sin embargo, el transcurrir de los acontecimientos ha demostrado que las fricciones surgidas en torno a ese macrocontrato acabaron desembocando la tormenta en el SCS, con la denuncia de presuntas irregularidades en la contratación y las dimisiones del gerente y de su número dos, Javier González, subdirector de Gestión Económica (puesto aún sin cubrir).

Las claves

El contrato
Incluye la renovación de todos los ordenadores e impresores, la gestión y todo el mantenimiento
Revuelo
Provocó protestas de los informáticos de Primaria que denunciaron que era «una privatización»
Tormenta en el SCS
Una discusión sobre un contrato de informática motivó el correo de la jefa de Contratación

El propio González, en su comparecencia en el Parlamento, admitió que la discusión que motivó el polémico correo electrónico de la jefa de Contratación, Inmaculada Rodríguez, tenía que ver con el contrato de microinformática, que precisamente iba a ser asumido en esa nueva adjudicación en curso. La alta funcionaria defendía una prórroga de un año para la empresa que gestionaba ese servicio (Valnera-Deusto Sistemas), que el subdirector negó porque ya había un concurso abierto. El email de Rodríguez, remitido al gerente y a la consejera de Sanidad, María Luisa Real, no salió a la luz hasta finales de abril. Durante ese espacio de tiempo el proceso parece que siguió su curso, aunque no se ha hecho público su contenido al tratarse aún de mesas de contratación privadas. La última se reunió a finales de mayo, ya sin la presencia del subdirector de Gestión Económica, que aunque aún se mantenía en el cargo, prefirió enviar a una persona en su nombre.

Discrepancias

Tanto en esta reunión como en una anterior, se pusieron de manifiesto discrepancias sobre las valoraciones de las licitadoras. Según ha podido saber este periódico, al concurso han optado tres UTE: Valnera-Eufrasia (antes Deusto Sistemas), Econocom y Versia-Telefónica. Las dos primeras obtuvieron las mejores puntuaciones, pero en ambos casos se plantearon dudas sobre el cumplimiento de las prescripciones técnicas del pliego, referidas concretamente a las impresoras multifunción y al tamaño de las pantallas de los monitores. Con esa discusión sobre la mesa, llegó la salida repentina de los dos directivos del SCS.

Ahora es la tercera candidata, Versia, que concursa junto a Telefónica, la que ha remitido un escrito al nuevo gerente, Benigno Caviedes, para pedir toda la documentación del expediente, que «se ha dilatado durante cuatro meses de forma injustificada», y exigir «mayor transparencia». Una solicitud que responde al hecho de que desde el 6 de febrero, que se cuelga en el Perfil del Contratante la última corrección de errores al pliego, no se ha dado cuenta de ninguno de los pasos siguientes.

La licitadora dice que no tiene constancia de la publicación de las ofertas técnicas, ni de la documentación administrativa, ni de la composición de la mesa de contratación, por lo que no tiene posibilidad de conocer el estado real del proceso. Por todo ello, solicita al gerente acceso y visionado íntegro de todos los documentos del expediente de contratación, así como los informes en los que se valoran las ofertas presentadas y, en especial, la suya propia.

De confirmarse los incumplimientos de los requisitos técnicos que se apuntan sobre sus dos competidoras, Versia-Telefónica se posicionaría como la candidata a acometer la reforma integral de la red informática del SCS. En vista del revuelo que precedió a su toma de posesión, hace poco más de un mes, Caviedes ha optado por ser cauto y congelar el proceso «para repasar cómo está el asunto y verificar que toda la documentación ha seguido los trámites pertinentes, antes de seguir adelante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos