Noja recordará a 'cañonazos' al ilustre Marqués de Velasco

Una panorámica de Noja y la playa de Trengandín./
Una panorámica de Noja y la playa de Trengandín.

El Ayuntamiento disparará cada jueves una salva de honor desde la playa de Trengandín en homenaje al militar nojeño

JAVIER ACEBO NOJA.

Noja inicia esta noche el homenaje a una de sus figuras más ilustres, el Marqués de Velasco, con una ceremonia que se repetirá en la villa cada jueves durante este verano: el disparo de una salva de honor desde la popular playa de Trengandín en recuerdo al gran capitán nojeño, nacido en 1711 y destacado militar en los tiempos de la revolución de las colonias españolas.

A las nueve en punto de la noche, dos soldados tamborileros ataviados con el uniforme militar de la época y un mando escoltarán a un artificiero en un recorrido por las calles de la villa -desde la plaza del Marqués de Velasco hasta Trengandín- para proceder desde el arenal al disparo de un cañonazo. Esta escena, una emotiva recreación histórica, se repetirá cada jueves hasta que el verano diga adiós.

Con este cañonazo, Noja recuperará el homenaje que durante años le rindieron sus propios enemigos, los marinos de la armada británica, cuyos acorazados disparaban salvas en honor al marqués cuando alcanzaban la costa nojeña en sus travesías por el Cantábrico. Era su manera de rendir su particular tributo al «capitán más bravo del rey católico», como le calificó el almirantazgo inglés que invadió la isla de Cuba, al que los británicos recordaron con este ritual hasta bien entrada la década de los cincuenta.

Las salvas pretenden emular también a las que a diario se disparan en el Morro de La Habana, el lugar en el que Luis Vicente de Velasco falleció, el 31 de julio de 1762, defendiendo la Cuba española frente a la armada británica.

La artillería

El cañón con el que se va a efectuar el disparo, similar al que portaban los buques de guerra de la Marina española en los siglos XVII y XVIII, tiene una longitud de tres metros y un peso de tres toneladas. La pieza ha sido cedida por el Museo de Artillería de La Cavada, donde fue fabricado en el siglo XVIII.

«Queremos tributar al marqués un homenaje que ensalce su figura, salde la deuda que el municipio tiene históricamente contraída con la persona que le ha dado notoriedad y prolongue su memoria en la villa», asegura el alcalde, Jesús Díaz. Por eso, el Consistorio ha programado varias actividades culturales con el objetivo de contextualizar históricamente este cañonazo, entre las que destaca una conferencia sobre la historia de los siglos XVII y XVIII que el próximo día 18 de julio pronunciará el profesor Fernando Prado, director del proyecto que se ha puesto en marcha para intentar encontrar la sepultura con los restos de Miguel de Cervantes.

 

Fotos

Vídeos