Kubrick alumbra la Filmoteca de verano

Stanley Kubrick, durante el rodaje de '2001'. /
Stanley Kubrick, durante el rodaje de '2001'.

Robert Aldrich, Ken Loach, Nicholas Ray y la continuidad del ciclo de Bergman, en la programación hasta septiembre

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

De 'Senderos de gloria' a 'La naranja mecánica', de 'Barry Lyndon' a 'la chaqueta metálica'. Toda la filmografía de Stanley Kubrick, sus trece títulos, la mayor parte imprescindibles, trazan una parte esencial de la programación de la Filmoteca de Cantabria durante este verano. Este mes de junio, como es norma, la entidad con sede en la sala Bonifaz hizo su parada técnica aunque albergó diversas sesiones de la reciente Semana Internacional de Cine. Ayer reanudaba su actividad habitual, que hasta el mes de septiembre propone una docena de ciclos y apartados, desde los tradicionales espacios dedicados a clásicos y estrenos y 'cineinfinito' a los específicos de cineastas: Robert Aldrich, Ken Loach, Kubrick, Nicholas Ray, Joseph L. Mankiewicz y la continuidad del ciclo dedicado a Ingmar Bergman, cuyo Centenario se cumple este mes de julio.

El estreno de la rumana 'Pororoca', el clásico del cineasta y dramaturgo sueco, 'Como en un espejo', y la magistral '¿Qué fue de Baby Jane?' de Aldrich y 'More', de Barbet Schroeder, son los títulos de esta semana de reanudación en las proyecciones previstas hasta el próximo domingo. Uno de los ciclos vinculados a la vida cultural del verano es el que surge de la colaboración entre la Filmoteca cántabra, que coordina Enrique Bolado, y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Bajo el epígrafe Palmarés UIMP se revisarán cintas galardonadas el pasado año en diversos festivales. Están previstos los siguientes títulos: '120 pulsaciones por minuto', Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes, es un excelente y desaforado retrato de un grupo de jóvenes activistas que intenta generar conciencia sobre el SIDA.

Ciclos

Palmarés UIMP
Del 30 de julio al 3 de agosto. Cintas premiadas en diversos festivales el pasado año.
Centenario
Continuación de la mirada dedicada a Bergman. Retrospectiva de la obra del sueco, autor de 'El séptimo sello', 'Sonrisas de una noche de verano' o 'Saraband'. El centenario del nacimiento de Bergman se celebra el próximo día 14.
Revisiones
El cine de Kean Loach y el de Nicholas Ray coparán también en julio y agosto una parte importante de las proyecciones.
Otros títulos
'Pororoca' de Popescu; 'Western' de Grisebach; 'Las guardianas' de Beauvois y '9 dedos' de Ossang.

'El taller de escritura', de Laurent Cantet, Francia, Selección Oficial Un Certain Regard, en Cannes perfila una excelente indagación sociológica y emocional a partir del proceso creativo. 'La casa junto al mar', de Robert Guédiguian, Francia, presentada en el Festival de Venecia, es un ejercicio coral familiar, generacional en el que salen a relucir ideales, sueños y relaciones cotidianas. 'Caras y lugares' de Agnès Varda, Francia, Mejor documental del Festival de Toronto, es fruto de la colaboración entre la veterana directora y el artista gráfico urbano y fotógrafo JR, joven francés conocido por sus impactantes obras visuales que consisten en enormes intervenciones gráficas en calles y tejados de diversas ciudades de todo el mundo.

Palmarés UIMP, con una revisión de títulos premiados el pasado año, y el cine de Joseph L. Mankiewicz completan el programa de proyecciones

Finalmente, 'Foxtrot' de Samuel Maoz, Israel, León de Plata del Gran Jurado en el Festival de Venecia, es la metáfora de un país que, a juicio de su director, es incapaz de dar un paso adelante: «Siempre pendiente de su pasado; siempre condenado por la memoria sentimental de un recuerdo atroz».

El gran nombre propio de este verano en la Filmoteca, no obstante, es el del director neoyorquino Stanley Kubrick (1928-1999). El aficionado a la música de jazz y el ajedrez, y apasionado por la fotografía, trabajó para la revista Look donde hizo reportajes a importantes estrellas y donde se labró una reputación profesional. Su huella en el cine contemporáneo es enorme y su trayectoria se caracterizó por discurrir por casi todos los géneros. Su melomanía le permitió a lo largo de toda su carrera cuidar y mimar las bandas sonoras. Max Ophüls y S. M. Einsestein fueron sus dos referencias confesas. También fue decisivo el hecho de que participara en cada etapa de la producción de una cinta, aprendiendo las técnicas y el oficio, de modo que luego aportaría innovadores procedimientos técnicos, desde efectos especiales a sistemas de filmación, nuevas cámaras, focos, luces y lentes y narrativos.

De Nicholas Ray ya se había ocupado la Filmoteca cántabra con 'Nunca volveremos a casa', filme testamento del cineasta. Y Shangrilá le dedicó un número doble que incluyó ensayos y varias entrevistas. Del director de 'Rebelde sin causa' el crítico José Luis Guarner dijo que era «el portavoz más sensible y elocuente de la soledad, el desarraigo, la violencia y la angustia de su tiempo».

Y el cineasta de 'El espíritu de la colmena', Víctor Erice, destacó a Ray por ser «poseedor de una mirada en la cual latía el sentido del cine de algunos de los grandes maestros del mudo. Formado dentro de su experiencia clásica, fue probablemente el último de sus más genuinos representantes y, al mismo tiempo, uno de los primeros ejemplos de la Modernidad».

Asimismo, la sala Bonifaz prosigue este mes con la revisión del cine de Aldrich, cineasta de 'El beso mortal', 'El último atardecer' y 'Canción de cuna para un cadáver', quien nunca obtuvo el Oscar, una prueba más del injusto ostracismo que sufrió durante toda su carrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos