«En mis obras hablo sobre mi vida, ficciono mi realidad porque sólo me tengo a mí»

Alejandro Palomas fue entrevistado ayer por el poeta Regino Mateo. :: /Roberto Ruiz
Alejandro Palomas fue entrevistado ayer por el poeta Regino Mateo. :: / Roberto Ruiz

El escritor Alejandro Palomas se subió ayer a la tribuna de los 'Martes Literarios' para hablar de su obra: «Nunca he encontrado en una persona lo que encuentro cuando escribo»

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

Escribió 'Una madre' y 'Un perro' y cerró la trilogía con 'Un amor', novela con la que consiguió el Premio Nadal 2018. Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) contó ayer por qué escribe, cómo escribe y cuál es su rutina en los 'Martes Literarios', el foro que organizan 'El Diario Montañés' y la UIMP, con un lleno total en el Paraninfo de La Magdalena. «En mis obras hablo sobre mi vida, ficciono mi realidad porque sólo me tengo a mí», dijo quien desveló sus traumas y pasiones al responder a las preguntas del poeta Regino Mateo.

Alejandro Palomas se encuentra en su mejor momento literario. Acaba de recibir el Premio Nadal, aunque reconoce que no es lo que más le ilusiona. Encajó mejor el Premio Nacional de Literatura Juvenil «porque no sabía ni que me habían propuesto». Pero indica que «el mejor premio para un escritor es que pongan su nombre a una biblioteca». Entre bromas y risas, el autor desveló que «no es el Nadal, el premio es llegar a los cincuenta años haciendo lo que te gusta». Y reconoció que lo mejor de todo ha sido que «hecambiado por completo la vida a mi madre». El humor está presente en la obra de Palomas y señala que «si no aprendes a reírte de ti mismo es muy difícil sobrevivir».

Su madre tuvo una vida difícil: «Era chilena y albina y siempre fue objeto de bromas y mi padre tenía muchos tics. Éramos siempre los raros en todos los lugares en los que hemos vivido», reconoce el escritor que con siete años sufrió acoso escolar. Años después tuvo que enfrentarse a los adolescentes en charlas en institutos. Fue difícil, pero le ayudó a superar muchos miedos. Por eso, «los personajes de mis novelas son supervivientes como yo. Aprendí que el humor es muy útil porque fui víctima de acoso y cuando te ridiculizas antes de que lo hagan los demás, pierdes interés para ellos».

«El verdadero premio para un escritor es que pongan tu nombre a una biblioteca»

«Mis personajes son supervivientes, como yo. Hay que aprender a reírse de uno mismo para poder sobrevivir»

El escritor explicó que escribe con los ojos cerrados. Así aprendió a mecanografiar. «Cuando me pongo a escribir tengo la sensación de que compongo. Oigo música», indicó quien señala que no tiene manías cuando escribe, salvo comer fruta y beber zumo de pomelo. Eso sí, necesita escuchar siempre la misma música y estar solo.

Y cuando escribe refleja su vida, ficciona su realidad, aunque explica que «nunca he encontrado en un personaje lo que encuentro cuando escribo». Salvo en Amalia, la protagonista de sus novelas, que apunta que es su madre. «El milagro ha sido ver que hay gente quiere a Amalia, nunca pensé que iba a ser así». Palomas también habló ayer de las redes sociales. «Vivo solo en un pueblo y mi casa no tiene ni calle. Tampoco tengo Adsl y solo me conecto en el cementerio del pueblo a través del móvil», explicó divertido. ¿La experiencia? «Ha sido buena, dijo. Solo me he tratado mal una persona, el resto han sido todos muy cariñosos y respetuosos».

En general, dijo que la relación con el resto de los escritores no es muy buena. «He conocido a muchos editores que no leen las obras que escriben y muchos escritores que no escriben las obras que publican», aseguró quien considera que «lo que vale de un autor es su originalidad, el alma que pone en la obra. No me gustan los que imitan a otros». Defensor de la verdad, sin embargo, indica que «es muy difícil vivir la verdad. Vivimos intentando esconder nuestras verdades», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos