Baloncesto

«La medalla sabe a esfuerzo, a saber luchar los partidos»

La cántabra Laura Nicholls, capitana de la selección española femenina de baloncesto, celebra la victoria sobre el combinado de Bélgica ayer en Tenerife./AFP
La cántabra Laura Nicholls, capitana de la selección española femenina de baloncesto, celebra la victoria sobre el combinado de Bélgica ayer en Tenerife. / AFP

La selección, con la pívot santanderina Laura Nicholls, entra en la historia con este bronce al ser la única del mundo que ha subido al podio de campeonas en los seis últimos años

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

Con un bronce bajo el brazo. Así regresa Laura Nicholls (Santander, 1989) del Mundial de baloncesto que se celebró el pasado fin de semana en La Laguna (Tenerife). La jugadora cántabra y capitana de la selección había vaticinado que regresaría con medalla y no se equivocó ni un ápice. Su garra y su coraje no le permitían otra cosa. Confiesa que tiene una manía: estrena calcetines cada vez que juega un partido con la selección.

–¿Ese bronce tiene sabor a oro?

–No sé si a oro, pero sí a un trabajo muy bien hecho. A la satisfacción de saber que los hemos luchado y que nos ha costado mucho, eso seguro.

–Antes del mundial usted decía, «Yo quiero medalla»; y dicho y hecho.

–(Risas) Cualquier persona que vaya a una competición se pone de meta ganar. Sabíamos que el oro era algo muy complicado, así que ese fue uno de los objetivos que me puse además de competir y jugar bien. Una medallita para seguir esta racha.

–La primera vez que jugó al baloncesto la echaron por mala y ya van seis podios consecutivos. Alguien se tiene que estar tirando de los pelos...

-Yo creo que realmente era muy mala –dice mientras ríe– porque tengo el recuerdo de que era muy peculiar. El entrenador que me vio y que me ve ahora debe decir: 'Madre mía lo que ha cambiado'. También jugué al balonmano y luego regresé al baloncesto, pero debo reconocer que mis comienzos no fueron para nada brillantes.

–Se enfrentaron a Bélgica con menos de 24 horas de descanso después del partido ante Australia.Además del gran despliegue físico ¿cuál era su plan de ataque?

–Jugar a nuestro baloncesto, a nuestro dinamismo, a nuestra creatividad... Sabíamos que ellas estaban más cansadas y teníamos un banquillo más largo que el suyo. Sabíamos que el físico lo iban a acusar un poquito más. Parar a Allemand es algo muy difícil porque es una muy buena jugadora. Al final del partido le dije: 'Enhorabuena, eres una muy buena jugadora y me resulta casi imposible pararte'. A ella y a Mestdagh, a sus tiradoras. Se trataba de que no estuviesen cómodas, que les doliese jugar.

«Es una pena que a veces se pierda la perspectiva. Los valores de respeto nunca deben olvidarse» Liz Cambage

–¿Qué balance hace del Mundial?

–Hago muchísmos balances, pero sobre todo hay una palabra y es esfuerzo, porque no ha sido una competición como las que hemos estado acostumbradas a jugar. No ha habido ni un partido que no hayamos empezado perdiendo, ninguno, ni si quiera contra Puertorrico. Diría que es un Mundial que la medalla ha sabido a esfuerzo, a saber recuperar los partidos, a saber lucharlo. A saber, incluso jugando mal, sacarlos adelante.

–Supongo que la derrota ante Australia fue el momento más duro ¿cómo lo encajaron?

–La clave de un buen equipo es saber donde quiere y puede llegar. Sabíamos que Australia era un buen equipo y más que teniendo una pívot como la que tienen iba a resultar casi imposible competirlo. Pero muy contentas porque lo competimos y supimos estar ahí. Incluso tuvimos la oportunidad de poder ganarlo. En cuanto terminó el partido y nos secamos las lágrimas, aún sabiendo que eso puede pasar y que es de lo más normal, te duele. Pero tenemos un equipo maravilloso lleno de personas increíbles que tras secarse las lágrimas dijeron todas: 'Oye chicas, que mañana tenemos una final'. Tocaba reponerse y seguir adelante.

–Liz Cambage, la pívot australiana, no paró de dar guerra a las jugadoras, pero también al público...

–Es una pena que las jugadoras a veces pierdan la perspectiva de que son personas y que los valores de respeto hacia los demás nunca deberían olvidarse ni traspasar esa línea. Es algo que yo nunca haría. Además el público fue de '10' durante todo el campeonato. Aplaudiendo a otras selecciones, apoyándonos a nosotras ante todo. Han sido respetuosos en todo momento y que alguien les faltase al respeto lo veo fuera de lugar.

«Duele, pero nos secamos las lágrimas y dijimos:'Oye chicas, que mañana tenemos una final'» Derrota ante australia

–A su entrenador, Lucas Mondelo, no le gustó nada su actitud con el público y lo manifestó en la rueda de prensa posterior.

–Sí, porque te duele. Que gente como la que ha estado Tenerife, que se ha volcado tanto con nosotras y han sido parte activa de este equipo, que alguien les falte al respeto, a mí sinceramente también me dolió porque no se lo merecían.

–Durante el Cánadá-España le dio un bajón de azúcar y aún así decidió que quería estar en la pista tras el descanso. ¿Qué pensó en ese momento?

–Me desorienté y no sabía ni dónde estaba. Perdí la memoria totalmente. Como tenemos muchos partidos en muy poco tiempo, con un día de descanso... El cuerpo como el de cualquier ser humano, colapsó. Pero saqué mi sangre cántabra y guerrera y dije: 'Mira, yo donde vea una canadiense me junto a ella, le voy chocando y ya está'. Es curioso cómo actúa el cerebro y el cuerpo en un momento así. Nunca me había visto en una situación parecida.

«La reina nos felicitó por lalucha y entrega»

La reina Letizia llegó en el descanso del partido y presenció desde la grada el resto del encuentro. Después, con el bronce ya asegurado tras derrotar a Bélgica por 67-60, Doña Letizia compartió una breve charla con el equipo y se fotografió con las jugadoras. «La reina nos felicitó por la lucha y la entrega que demostramos en el Mundial, así que nosotras también queremos agradecerla el detalle de venir a vernos y apoyarnos», explicaba Nicholls. «Han hecho un gran campeonato. Se ve que es un equipo muy serio y solvente que tiene espíritu de campeón. Es otra alegría mas para deporte femenino español», fueron las palabras que la monarca dedicó a las jugadoras tras su hazaña en el campeonato. Doña Letizia estuvo acompañada por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Guirao, el presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa, y el director general de este organismo, José Antonio Montero.

–Es una habitual de la selección y es la capitana ¿se considera una líder?

–La verdad es que no. Soy una persona que siempre intenta dar lo mejor, que si alguien está mal trato de motivarle y con mi fuerza y mi garra ser un ejemplo a seguir. No sé si soy una líder, ojalá. Mis compañeras siempre pueden contar conmigo para lo que necesiten. Ojalá puede llegar a ser un ejemplo para ellas, pero este equipo está lleno de jugadoras magníficas que no necesitan una líder, ellas son sus propias líderes.

–¿Recurren a usted sus compañeras en busca de consejo o de apoyo?

–Muchas veces digo, entre comillas, que soy bastante pesada. Soy incapaz de ver a alguien que necesite una tontería o un mimo y siempre que veo que alguien lo necesita soy la primera que me acerco. Me gusta que las niñas estén bien.

–Son un equipo muy unido que acumula ya varios éxitos ¿cuál es el secreto de este vestuario?.

–El respeto. Cuando se está en un grupo y te preocupas por respetar a las compañeras y ver qué puedes hacer por ellas en lugar de qué pueden hacer ellas por tí, al final te pones a disposición del grupo y haces todo lo posible para que esto salga bien. Cada una lo hace y sale algo muy bonito, que es un equipo, una familia. Ese es el secreto, porque así en los momentos malos, como nos queremos mucho aunamos esfuerzos.

–Con 14 años dejó Cantabria para irse a Madrid, al centro Blume, ¿cómo fue aquella experiencia?

–Fue muy duro. Eso me ha curtido mucho el carácter hoy en día. Aunque haces algo que te gusta también es duro, como ir a entrenar a las siete de la mañana, al final te enseña que lo que quieras conseguir te va a costar sudor y lágrimas. Estar lejos de la familia a esa temprana edad, con lo competitivo que es el baloncesto... Pero bueno, eso me ha convertido en la jugadora y en la persona que soy hoy en día.

–¿Tiene alguna manía o superstición antes de saltar a la cancha?

–No. En ese sentido soy bastante normal. Bueno, sí que estreno calcetines en cada partido de la selección, pero por lo demás no.

–¿Considera que es fácil para una mujer vivir del deporte en España?

–Creo que no fácil para los deportistas en general. Hay tantas personas que les gusta el deporte y quieren hacer de ello su método de trabajo... Pero es un mundo muy competitivo. No es un camino fácil ya seas hombres o mujer. Se debería valorar como lo que es. Un trabajo que exige una dedicación completa de nuestro tiempo. Aunque ahora se dan más facilidades.

Palmarés

Juegos Olímpicos

Plata: Brasil 2016.

Mundiales

Bronce: República Checa 2010.

Plata: Turquía 2014.

Bronce: La Laguna (Tenerife) 2018.

Europeos

Bronce: Letonia 2009.

Oro: Francia 2013.

Bronce: Rumania y Hungría 2015.

Oro: República Checa 2017.

Ligas

Liga española: Con el Rivas Ecópolis en 2004.

Liga polaca: Con el Wisla Can Pack Kraków en 2016.

Liga española: Con el Perfumerías Avenida en 2018.

Copa de la Reina

Campeona: Con el Rivas Ecópolis en 2013.

Campeona: Con el Rivas Ecópolis en 2014.

Campeona: Con el Perfumerías Avenida en 2018.

Súpercopa de España

Campeona: Con el Perfumerías Avenida en 2018.

Copa Galicia de Baloncesto

Campeona: Con el Real Club Celta Indepo en 2008.

Copa BAM

Campeona: Londres (Reino Unido) 2003.

 

Fotos

Vídeos