Balonmano

«Es un sueño fichar por el Barça, todavía no soy consciente»

Diego Cadelo, jugador del Barcelona de balonmano./Roberto Ruiz
Diego Cadelo, jugador del Barcelona de balonmano. / Roberto Ruiz

A sus 18 años, el cántabro del Torrelavega acaba de llegar cedido al club más laureado de Europa para jugar en el filial

PEDRO FOMPEROSASantander

Con catorce años nunca había cogido un balón de balonmano y a los 18 acaba de fichar por el FC Barcelona, cedido por el Balonmano Torrelavega. Diego Cadelo (Suances, 2000) se rompió el ligamento cruzado y estuvo parado nueve meses. Pero todo cambió en una tarde. Tras volver, en diciembre, debutó con el primer equipo, que juega en División de Honor Plata, y marcó seis goles al Teucro de Liga Asobal en Copa del Rey. Ese día su nombre se apuntó en varias agendas de equipos de la élite nacional.

-Hasta los 14 años nunca había jugado al balonmano.

-Así es. Yo jugaba al fútbol en Puente San Miguel, pero un día el padre de un compañero del equipo, Joserra, me dijo que necesitaban un chaval, a ver si les podía echar un cable en el Reocín. Y me apunté al equipo. Allí estuve dos años hasta que fiché por el Balonmano Torrelavega.

«El lanzamiento exterior es mi punto fuerte, pero me queda aprender lo demás, sobre todo defender»

-Y dos años después ficha por el Barcelona para su filial...

-Sí. En mayo, después de jugar allí contra el filial, en el autobús de vuelta, me dijo el entrenador: «Diego, te ha fichado el Barcelona. Te tienes que ir». Y partir de ahí empezamos a preparar todo para ir para allá.

-¿Cómo fue ese momento en el que se entera de su interés?

-Me costó creérmelo varias semanas. Es un sueño. Aún a día de hoy no soy muy consciente. Soy del Barça desde pequeñito. Cuando esté en Barcelona todo será más real.

-El miércoles -mañana- viaja a la ciudad condal para iniciar la pretemporada con el primer equipo.

-Tengo mucha ilusión por entrenar con mis ídolos. Voy a compartir ocho días con ellos en Andorra. En especial, quiero conocer a Dika Mem.

-¿Qué espera del club?

-Tengo muchas ganas de vestir esa camiseta. Ojalá pueda quedarme después de estos dos años de cesión. Será difícil hacerme un hueco en el primer equipo pero lo intentaré.

-¿Por qué cree que uno de los mejores equipos del mundo se ha fijado en Diego Cadelo?

-Mi punto fuerte es el lanzamiento exterior. Meter goles. Pero me queda por aprender todo lo demás. Lo que más tengo que trabajar es la defensa, que es lo más importante. El lanzamiento no lo es todo.

-Estuvo parado los primeros meses de la temporada y la termina fichando por el Barcelona...

Me lesioné en febrero. Mi ilusión era jugar el europeo juvenil de verano, pero hasta noviembre no empecé a entrenar con mis compañeros. Después, en diciembre debuté con el primer equipo en Copa ante el Teucro, que competía en Liga Asobal. En ese partido metí seis goles y ganamos 24-22. Con la suerte de que en el pabellón estaba el seleccionador nacional junior. Luego fui con la nacional juvenil a varios partidos. Me empezaron a salir las cosas bien.

-¿Cómo fue la recuperación?

-La operación fue excelente, luego la rehabilitación y la readaptación, lo mismo. Con el apoyo de los profesionales y la ayuda del club fue más sencillo. El trabajo, el sacrificio y la fe fueron muy importantes.

-Este año se enfrentará al Torrelavega en División de Honor Plata vestido con otra camiseta...

-Es el partido por el que más ilusión tengo. Volver a casa, reencontrarme con mis excompañeros y con la afición va a ser especial.

-No es lo mismo vivir en Suances que en Barcelona...

-Es un cambio muy grande, pero yo voy allí a aprender. Echaré de menos a mis amigos, mis playas... Ahora voy a vivir en un piso con otro compañero enfrente de La Masía. Dentro voy a comer, entrenar y vivir. Voy a tener todo cerca.

-¿Y los estudios?

-Me he inscrito en un FP de salvamento y socorrismo. Quiero vivir vinculado al deporte. Aunque cuando me retire me gustaría seguir ligado al balonmano. Ojalá me retire yo y no lo hagan las lesiones.

-¿Qué papel han tenido sus padres en su progresión?

-Han sido muy importantes, siempre me llevaban a los entrenamientos y venían a los partidos. Además, durante la lesión me despertaban a las seis de la mañana para hacer los ejercicios de recuperación antes de ir a clase. Ahora en la distancia será diferente, pero seguirán ahí.

-En cuanto al balonmano, ¿se puede vivir de ello?

-En la División de Honor Plata es muy difícil vivir de ello, solo un puñado de jugadores lo hace. Y en Asobal está mejor, pero algunos equipos tienen dificultades para que los jugadores se dediquen al balonmano exclusivamente.

-¿Y en Cantabria?

-Aquí se está trabajando bien. El Sinfin en Asobal, el Torrelavega a punto de subir y el Santoña -descendido de División de Honor Plata- ha hecho una temporada digna a pesar de los problemas que ha tenido. Además hay varios jugadores jóvenes a gran nivel: Mis compañeros de Torrelavega Alex Alonso y Nico Colunga y Ángel Basualdo, del Sinfin.

-¿Qué mensaje deja para los jóvenes que vienen por detrás?

-Me gustaría dedicárselo a los jóvenes lesionados. Aunque tengas una lesión grave, no te des por vencido. Con esfuerzo, sacrificio y fe se sale.