Héctor salva tres puntos al líder

Nando, del Escobedo, salta al remate de cabeza rodeado de jugadores del Solares. /Sane
Nando, del Escobedo, salta al remate de cabeza rodeado de jugadores del Solares. / Sane

Los de Camargo se sobreponen a dos lesiones en la primera parte para decidir el partido en la segunda mitad

MARTA CEBALLOS ESCOBEDO.

Parece que no hay príncipe que le quite el trono al rey. Y es que el Escobedo sigue sin frenar en esta carrera llamada Liga. Los de Pablo Casar no sólo siguen manteniendo el liderato, sino que además no dejan de apretar el pistón. Parece que el hueco que la Gimnástica dejó en Tercera con su ascenso a Segunda B está más que cubierto por los de Camargo, que además tienen bien de pruebas para corroborarlo. Los de Escobedo tampoco fallaron ayer y dieron un paso más al frente desde su puesto de primeros clasificados. Un tanto les bastó a los de Pablo Casar para sumar los tres puntos que se jugaron en el Eusebio Arce, un tanto para dejar el casillero del Solares con los 18 que ya tenía el conjunto de Medio Cudeyo.

El Solares sabe que este año no quiere salvar la categoría en la última jornada de Liga. Ya les tocó sufrir bastante la pasada campaña en el Malecón el día que unos lloraron por la consecución del campeonato y otros por jugar un año más en Tercera División. Pero el Escobedo, él súper líder de esta categoría, partía como favorito para llevarse los tres puntos en la tarde de ayer. Algo que importó poco a los visitantes, quienes tuvieron dos ocasiones seguidas y muy claras; Mario primero y Jonathan poco después sacaron los dos tiros de Viti de la zona de peligro local.

1 ESCOBEDO

Jonathan, Adri, Fonso (Laro), Nando, Mario, Liaño, Bubu, Víctor, Vita (Héctor), Pepín y Soma (Dani).

0 SOLARES

Salazar, De Juana, Víctor, Oslé, Rubén (Víctor), Valdés, Viti (Hazas), Iglesias, Óscar, Álvaro (Íker) y David.

Goles
1-0 minuto 56, Héctor.
Árbitro
Pedro Alcalde Simón. Amonestó a los locales Liaño, Pepín y Nando y al visitante Oslé.
Incidencias
300 personas. Eusebio Arce.

No era el mejor de los días para el Escobedo, que ayer no estaba de suerte. Dos cambios tuvo que hacer Pablo Casar antes de que terminase la primera mitad del encuentro; primero tuvo que quitar a Fonso, que quedó tocado por un golpe en las costillas y poco después a Vitali, que también se marchó del terreno de juego con molestias. Seguro que han tenido días mejores.

El fútbol tiene muchas cosas buenas y otras tantas bonitas, pero a veces también deja acciones horribles y sobrantes. Como ayer en el Eusebio Arce. Valdés le dejó a Laro un 'recadito' a modo de manotazo en la cara que no venía a cuento. El colegiado Pedro Alcalde estaba de espaldas y no lo vio, pero tampoco su asistente a quien posteriormente, el propio Laro, reclamó la jugada.

Suerte local

La suerte de los camargueses comenzó a cambiar después del mal augurio de las lesiones durante la primera parte y el Escobedo fue acercándose al área rival y metiendo al Solares el miedo en el cuerpo. Tan despacito y con tan buena letra que llegó el primer y único tanto de los locales. Y a balón parado, toda una especialidad para los de Pablo Casar.

La pelota la remató primero Nando pero fue Héctor quien terminó la jugada estrellándola contra la red. Ese tanto del delantero fue suficiente para que los locales sumasen los tres puntos a su casillero, los de Camargo no necesitaron más pero sí tuvieron opciones de ampliar su ventaja en el marcador.