Nueva etapa

Las 'patatas calientes' de Luis Enrique

Luis Enrique, durante su presentación como seleccionador español./EFE
Luis Enrique, durante su presentación como seleccionador español. / EFE

El asturiano deberá tomar diferentes decisiones como seleccionador, además de solucionar alguna cuenta pendiente con jugadores y afición

JACOBO CASTROMadrid

La llegada de Luis Enrique a la selección abre diferentes debates en torno a su figura y a la del equipo nacional. Estos son algunos ejemplos de las «patatas calientes» que tendrá que afrontar el asturiano como nuevo técnico de España.

Su supuesto antimadridismo

Desde que como jugador cambió el Real Madrid por el Barcelona, la actitud de Luis Enrique hacia el club blanco fue siempre de confrontación. Años más tarde, durante su época como técnico en el conjunto catalán, se mantuvo en esa idea. «Soy más radical que Piqué en lo que pienso sobre los valores del Madrid». Una vez nombrado seleccionador quiso quitar hierro al asunto, asegurando que no era 'antinada'. Aún así, tendrá dificil ganarse el cariño de los aficionados blancos.

Jordi Alba

Pieza clave en sus dos primeras temporadas en el Barcelona, en el tercer año Luis Enrique dejó de contar con él y la relación entre ambos jamás volvió a ser la misma. Con el asturiano fuera de Can Barça, Alba fue crítico con su exentrenador, asegurando que con Valverde jugaban «más como equipo» y afirmando que era Luis Enrique quien tenía que explicar su falta de continuidad en la temporada 17/18. En su presentación, el técnico asturiano aseguró no haber tenido nunca un problema con un jugador. Habrá que ver si Jordi Alba piensa lo mismo.

Piqué

En octubre de 2016, el defensa del Barcelona anunció que dejaría la selección tras el Mundial de Rusia, harto de las acusaciones sobre su falta de españolidad. Luis Enrique no quiso precisar en su presentación si intentará convencerle para que vuelva. Habrá que ver si una vez que haga su primera lista, lo incluye en ella, dado el gran problema de centrales que tiene la selección.

Relación con la prensa

Desde sus tiempos de jugador, Luis Enrique siempre fue muy arisco con la prensa. Ya como entrenador del F.C Barcelona, no dudó en atacar a los periodistas en muchas ocasiones, teniendo situaciones desagradables con más de uno: discusiones, faltas de respeto, respuesta monosílabas... El puesto de seleccionador, hasta el momento, implicaba hablar con la prensa con regularidad. En sus primeras palabras en el cargo, Luis Enrique dijo que trataría a los periodistas como se mereciesen, aunque dejó claro que no es algo que le preocupe.

Revolución para recuperar la ilusión

Tras tres fracasos consecutivos, la selección parece necesitar un cambio en su manera de jugar para volver a ilusionar a la afición. Luis Enrique, que ya llevó a cabo ese proceso de evolución del estilo en el Barcelona, tendrá que tomar varias decisiones en el equipo nacional. La titularidad de De Gea o Kepa, muy debatida durante el Mundial; la importancia de jugadores como Saúl o Asensio, de los que se espera que lideren la selección en un futuro cercano; los últimos años de Ramos y Busquets, claves en los éxitos del equipo nacional; la recuperación de jugadores descartados por Lopetegui como Sergi Roberto y Marcos Alonso, cuya ausencia en el Mundial causó bastante revuelo; o la apuesta por una forma de jugar más física, reclamada en las últimas fechas tras ver la endeblez defensiva de la selección, son los principales temas que el asturiano tiene sobre la mesa. Su primera lista será la gran pista para conocer sus intenciones.

Trato con la plantilla

Con un carácter fuerte, Luis Enrique tendrá que gestionar un grupo con grandes egos. Desde un primer momento se quiso mostrar conciliador con los jugadores, asegurando que pactará con ellos muchas cosas, pero dejando claro que él es el que manda. Su relación con Xavi fue clave para encauzar el vestuario en su etapa como técnico barcelonista. Veremos si es capaz de llegar a un nivel de entendimiento similar con Sergio Ramos.

 

Fotos

Vídeos