Los emboques clasifican a Ribamontán

Los emboques clasifican a Ribamontán

En el otro duelo de cuartos Roper no da opción a la sorpresa y gana a una Peña Bolística Madrileña que llegó a igualar el marcador

Borja Cavia
BORJA CAVIASantander

Primera jornada y primera sorpresa... Relativa. Y es que aunque Hermanos Borbolla partía a priori como favorito, el final de curso de Ribamontán convertía el duelo en una trampa para los nojeños. Los de Loredo acabaron imponiéndose por 1-4 pese a comenzar perdiendo y se medirán en semifinales a Roper Bahía Real, que sí hizo buenos los pronósticos y ganó a la Peña Bolística Madrileña por el mismo tanteo pero a la inversa, 4-1.

Una de las incógnitas del choque era ver si Ribamontán optaba por tiro largo o mantenía su táctica de la final de Copa, en la que logró poner contra las cuerdas a Peñacastillo gracias a su acierto de tiro corto. Con Rodrigo Pérez a los mandos en sustitución de Víctor de la Torre, fueron quince los metros desde los que se jugó el primer chico, en el que Borbolla se adelantó en el marcador en dos tiradas.

Hasta ahí llegó el dominio de los de Noja, toda vez que en el segundo, con un emboque de un Rodrigo Pérez inspirado toda la tarde a la hora de acertar con la jugada máxima, los de Loredo lograron igualar. En el tercero de nuevo el cachi sirvió para que Ribamontán se llevase el parcial, llevándose el siempre decisivo tercer chico.

Borbolla había colocado dieciocho metros en la primera ocasión en la que se había ido al tiro. En el cuarto optaron por retrasarse y colocarse en los veinte, visto que desde distancias más cercanas no estaba siendo su día. Lograron llegar a cuarenta pero, una vez más, el cachi volvió a decidir en favor de Ribamontán. Esta vez fue Rucandio, otro especialista, el que acertó y puso a los suyos a un paso de las semifinales, un logro que se concretó en el quinto cuando, al pulgar y esta vez sin emboque, los de Loredo lograban 50 bolos, una cifra muy lejana a las aspiraciones en la tarde de ayer de Borbolla.

Roper no perdona

En el otro encuentro, Roper no dio lugar a la sorpresa. Abrió el encuentro la Madrileña colocando quince metros, desde donde no cerraron y dejaron franco el chico para que su rival golpeara primero. Los de Maliaño evitaron los veinte a las primeras de cambio. Desde los dieciocho, una bola de Pedro que llevaba marchamo de emboque y otra de cuadro de Rubén acabaron quedándose, mientras que Felipe Portugal sí acertó con el cachi para que los madrileños lograran la igualada.

Con empate a uno en el marcador, los capitalinos se volvieron a quince metros y cerca estuvieron de poner en apuros a Roper, pero los fallos con las últimas bolas de birle hicieron que la tirada apenas superase los cuarenta, por lo que los camargueses tiraron cómodos para volver a ponerse por delante en el marcador, logrando además una extraordinaria bolada de 52 palos después de birlar 31.

De haber logrado mantener el nivel de birle los madrileños hubiesen puesto a su favor un encuentro en el que Rubén Rodríguez no quiso más amagos de sorpresa y mandó a los suyos a los veinte metros. Pese a la mala tirada de Roper, tampoco los capitalinos pudieron esta vez lograr el cierre y, con una corta de cinta de Álvaro Solana, se quedaron a seis bolos de su rival. Sí embocó el cuadro camargués de segundas y puso el partido decantado a su favor.

En el quinto y a la postre último, la Madrileña volvió a los quince metros en busca de un cierre que les mantuviera en el partido, pero tampoco esta vez pudieron superar los cuarenta y poner en apuros a los jugadores de Roper, que volvieron a lucirse y lograron otra extraordinaria de 55 bolos.

Pese a partir como gran cenicienta, la partida de la PB Madrileña cumplió sobre el corro y cerca estuvo de complicarle las cosas a Roper como ya hiciera el año pasado con Los Remedios. Los de Maliaño y Ribamontán medirán sus fuerzas en la primera de las semifinales de la Copa Federación el próximo miércoles, a las 18.00 horas.