Un nuevo estado de ánimo

Ángel Viadero da instrucciones durante el entrenamiento del jueves en los Campos de Sport./
Ángel Viadero da instrucciones durante el entrenamiento del jueves en los Campos de Sport.

El Racing recibe a un peligroso Celta B con el incentivo de buscar el liderato si la Ponferradina de Munitis puede con la Cultural en el duelo leonés

ASER FALAGÁN SANTANDER.

David Córcoles es lo más hipster que ha tenido el Racing desde Manolo Preciado. Lo más bizarro -si se utiliza bien el sustantivo y no como se ha puesto de moda- y una prosopopeya perfecta de un equipo que ha recuperado el orgullo para volver a fajarse en la Segunda B con ilusión y autoconfianza; consciente de que no es el club de élite de antaño, pero conocedor también de que esa esencia no se pierde. Recuerda en lo de guerrillero al Pablo Pinillos de sus primeros años en Santander, cuando el equipo también tiraba de los de casa y lo entrenaba precisamente Preciado. A ese equipo que tras sufrir mucho, demasiado, recuperó la autoestima cuando más lo necesitaba. Como parece haber hecho un Racing de Ángel Viadero que hoy a partir de las cinco de la tarde, hora torera y cada vez menos futbolera, asalta por primera vez en meses el liderato. Consciente de que lo normal es que el primer asedio termine estrellándose en los muros de la fortaleza leonesa, pero con una legión de zapadores trabajando a pleno ritmo para socavarlos.

El Mirandés deja sin convocara AbdónPrats

mercado

AbdónPrats se quedó ayer fuera de la convocatoria del Mirandés. Su ausencia en la derrota de su equipo frente al Numancia no le coloca necesariamente más cerca del Racing, pero sí que hace prever una próxima desvinculación del delantero balear del equipo burgalés, los que constituye una gran noticia para los intereses verdiblancos. Si todo transcurre según lo previsto, el Mirandés incorporará en los próximos días a un nuevo delantero y se verá casi forzado a facilitar la salida de Prats, una solución que parecen ver ya con buenos ojos ambas partes. Ahora la negociación parece encaminada a que el futbolista consiga o no una indemnización por rescindir su contrato, algo más complicado una vez que el Mirandés es consciente de que tiene ofertas de otros equipos. En cualquier caso, su ausencia de la lista de 18 le da más posibilidades de convertirse en nuevo jugador del Racing. Por el momento el futbolista es pretendido por la menos otros dos clubes: el Burgos y la Cultural Leonesa, una vez parece más que complicado que pueda encontrar destino enSegunda División.

Aquel Racing de los Manolos, que también tenía a Huerta e Higuera como presidente y vicepresidente, dejó paso al de Pedro Munitis y Gonzalo Colsa, precisamente el cuerpo técnico que aguarda en el Reino de León a una Cultural que parece una fotocopia del Racing de hace un par de meses y ha pasado de arrollar a sus rivales a desangrarse por el camino.

Todo esto no sería más que anecdótico de no ser porque las dos últimas derrotas de los leoneses les han dejado a tiro del Racing; a sólo dos puntos que no parecen nada cuando en diciembre les separaban ocho. Ahora, sin embargo, constituyen un vórtice a la esperanza verdiblanca, y los Campos de Sport se encomiendan simultáneamente a una victoria sobre un muy complicado rival como es el Celta B y a que el binomio Munitis-Colsa, el mismo que se estrenó infligiendo la primera derrota a los de Viadero, dé la sorpresa en León.

La mala noticia es, en consecuencia, que se necesita una carambola para colocarse hoy como líder. La buena, que ni falta le hace, porque todavía le quedan otras 17 jornadas, y su tocayo de Ferrol ya se encargó de dejar bien claro, a lo Real Madrid en Tenerife, que poco importa comandar la Liga durante todo el curso si no se termina como líder la última jornada.

Calma chicha

Esta reflexión tal vez reste algo de presión a un partido que ha llegado en medio de una gran calma, como suele suceder con la visita de equipos filiales que, por mucho que hayan acreditado su potencial, nunca enganchan como los representativos. Lo que pasa es que el Celta B llega como cuarto clasificado, a sólo cuatro puntos y convertido ya en un claro candidato a la promoción de ascenso. En el partido de ida en Barreiro ya le hizo sufrir a un Racing que con un jugador menos pudo al menos arañar un empate, de modo que lo de esta tarde no sólo no es un trámite, sino que se puede vestir de jornada época a poco que los celestes repitan actuación y lleguen buenas noticias desde el antiguo Amilivia.

Consciente de estar ante un partido de racimo, de esos que pueden provocar distintos daños según dónde caiga, Ángel Viadero ha estrenado un nuevo discurso que enlaza con el anterior pero da una nueva vuelta de tuerca. Por si alguien lo duda, «el Racing no tiene miedo a asumir la responsabilidad de ser líder», pero el objetivo de esta tarde es otro: poner distancia sobre el Celta B; dejarle a seis puntos -a dos partidos- para asegurarse cuanto antes su presencia en la promoción de ascenso.

«Lo importante es poner distancia con un rival directo», enfatizaba el viernes en la sala de prensa de las Instalaciones Nando Yosu, por si a alguien no le había quedado del todo claro el mensaje. En definitiva, que hay que ir partido a partido. Día a día. Como John Rambo. Como el capitán del Racing, David Córcoles, que hoy debe guiar a su equipo a la victoria.

Para ello armará un equipo en el que, como se ha convertido ya casi en norma, todo está muy claro por las bandas y hay algo más de movimiento por el centro. Córcoles y Julen escoltarán a Crespo por los flancos, mientras que Viadero no ha querido revelar quién acompañará a Samuel Llorca en una cobertura en la que las últimas pruebas del entrenador apuntan a que estará Mikel Santamaría. Pero también a principios de la semana ensayó con Israel Puerto. En el eje las cosas parecen más claras, con Álvaro Peña y Sergio Ruiz como mariscales de campo.

Mientras, en la delantera se libra otra batalla: la que protagonizan Javi Cobo y Caye Quintana como acompañantes del insustituible Dani Aquino. El onubense es el único delantero específico disponible, pero sigue sin convencer, y el canterano, un mediocentro reconvertido en mediapunta, puede terminar reconvertido de nuevo en atacante, como ya sucedió el sábado pasado en Palencia y como ha ocurrido durante los entrenamientos de esta semana.

Ese once será, si el entrenador no se ha guardado ninguna sorpresa, el que busque un triunfo importante no sólo por los tres puntos y las circunstancias que lo rodean -que ya es suficiente-, sino también por el espaldarazo anímico que supondría. Y tanto el Racing como la Cultural se han empeñado en demostrar este año, como lo hicieron en Ferrol el curso pasado, que el tópico debe tener algo de cierto, o al menos que de tanto repetirlo se suele acertar.

Acostumbrado como está a caminar en el alambre, a resolver al final y por la mínima, pero a resolver al fin y al cabo, el Racing aspira a una temporal redención. Tiene 17 oportunidades y, según lo que ocurra hoy, incluso se puede topar con 16 defensas de un cinturón que, por cierto, no sirve para nada si después no se asciende.