La primera montañera invidente pide más accesibilidad «para ascender a los montes»

Maite Minaya y David Ferrer junto a los organizadores del Día de las Montañas en la comarca y el alcalde, José Chulvi. /TINO CALVO
Maite Minaya y David Ferrer junto a los organizadores del Día de las Montañas en la comarca y el alcalde, José Chulvi. / TINO CALVO

Mayte Minaya, que sufre síndrome de persona rígida, recibe un homenaje tras subir al Montgó acompañada del tenista David Ferrer

B. ORTOLÀ

«Después de subir una montaña te comes el mundo, esperemos que las personas con diversidad funcional tengan siempre la posibilidad de acceder a ellas». Esta fue la reivindicación que lanzó Mayte Minaya, la madrileña invidente y con el síndrome de persona rígida que subió el Montgó acompañada del tenista David Ferrer.

Lo hizo durante el acto de presentación del pequeño documental que grabaron de la ascensión para celebrar el Día de las Montañas, en un acto que tuvo lugar en la Casa de Cultura de Jávea y que también contó con la presencia del deportista de élite. Minaya recordó que la propuesta para ascender el Montgó «me pilló en una mala etapa de salud, al principio pensé que no podría cumplir con el objetivo, pero me lo tomé como una meta. Es importante tener objetivos en la vida que te ayuden a luchar».

Mayte Minaya es aficionada a la montaña desde que era una niña y estudió Ingeniería de Montes. Tras 25 años ejerciendo, tuvo que dejar su trabajo porque comenzó a perder visión, algo que fue definitvo en un ojo cuando cumplió los 34 y progresivamente ha ido perdiendo la visión del otro. Se afilió a la ONCE, donde encontró la posibilidad de volver a hacer montañismo.

La madrileña está acostumbrada a subir picos. Entre sus logros están los ascensos al Mulhacén, el Aneto, el Monte Olimpo en Grecia o el Galdhopiggen, la montaña más alta de Noruega con 2.469 metros. Su último reto, hace apenas unas semanas fue llegar a la cima del Teide. Toda una proeza puesto que días antes sufrió un brote de su enfermedad que la dejó sin habla y con medio cuerpo paralizado. «Mayte es un ejemplo de fortaleza para todos», apuntó Jesús Reina, alma mater de esta iniciativa.

El compañero de ruta aventura de Minaya, David Ferrer, también destacó el esfuerzo de la madrileña, «no me puedo comparar con Mayte, ella es el verdadero ejemplo de superación». El tenista reconoció que tan sólo ha subido al Montgó dos veces, por lo que la aventura con Minaya y los organizadores del Día Internacional de las Montañas en la comarca «ha sido una experiencia enriquecedora que me ha aportado valores que desconocía y que ahora podré transmitir a mis hijos algún día».

Tras las palabras de Ferrer, la protagonista quiso lanzar un último mensaje. Hizo un llamamiento a la responsabilidad: «Hay que respetar los caminos, la vegetación, lo que te llevas a la montaña hay que traerlo de vuelta para que todos la podamos disfrutar».

Ambos recogieron un pequeño trofeo por su hazaña de manos del alcalde de Jávea, José Chulvi, quien aseguró que en sus años como munícipe «he conocido a mucha gente, pero a nadie que represente mejor el símbolo de la superación con tanta sencillez como lo hace Mayte, todos debemos aprender».