Joseba Castaño | Cantante

«Cantar en Madrid fue una experiencia inolvidable»

Joseba Castaño./
Joseba Castaño.

El joven castreñó fue uno de los 15 finalistas del concurso de talentos Mad Cool Talent

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

La música está presente en la vida de este joven castreño. A sus 22 años, Joseba Castaño tiene muy claro que quiere dedicar su vida profesional a la música, a pesar de haber finalizado el pasado año un grado superior de turismo. Este cantante, que también toca la guitarra y el bajo, ofrece en sus conciertos ritmos fusionado de pop, R&B (Rhythm and Blues contemporáneo) y Soul, un estilo que le ha llevado a cantar en el escenario de la madrileña Sala Clamores, al ser uno de los 15 finalistas del concurso de talentos MadCoolTalent. Ahora, con el apoyo de su familia y sus amigos, trabaja en mostrar al público un nuevo single y continuar así su andadura en el terreno musical, algo por lo que lucha con ilusión, esfuerzo y tesón, ya que dedica todo su tiempo a seguir su andadura musical.

-¿Cómo llegó al mundo de la música?

-Mi primer contacto se dio como guitarrista de un grupo de metal que tenía con mis amigos y al cabo de unos años me animé a empezar a hacer los coros. Siempre me ha gustado la música, pero hasta que cumplí los 13 años no tuvo una gran importancia en mi vida. Fue cuando mi padre me regaló mi primera guitarra y empecé a aprenderme canciones y, poco más tarde, a componer propias. A esa edad me encantaba el metal, aunque también escuchaba a artistas como Oasis o Ed Sheeran.

-¿Cómo ha sido su evolución en estos años?

-No fue hasta los 17 años cuando dejé el metal un poco de lado, debido a que mi grupo musical se separó y a que mi gusto musical comenzó a cambiar. A partir de esa edad comencé a tocar y componer música más acústica, Pop, R&B, entre otros estilos. Mi evolución ha sido positiva y creciente sobre todo. Este año he impartido clases de canto por primera vez y he notado una gran mejoría. Me encantaría cursar algún estudio de música, pero por ahora no entra en mis planes.

-¿En qué momento se encuentra ahora musicalmente?

-De momento estoy empezando, así que me encuentro con muchísimas ganas de seguir creciendo y llegar a más gente, de hecho estoy preparando un nuevo single.

-¿Cómo es la vida del artista en solitario?

-Difícil, la verdad. Tanto a las casas discográficas como al público en general les cuesta escuchar a artistas que no tienen un mínimo reconocimiento mediático. Aunque tu material sea de calidad, nunca van a prestarle demasiada atención, por tanto. es muy complicado hacerse un hueco en la industria. Es difícil, aunque tengo la gran suerte de que mis familiares y amigos me apoyan en todo momento.

-Ese apoyo es fundamental en un mundo como el de la música...

-Es imprescindible, ya que son ellos los que te dan la confianza y te animan para seguir en esto.

-¿Cómo le surge la inspiración para componer?

-La mayoría de las veces me surge escuchando otros artistas. De una canción que me encante cojo una idea, ya sea una palabra, un acorde u otros aspectos y, a partir de ahí, creo la canción. De momento solo he escrito sobre experiencias personales, pero en el futuro me gustaría probar con otros temas, como una canción reivindicativa, por ejemplo.

-¿Cómo prepara sus conciertos?

-Cuando se acerca un concierto ensayo en casa el repertorio que voy a tocar durante un mínimo de tres o cuatro horas diarias. También suelo aprenderme canciones nuevas que la gente conozca, para ir variando el repertorio.

-¿Alguna anécdota en estos años de conciertos?

-En los conciertos nunca me ha pasado nada raro, la verdad , pero sí tocando en la calle. Por ejemplo, el día de Nochebuena estaba tocando en la Gran Vía de Bilbao, por la noche, y una familia majísima se acercó a donde mí y en vez de echarme unas monedas, como suele ser habitual, me ofrecieron un Cola Cao, lo cual agradecí mucho porque hacía bastante frío.

-¿Cuáles son sus conciertos más reseñables?

-El más destacable, sin duda, es el que di en junio en Madrid, en la sala Clamores. Éste concierto lo organizaban el festival Madcool y Mahou, y se celebraba por la final del concurso MadCoolTalent. El premio era tocar en dicho festival, pero de 15 finalistas sólo podían pasar tres y yo desgraciadamente no tuve suerte. A pesar de ello, cantar en Madrid fue una experiencia inolvidable que me dio mucha confianza para seguir en esto.

-¿Qué le diría a los jóvenes como usted que quieran comenzar en el mundo de la música y de los conciertos?

-Que vayan poco a poco y que sepan ser pacientes, porque en este trabajo no es habitual conseguir tus metas inmediatamente. Pero lo más importante es que sean constantes y pongan pasión y ganas en lo que hacen.

-¿Cuál sería su ilusión para el futuro en el ámbito profesional?

-Mi ilusión es vivir de algo relacionado con lo que me apasiona. Y es ahí donde me veo en un futuro, no se si como cantante, como compositor o profesor, pero espero que ganándome la vida de algo relacionado con la música.