PSOE y Podemos apuran las horas para pactar el reparto del nuevo Gobierno

PSOE y Podemos apuran las horas para pactar el reparto del nuevo Gobierno

Los posibles ministros de Podemos, el escollo para el acuerdo de Ejecutivo

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

PSOE y Podemos apuran las horas antes de la investidura de este lunes para cerrar un acuerdo de gobierno que no han querido o no han podido negociar en los tres meses que han pasado desde las generales. Los equipos de uno y otro partido se esforzaron este domingo en superar el principal escollo, que pasa por definir las carteras que quedarán en manos de dirigentes de la formación morada.

Lo que es seguro es que el PSOE no cederá los que se denominan 'ministerios de Estado', entre los que se encuentran Interior, Justicia o Exteriores. Tampoco atenderá la petición de renunciar a Hacienda, no solo por la importancia de este departamento sino porque está bajo el control de uno de los pesos pesados del Ejecutivo, María Jesús Montero. Tanto que la ministra forma parte junto a Carmen Calvo y Adriana Lastra del equipo que trata de cerrar el acuerdo con Podemos, que a su vez está representado en la mesa de negociación por Pablo Echenique.

En cualquier caso, Pablo Iglesias ya señaló hace semanas que el interés de su partido es dirigir ministerios con competencias sociales, lo que despeja en parte el camino. En lo que respecta al resto de carteras, el PSOE también se ha propuesto conservar bajo su control las que considera bandera de sus políticas. Una de ellas es Transición Ecológica, donde la formación morada podría tratar de colocar al diputado de Equo Juan López de Uralde. No obstante, Sánchez mantiene plena confianza en Teresa Ribero. Los socialistas apuestan también por retener las competencias en feminismo, a las que Podemos también aspira.

El acuerdo programático se presenta más sencillo si se aparcan las diferencias sobre Cataluña

Sobre la mesa de negociaciones también está una vicepresidencia que hasta su paso al lado del viernes, Pablo Iglesias quería para sí. Según señaló este domingo en Catalunya Ràdio el portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Jaume Asens, «hacer vicepresidenta a Irene Montero sería una posibilidad y no debería descartarse».

El programa

Pese a la falta de tiempo ante una investidura que para bien o para mal estará resuelta el jueves, no parece que el acuerdo programático sea un obstáculo insalvable, siempre y cuando PSOE y Podemos El apoyo de los de Iglesias a un referéndum de autodeterminación o el hecho de que a los dirigentes secesionistas juzgados por el 'procés' les consideren «presos políticos» pueden suponer una losa en una futura coalición.

 El PSOE no oculta su preocupación por el posicionamiento de su «socio preferente» en torno al independentismo por mucho que Iglesias haya prometido «lealtad». el pasado jueves. Que el portavoz parlamentario de En Comú Podem insistiese este domingo en permitir la consulta que el soberanismo reclama tampoco ayuda, ni mucho menos, a eliminar las suspicacias. «Al referéndum evidentemente no renunciamos porque creemos que es la fórmula para salir del callejón sin salida en el que estamos», afirmó Asens.

Si se superan las profundas diferencias sobre Cataluña, el hecho de que exista un acuerdo previo sobre los fallidos Presupuestos, que Sánchez e Iglesias firmaron de forma solemne en Moncloa, allana bastante el camino en lo que respecta a pactar las políticas de un gobierno de coalición progresista.

Discreción absoluta

Que PSOE y Podemos trabajan a fondo para sacar adelante la investidura lo demuestra. Es algo que no se había visto en los últimos tres meses, en los que ambas formaciones se han cruzado un sinfín de mensajes interesados a través de la prensa o la televisión. «En las últimas semanas hemos utilizado demasiado a los medios de comunicación para hablar entre nosotros, y ahora es el primer momento en el que el PSOE está respetando la discreción que creemos se tiene que producir en este tipo de conversaciones», señaló este domingo Asens.

Desde el viernes se ha puesto fin al cruce de mensajes a través de los medios de comunicación

Por parte socialista, Adriana Lastra y Carmen Calvo son las únicas que han roto el silencio para confirmar las negociaciones y, en el caso de la vicesecretaria general del PSOE, dar por hecho, además, que llegarán a buen puerto. En Podemos el mutismo ha sido de la misma forma la norma a seguir.

En Moncloa ya se auguraba días atrás que el acuerdo sería posible si se lograba romper el hielo -algo que ocurrió con la renuncia de Iglesias a ser ministro -. Eso sí, también se advertía de que, para llegar a buen puerto, los negociadores de ambos partidos deberían encerrarse durante dos días y sin filtraciones de tipo alguno.

Un discurso progresista para una amplia mayoría

Pedro Sánchez subirá este a lunes a las 12:00 horas a la tribuna del Congreso para pronunciar un discurso con el que espera convencer a una mayoría de la cámara parasuperar su investidura.

Según han adelantado fuentes del Gobierno, aspirante socialista transmitirá un mensaje de izquierda y progresista, en el que pondrá énfasis a las transformaciones que necesita el país. Empleo, pensiones, feminismo, emergencia climática o Europa serán algunos de los asuntos en los que se detendrá el presidente del Gobierno. Será «un discurso de altura dirigido a una amplia mayoría desde la óptica progresista», señalan las fuentes.

El hecho de dirigirse a esta «amplia mayoría» anticipa que Sánchez se esforzará por mantener un tono transversal. Y es que, de salir adelante la investidura, el jefe del Ejecutivo deberá atraer a PP y Ciudadanos para no depender de las fuerzas independentistas para gobernar.

En la tarde del lunes y la mañana del martes llegará el turno de los líderes del resto de fuerzas parlamentarias. El orden será de mayor o menor por número de diputados, por lo que el primero en intervenir será Pablo Casado. Le seguirán Albert Rivera y Pablo Iglesias. Al día siguiente el debate se retomará con la intervención de Santiago Abascal.

La primera votación está prevista para la tarde. Para sacarla adelante Sánchez necesita obtener al menos los 176 síes que marcan la mayoría absoluta de la Cámara baja. De no lograrlo, habrá una nueva votación 48 horas después, en la que al candidato socialista le bastará con lograr una mayoría simple. Es aquí donde, en caso de cerrar el acuerdo con Unidas Podemos, el PSOE aspira a investir a su candidato gracias a la abstención de otras fuerzas políticas. De ser investido, Sánchez prometerá el cargo ante Felipe VI y en los días sucesivos anunciará la composición de su nuevo Gobierno.

Más información: