El viernes se abrirá un carril de la carretera bloqueada por el argayo de Ruente

Argayo de Ruente, que mantiene cortada la carretera que conecta Cabezón de la Sal y el valle de Cabuérniga./Javier Rosendo
Argayo de Ruente, que mantiene cortada la carretera que conecta Cabezón de la Sal y el valle de Cabuérniga. / Javier Rosendo

Se abrirá sólo unas horas repartidas durante toda la jornada, tanto en días laborales como fin de semana | El Ejecutivo, tras el tenso encuentro con los afectados de la semana pasada, adopta esta decisión por tiempo «indeterminado» en función de «cómo vayan desarrollándose los trabajos»

DM .
DM .Santander

El Gobierno regional cumplirá la promesa que hizo a los afectados por el argayo de Ruente tras el tenso encuentro que protagonizaron la semana pasada con el consejero de Obras, José María Mazón. Desde el viernes se podrá circular por la carretera que une Cabezón de la Sal y el valle de Cabuérniga por un único carril y en unas horas determinadas. Concretamente, cinco horas y media de lunes a sábado y diez horas durante los domingos. El Ejecutivo, a través de un comunicado, ha asegurado que adopta la medida después de haber consultado con los técnicos y durante «un tiempo indeterminado». En caso de emergencia, el Ejecutivo explica que se podría dejar el paso fuera de esos horarios establecidos.

Los afectados que deseen circular por la CA-180 podrán hacerlo durante tres intervalos al día, si lo hacen de lunes a sábado. El primero será entre las 7.00 y las 8.30 horas. El segundo, entre las 13.30 y las 15.30 horas. Y el tercero y último, entre las 19.30 y las 21.30 horas. El horario cambia los domingos, ya que vehículos podrán atravesar el argayo de 7.00 a 8.00 horas y, después, en una amplia franja entre las 12.30 y las 21.30 horas.

Horarios de apertura

De lunes a sábado
De 07.00 a 8.30 horas, de 13.30 a 15.30 horas y de 19.30 a 21.30 horas.
Los domingos
De 07.00 a 08.00 horas y de 12.30 a 21.30 horas.

José María Mazón ha trasladado que con esta solución temporal se ha intentado «dar satisfacción a la mayor parte de colectivos afectados». Esta apertura provisional estará vigente «en función de cómo se vayan desarrollando los trabajos».

La carretera autonómica está cortada en ese punto desde hace 26 días, cuando las fuertes inundaciones provocaron que parte de la montaña que discurre paralela se viniese abajo y tapase el asfalto con toneladas de barro, tierra y piedras. Desde entonces, los afectados han tenido que dar largos rodeos para cubrir un trayecto que antes apenas les llevaba unos minutos. El enfado se materializó la semana pasada cuando el consejero Mazón, miembros de su gabinete y técnicos que trabajan en la obra se reunieron con los vecinos. Fue un encuentro cargado de tensión, con muchos reproches y, en momentos, discusiones acaloradas. De ahí surgió la promesa del Gobierno de que en una semana abrirían de forma parcial y con regulación horaria, que ahora acaban de hacer pública.

Lo que no han podido especificar es cuánto tiempo seguirán así, puesto que el desmantelamiento del argayo y su posterior protección y reacondicionamiento dependerá de cómo vayan transcurriendo los trabajos.

 

Fotos

Vídeos