El nuevo parque municipal en La Remonta se abre al público

El nuevo parque municipal en La Remonta se abre al público

Son 10 hectáreas de superficie, un tercio de la finca, propiedad de Defensa

JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Por primera vez en la historia, los santanderinos pueden entrar en la finca de La Remonta, propiedad del Ministerio de Defensa desde 1919 y antes finca del conde de Campogiro. Los ciudadanos pueden pasear por un camino de 900 metros de longitud, en un parque municipal dentro de la finca, una zona de recreo que en su anchura máxima tiene 150 metros, con amplias praderas, con tres zonas estanciales, una en cada puerta y otra en medio, y con la contemplación del lago en el que habitan numerosas aves.

Fue el estanque de la finca del conde, en la que hubo cientos de manzanos dedicados a la fabricación de sidra. Hoy las cosas han cambiado, la propiedad municipal se convierte en el nuevo pulmón de Santander porque, aunque los ciudadanos solo tienen acceso a diez hectáreas de las 30 que forman la gran finca (más grande que La Magdalena), se trata «de un espacio en el que convivirá la fauna y la flora, con grandes beneficios para la naturaleza urbana», en palabras de Nacho Fernández, técnico de SEO Bird Life, organización que ha colaborado con el Ayuntamiento de Santander y los arquitectos del proyecto (los catalanes Batlle y Roig) en conseguir un parque singular, con flora autóctona integrada en el paisaje para conseguir un ecosistema urbano, refugio de insectos y aves, entre otros animales.

Todo lo relativo a la naturaleza ha sido coordinado por la SEO. Dos árboles hay caídos junto al estanque. Se han dejado así a propósito porque en sus raíces al aire libre vive y se refugia numerosa fauna. Así, el parque municipal de La Remonta se convierte en un enclave singular, con un camino peatonal, otro para bicicletas, la próxima incorporación de sendas para running, 142 árboles recién plantados (en la buena época del año), 1.438 arbustos y 21 especies de flores en la mediana que separa la zona de bicis de la de peatones.

Es fácil llegar caminando hasta el parque o en autobús municipal, en la línea 3, que recorre todo el centro de Santander y para en la puerta de acceso al recinto, que permanecerá abierto de ocho de la mañana a ocho y media de la tarde en invierno y hasta las nueve y media en verano. Después, el recinto se cierra, porque en la finca residen varias familias de militares retirados y hay edificios propiedad de Defensa, como la que fuera residencia del conde de Campogiro, en la zona más alta de la propiedad y que es visible desde el nuevo camino peatonal.

La obra en la zona cedida por Defensa le se ha supuesto al Ayuntamiento una inversión de 482.000 euros y se inició en los primeros días del mes de junio del año pasado. En la apertura de puertas al público estuvo presenta la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y los concejales de Infraestructuras, Cesár Díaz, y Barrios, Carmen Ruiz Lavín. También asistió, el delegado de Defensa en Cantabria, coronel de Infantería de Marina Ignacio Yáñez. El parque estará en todo su esplendor, con los parterres ya con flores, el césped crecido y los árboles con hojas en unos tres meses.

 

Fotos

Vídeos