Otros 600 afectados por el plantón de Guetta presentarán una demanda colectiva

Asistentes al concierto de Guetta en la campa de La Magdalena, tras la suspensión./Roberto Ruiz
Asistentes al concierto de Guetta en la campa de La Magdalena, tras la suspensión. / Roberto Ruiz

El abogado Álvaro Sánchez-Pego considera que la suspensión del concierto del dj francés «es una especie de estafa»

M. CORES

«Esto es casi como una estafa. No puede volver a ocurrir». El abogado Álvaro Sánchez-Pego prepara una de las demandas colectivas contra el dj David Guetta y la organización del concierto del artista internacional, la unión temporal de empresas La Campa -formada por Delfuego Booking y Heart of Gold-, en representación de 600 afectados por la anulación del evento el pasado 27 de julio. Esta acción legal se suma a otras, como la de la abogada Marián Vidal de la Peña, cuya estrategia es seguir dos procedimientos distintos, uno para los afectados autóctonos y otra para los de fuera de Cantabria.

Tras el concierto, Sánchez-Pego se sintió estafado, «yo también soy un perjudicado y pensé que esto no podía seguir sucediendo. Sistemáticamente, David Guetta deja de asistir a tres o cuatro conciertos al año que no le interesan». Por ello, consideró que «esto es casi, me atrevo a decir, una especie de estafa».

Como consecuencia de esta situación, tras la anulación del concierto y las posteriores reacciones, tanto por parte de la organización como del dj francés, en las que se pasaron uno a otro las responsabilidades, «decidimos dar a conocer esta iniciativa de demanda colectiva a través de Facebook. Hasta el sábado, que se cerró el plazo, se habían inscrito unas 600 personas. Si en los próximos diez o quince días -cuando presentemos la demanda-, alguien más quiere que le representemos, no habrá inconveniente».

También quiso dejar claro que «solo queremos reclamar la retribución para cada perjudicado, para avisar a quienes organizan este tipo de eventos que esto no puede volver a ocurrir, ya que habrá consecuencias».

Sánchez-Pego consideró que detrás del comportamiento de Guetta hay una sensación de impunidad, «sospecho que la atomización de los perjudicados beneficia al infractor. Esto es, si yo sé que tengo miles de perjudicados de 50 euros cada uno, es muy difícil que me demanden. Así que, aunque no se celebre el concierto, aún saco beneficio, ya que hay un 30 o 40% que no reclama».

Dejó claro que la demanda irá contra los organizadores del concierto y contra el artista, «ya que se echan las culpas mutuamente. Esta discusión se debe de tener en el juicio y que sea el juez quien determine si Guetta tiene responsabilidad más allá del importe de su contratación y si es él quien debe cubrir todo el coste del perjuicio causado o no. Para ello habrá que ver cómo es el contrato entre las dos partes».

En cuanto a las reclamaciones, «habrá demandantes que solo pedirán el coste de su entrada, otros el desplazamiento y/o alojamiento y habrá otros que además se han visto perjudicados más allá de lo meramente económico, ya que eligieron Santander como destino de sus días de vacaciones por este concierto, por lo que también deben ser compensados por ello».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos