Un ascensor completa la ruta para el peatón hasta General Dávila

Un ascensor completa la ruta para el peatón hasta General Dávila
Daniel Pedriza

La infraestructura, en ejecución detrás de los carmelitas, unirá las calles Sol y Santa Teresa

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

El proyecto municipal de conexión por escaleras y rampas mecánicas desde el Paseo de Pereda hasta el Paseo del General Dávila no finaliza con la obra prácticamente acabada en la calle de Lope de Vega. La conexión entre ambas avenidas longitudinales de Santander recorre Lope de Vega, pero sigue hacia arriba, por detrás de la iglesia de los carmelitas. Con la primera fase (Lope de Vega) a la espera de que las rampas entren en funcionamiento (julio) y que se realice la plantación de arbolado, sin fecha determinada, la obra sigue su curso en la campa detrás de la veterana iglesia.

Una obra complicada para poder transportar material de manera que la empresa Ascán, que realiza este proyecto municipal cuyo importe es de 1,3 millones de euros, ha tenido que instalar una grúa de grandes dimensiones. El material ha sido transportado por el aire para realizar el seno por el que discurrirán las escaleras mecánicas que llegarán al ascensor que subirá hasta la calle de Santa Teresa. Las dos infraestructuras ya están realizadas, en hormigón, pero queda bastante por hacer. Hasta septiembre no estará operativo, siempre que no venga un verano de lluvias y se retrase la obra.

También avanza en el extremo superior del proyecto, en el parque de Jado, la obra para instalar la escalera mecánica que unirá la calle Prado San Roque con este recinto municipal. Un pequeño tramo de escalera mecánica, suficiente para salvar el desnivel. Y, ya en el parque, el peatón atravesará la finca a pie y llegará al Paseo del General Dávila.

Desde El Sol a Santa Teresa

El nuevo ascensor en construcción detrás de la iglesia de los carmelitas (calle de El Sol) dejará al caminante en la calle de Santa Teresa. Desde aquí hasta Jado, el ciudadano usará los cuatro tramos de escaleras mecánicas y el ascensor que se construyeron hace siete años y que cambió la vida de las cientos de familias de este barrio en cuesta.

No acaba con esta obra las mejoras en la movilidad vecinal que realiza el Ayuntamiento. En la subida al Gurugú están en marcha la realización de escaleras y rampas, que por valor de 1,5 millones se iniciaron el pasado mes de mayo. Son cinco tramos de escalera, de entre 8 y 12 metros de longitud y dos rampas, de entre 19 y 23 metros de longitud, este último situado ya en el Paseo de Canalejas.

En 2007 se construyó la primera infraestructura mecánica para peatones, en concreto en la calle Alceda, que une Vargas con la calle Alta. Desde entonces, las rutas con elementos mecánicos se han ido sucediendo. Las rampas, escaleras y funicular del Río de la Pila (desde 2008); las escaleras y ascensor del grupo de Santa Teresa (desde 2011); la escaleras y cinco rampas por la calle de Antonio Mendoza, desde Numancia al Paseo del General Dávila (desde 2014); las tres rampas y dos escaleras por la calle de Eulalio Ferrer (desde 2015); la pasarela y ascensores de la calle de Castilla a la calle Alta (desde 2015); las cuatro escaleras y dos rampas desde el Parque de La Teja-Los Castros hasta general Dávila (desde 2017) y las nueve rampas desde la Plaza de los Remedios hasta General (inauguradas en 2017). En total, ocho infraestructuras que suman cuatro ascensores, un funicular y 31 rampas y escaleras mecánicas, a las que hay que sumar la plataforma giratoria junto al hotel Bahía.

Gurugú y Valencia

Hay varios tramos más previstos, además de el de la subida al Gurugú; el de la calle de Enrique Gran-Entrehuertas, en proyecto, y el de la calle Valencia, desde Camilo Alonso Vega hasta General Dávila, en idea. Otros proyectos son dos ascensores uno por cada boca del Pasaje de Peña, que llegarán hasta la calle Alta.

Para mejorar la movilidad de la calle Valencia se proyecta construir dos tramos de escaleras mecánicas y uno de rampa mecánica que permitan salvar sin dificultad los 13,16 metros de desnivel que hay en los 79 metros de distancia de todo el trayecto. Dos escaleras mecánicas que sustituirán a las peatonales en dos tramos de 9,97 y 13,20 metros, respectivamente, y una rampa situada en el lado este del tramo de la calle Valencia en la zona utilizada actualmente como aparcamiento. Tiene una longitud de 29,41 metros y salva un desnivel de 4,180 metros. Todos ellos formarán un corredor peatonal muy cómodo para los peatones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos