Muere apuñalado un hombre de 39 años en una pelea a la salida de un pub en Puertochico

La Policía, en el lugar del apuñalamiento./DM
La Policía, en el lugar del apuñalamiento. / DM

La Policía Nacional investiga los hechos sucedidos este sábado, pasadas las nueve de la mañana, en la calle Barcelona de Santander

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

«Es una desgracia, era un cliente habitual, hacía toda la ruta de los 'after'», relataba apesadumbrado el propietario del pub Vendetta de Santander, sin poder quitarse de la cabeza lo que había sucedido horas antes a escasos metros de su local. Allí, en la calle Barcelona, al lado del mercado de Puertochico, un hombre de 39 años, de nacionalidad española y con iniciales J.P.M., fue apuñalado poco después de las nueve de la mañana, falleciendo tres horas después en Valdecilla.

Hasta el lugar de los hechos se trasladó una ambulancia de soporte vital avanzado del 061, cuyos efectivos estabilizaron al herido antes de trasladarlo directamente a los quirófanos del hospital en estado muy grave. Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida. La puñalada fue en el pecho, próxima al corazón, mortal de necesidad.

Fuentes policiales explicaron que junto a la puerta del popular 'after' se registró una pelea entre el fallecido, que iba indocumentado, y otros dos individuos, uno de los cuales sería el autor del apuñalamiento. Así se lo indicaron algunos testigos y así lo corrobora el dueño del local. «Yo no vi nada porque estaba dentro, pero un vecino de la zona me ha dicho que la pelea se produjo en la esquina entre las calles Barcelona y Andrés del Río. Cuando me avisaron y salí fuera, el hombre estaba desplomado ya en el suelo y llamé a la ambulancia», cuenta.

Tampoco pudo ver nada el portero del local, que explica que también se encontraba en su interior cuando se produjo el incidente. En ese momento había aproximadamente una decena de clientes dentro.

Sane

La Policía Nacional confirmó esta versión a través de un comunicado oficial enviado en la tarde de ayer tras informar de lo sucedido a la familia del muerto. «El incidente se produjo tras una discusión que culminó en la calle Barcelona» y que terminó con una persona apuñalada por arma blanca «junto a un vehículo a la altura del portal número 3».

Huida

Tras apuñalar al hombre, tanto el presunto autor como su acompañante, también implicado en la pelea, huyeron del lugar, por lo que la Policía Nacional está tratando de identificarles para poder dar con ellos y detenerles. «Huyeron a la carrera», certifica el responsable del 'after'. «El agredido intentó perseguirles, pero tras avanzar apenas unos metros se desplomó», añade transcribiendo el relato que le había transmitido un testigo.

Hasta el lugar del suceso se trasladaron patrullas de la Policía Local de Santander y de la Policía Nacional, que es la que se ha hecho cargo de la investigación para tratar de identificar, encontrar y detener al agresor o agresores y esclarecer los hechos que han rodeado la muerte del hombre.

Al mediodía aparecieron efectivos de la Policía Científica, que realizaron una exhaustiva búsqueda para intentar encontrar pruebas. Las más evidentes se encontraban en un coche, un Ford Mondeo, aparcado en la misma calle Barcelona. La puerta trasera derecha tenía rastros de sangre y un 'bollo' producido por la pelea. En la delantera, por su parte, destacaba un rayón que parecía fruto de un objeto punzante.

También había huellas de manos a lo largo del vehículo, cuyos dueños, una joven pareja residente en la cercana calle Casimiro Sainz, amanecieron con la noticia de que no podían moverlo hasta que los investigadores concluyesen sus pesquisas. «No nos gusta dejar el coche ahí, al lado del 'after', porque suele aparecer con vasos encima, algún golpe...», comenta Irene. Un listado al que se suma, desde ayer, la sangre de un asesinato, también visible en distintos puntos de la acera.

La Policía busca al presunto autor del apuñalamiento y a un acompañante, también presente en la pelea

Efectivos policiales inspeccionaron un amplio perímetro en torno al lugar del apuñalamiento y revisaron contenedores, papeleras y alcantarillas en busca del arma homicida. Todo ello en medio de una creciente expectación en la zona, en el centro de la ciudad.

«Era un cliente habitual, hacía toda la ruta de los 'after'», señala el dueño del local junto al que se produjo el suceso

Un elemento clave de la investigación pueden ser las imágenes que aporten las cámaras de seguridad, existentes en la contigua discoteca y sala de conciertos Summum y en el aparcamiento de Andrés del Río, entre otros puntos cercanos.

«Me da respeto pasar por ahí»

«Me da respeto pasar por ahí», indica por su parte Marga sobre el ambiente que se vive en el entorno del 'after' Vendetta a esas horas. Ella es una barrendera que estaba limpiando por la zona cuando sucedió el incidente y que fue alertada por sus superiores para que estuviera atenta «a ver si encontraba la navaja» utilizada en el apuñalamiento. Pero no hubo suerte.

El temor de Marga es también compartido por algunos vecinos de la zona, que prefieren no identificarse. «No es la primera vez que hay discusiones subidas de tono y peleas», asegura uno de ellos. La de ayer terminó con un fallecido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos