Las naves de Gamazo serán la sede de la Colección de Arte Enaire

Vista de las naves de Gamazo que acogerán la muestra permanente de la Colección de Arte Contemporáneo Enaire./Roberto Ruiz
Vista de las naves de Gamazo que acogerán la muestra permanente de la Colección de Arte Contemporáneo Enaire. / Roberto Ruiz

Fomento y la Autoridad Portuaria rehabilitarán ambos espacios y su entorno para albergar los fondos, que se convertirán en una nueva zona cultural

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Patrimonio industrial, arte contemporáneo y proyecto de ciudad. Los tres pilares sustentan un acuerdo que supondrá para Santander la rehabilitación de las naves de Gamazo y su conversión en sede permanente de la Colección Enaire de Arte Contemporáneo. Con esta iniciativa se recobra para uso público este doble edificio exponencial de la arquitectura industrial, en lo que concierne al ámbito del patrimonio portuario; se genera un nuevo proyecto cultural para la ciudad, vinculado al mundo del arte, como en el caso del Centro Botín y la sede asociada del Museo Reina Sofía/Archivo Lafuente y, finalmente, se acomete la reordenación de un espacio y su entorno urbano, Gamazo, que en los últimos años ha vivido un proceso de regeneración.

La Autoridad Portuaria de Santander y la Fundación Enaire (Ministerio de Fomento), suscribirán próximamente, según ha podido saber este periódico, el convenio para «la puesta a disposición de la entidad cultural de las instalaciones de dominio público portuario» y, por con siguiente, el establecimiento de ese espacio expositivo permanente de la Colección Enaire de Arte Contemporáneo.

El proyecto impulsado por Fomento que avanzará en todas sus fases tras la firma del acuerdo, cuenta con una inversión de dos millones de euros y una actuación sobre una superficie de 800 metros cuadrados. La doble nave podría abrir sus puertas como sede de la Colección en los primeros meses de 2019. Los inmuebles portuarios, cuya construcción tienen su origen en 1908 y 1950, albergan actualmente en uno de sus espacios acotados el Archivo y Centro de Documentación del Puerto santanderino, cuyo destino, aún por decidir, podría suponer su traslado a la dependencias del edificio de Tabacalera.

El inmueble, que se usa parcialmente como sede del Archivo del Puerto, es un ejemplo de arquitectura industrial portuaria de principios del siglo XX

Son más de mil doscientas obras las que integran los fondos de la Fundación Enaire. Cuando se aborde la rehabilitación y adecuación del espacio -actuación que respetará todas las señas de identidad de su especial arquitectura- las naves de Gamazo serán sede de la Colección con una exhibición permanente de, al menos, sesenta obras. Los fondos, no obstante, rotarán periódicamente y mostrarán su riqueza y variedad, además de reflejar los distintos formatos y técnicas (pintura, escultura, fotografía, arte multimedia...).

El proyecto también contempla la programación de exposiciones temporales, y en particular, las muestras del Premio de Fotografía Fundación Enaire, que supone la exhibición de las obras galardonadas y seleccionadas en el certamen que desde hace una década organiza la entidad. Esta exposición está incluida en la Sección Oficial del Festival PHotoEspaña.

Al detalle

Presupuesto
2 millones de euros es el coste del proyecto de recuperación, rehabilitación y adaptación para la implantación de nuevos usos en las naves del almacén de auxilios y de la carpintería del Puerto de Santander. Se incluyen actuaciones de adecuación no edificatorias en el entorno del edificio.
Próximo convenio
Se ponen a disposición de la Fundación Enaire, por parte de la Autoridad Portuaria, instalaciones de dominio público portuario para el establecimiento de una sala de exposiciones permanente de la Colección Enaire de Arte Contemporáneo.
Qué
Enaire es una fundación cultural del sector público vinculada a la Entidad Pública Empresarial bajo ese nombre (institución de Fomento responsable de administrar el control del tránsito en el espacio aéreo).
Acuerdo
La ocupación por la Fundación de las instalaciones contempla un plazo de 20 años. La actuación se efectúa sobre más de 700 metros cuadrados. El edificio se compone de dos naves, construidas en fechas distintas (1908 y 1950 aproximadamente), adosadas entre sí por su lado de mayor longitud.

Además se prevén exposiciones monográficas de fotógrafos españoles consolidados, resultado de un nuevo premio a la trayectoria profesional, que será incluido ya en 2018 en la programación de la Fundación. La presencia futura de la Colección en Santander como sede estable (fruto de un acuerdo para veinte años según el convenio previsto) acogerá además coproducciones y colaboraciones con otras instrucciones culturales para la realización de exposiciones. Y, finalmente, contempla actividades paralelas, con visitas guiadas para grupos, talleres didácticos para niños y conferencias, entre otras propuestas.

La colección

Enaire es una fundación cultural del sector público -institución del Ministerio de Fomento responsable de administrar el control del tránsito en el espacio aéreo español- de ámbito nacional, sin ánimo lucrativo y de carácter permanente, encargada de la gestión del patrimonio histórico, cultural y artístico, contribuyendo a su conservación y ampliación, así como a su conocimiento y disfrute por la colectividad. Enaire, que organiza exposiciones por todo el Estado, ya ha estado presente en otras ocasiones en Santander con muestras temporales, caso del Palacete del Embarcadero.

Fondos dispersos

Hay que tener en cuenta que la Colección de la Fundación tiene sus fondos dispersos en muy diversos espacios institucionales, aeropuertos y espacios ligados a la entidad, amén de almacenes centrales de seguridad. En concreto su ingente conjunto artístico se encuentra hasta ahora ubicado en las diferentes infraestructuras dedicadas a la gestión del transporte aéreo en España.

El proyecto en Santander convertirá a la ciudad en sede permanente de la que irradiará toda la actividad al encontrar su futuro espacio en estas dos naves contiguas situadas en Gamazo, en el área del Plan Especial de Ordenación del Sistema General Portuario, y cuya función actual es el de archivo de la Autoridad Portuaria y otras dependencias sin uso actual.

El proyecto de recuperación, rehabilitación y adaptación del inmueble será abordado de acuerdo a los estudios elaborados para «la implantación de nuevos usos en las naves del almacén de auxilios y de la carpintería del Puerto», con esos dos millones de coste. La rehabilitación incluirá actuaciones de adecuación en el entorno del edificio. El inmueble más antiguo, configurado alrededor de 1908, (Nave de auxilios), aun cuando los planos del proyecto son de 1901, se adscribe a la arquitectura industrial portuaria de principios del siglo XX.

Desde el ministerio de Fomento, con Íñigo de la Serna, exalcalde de Santander al frente, se pretende que uno de los objetivos de esta operación radique en la actuación del entorno de las naves y en incorporar otro enclave a la vida ciudadana. Hay que recordar que en la zona de Gamazo, entre el Museo Marítimo y el Palacio de Festivales, pasando por la Duna de Zaera, se ubicará el nuevo Mupac, un inmueble que se construirá en el solar que ocupa el actual aparcamiento. Tras la redacción del proyecto, adjudicación y licitación se prevé que las obras puedan acometerse a lo largo de 2018. El objetivo es que la futura fisonomía de ambas naves, que mantendrán su estructura básica, sea la de conservar ese sello patrimonial de la arquitectura industrial portuaria.

AENA recibió en 1991 un importante legado de obras de arte adquiridas desde los años sesenta por los organismos que le precedieron en la gestión de los aeropuertos españoles. Sin un programa definido, la colección había reunido a lo largo de treinta años un millar de piezas con el único propósito de decorar las instalaciones aeroportuarias.

Pero la Fundación Enaire continuó con el estudio, catalogación y conservación de este rico patrimonio y se propuso configurar ya una muestra definida y representativa del arte español e iberoamericano contemporáneo cubriendo las lagunas anteriores. Desde 1995 emprendió la adquisición de nuevas obras pertenecientes al informalismo, la figuración realista, el arte pop y las vanguardias anteriores a los años ochenta, al mismo tiempo que se abría a las tendencias más recientes.