El Palacete Cortiguera acogerá el centro de interpretación de la historia de la ciudad

El Palacete Cortiguera, de estilo neoárabe, se encuentra cerca de la plaza de Cañadío. /Roberto Ruiz
El Palacete Cortiguera, de estilo neoárabe, se encuentra cerca de la plaza de Cañadío. / Roberto Ruiz

Se convertirá en punto de partida de una visita a los restos de las murallas y los viejos muelles, a la catedral y su museo, al Palacio de la Magdalena y al refugio antiaéreo

JUAN CARLOS FLORES- GISPERT SANTANDER.

El Palacete Cortiguera de estilo morisco, el edificio más singular de Santander, que no se parece a ningún otro, será un centro de información e interpretación de la historia de la ciudad, que ofrecerá a los visitantes la primera impresión de qué es Santander y de dónde viene. Un espacio en el que se informará de los acontecimientos destacados de la historia: el gran desastre de la explosión del vapor Cabo Machichaco, el incendio de 1941, la presencia de los Reyes en el Palacio de la Magdalena durante 17 veranos y lo que supuso (y aún supone) para la ciudad; su pasado amurallado y, en definitiva, los hechos que marcaron el devenir de Santander.

El edificio, que será cedido por el Ministerio del Interior, será restaurado en el interior y el exterior y adecuado para su nuevo uso a cargo del Ministerio de Fomento. Diseñado por Atilano Rodríguez, desde 1889 este palacete de la calle López-Dóriga, conocida popularmente como Cuesta de las Cadenas, fue residencia familiar del médico Joaquín Cortiguera y Fernández-Pelilla, que falleció el 14 de octubre de 1927, sin dejar descendencia. Más tarde, el inmueble acogió la Cámara de la Propiedad Urbana de Santander (la placa aún esta en la fachada lateral); y después, la finca se partió en dos para construir la Comisaría de Policía de la plaza de Cañadío. Desde hace más de dos décadas Cortiguera permanece cerrado.

Este proyecto es una vieja aspiración municipal. La información sobre la historia de la ciudad se pensó incluir en la página web. Pero, al contar con el Palacete Cortiguera como propio, la idea se transformó de manera radical, consiguiendo al tiempo restaurar una parte muy importante del patrimonio inmueble local. A la alcaldesa, Gema Igual, le corresponderá el honor de dotar a Santander de un centro de interpretación que será el punto de inicio de un recorrido hacia lugares de interés de la ciudad en que se explicará la vida local, un repaso a su historia, por sus calles y monumentos.

El edificio fue realizado por Atilano Rodríguez para el médico Joaquín Cortiguera, en 1889

El Palacete Cortiguera será el inicio de una ruta que llevará al visitante a las ruinas de los muelles (expuestos dentro del aparcamiento de Alfonso XIII), las antiguas murallas de la ciudad (en el subsuelo de la plaza Porticada), la transformación de la primitiva villa en ciudad y la importancia de la vieja abadía y la posterior Catedral (en el claustro y la torre de la Catedral); y el Santander en la Guerra Civil (en el refugio antiaéreo de la Plazuela del Príncipe).

A estos destinos de interpretación de la historia se unirá, quizá el próximo año, la Estación Marítima, pues incluirá el espacio dedicado a la explosión del vapor Cabo Machichaco, en el edificio de Ricardo Lorenzo que restaurará el Puerto de Santander (sin fecha decidida), frente al monumento que recuerda aquella tragedia, la mayor que ha sufrido Santander, con cientos de muertos.

El Estado cederá a Santander el palacete, que será reformado a cargo de Fomento

El recorrido a pie permitirá al visitante conocer la Catedral, presidiendo el cerro de Somorrostro y elevada sobre el resto de la ciudad; los edificios nobles construidos en el reinado de Alfonso XIII (Correos y el Banco de España), los edificios reconstruidos en la zona asolada por el incendio de 1941 (Juan de Herrera, San Francisco, la plaza Porticada y todo lo levantado alrededor de la Catedral) y la zona antigua de la ciudad, el Ensanche entre la Porticada y Puertochico, espacio que preside desde lo alto de la Cuesta de las Cadenas el Palacete Cortiguera. El recorrido se completa con el Palacio Real de la Magdalena, residencia veraniega de Alfonso XII y su familia entre 1913 y 1930, que también se visita todos los días de lunes a viernes desde octubre a mayo, mañana y tarde, siempre que no hay actividades. Y todo los sábado y domingo del año solo por la mañana.

El singular Palacete Cortiguera será rehabilitado por el Ministerio de Fomento con una inversión prevista de un millón de euros, con cargo al programa de Rehabilitación Arquitectónica de edificios singulares, cuyo fin es salvaguardar y proteger el patrimonio cultural español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos