Beyoncé y Jay-Z, guías del Louvre

Beyoncé y Jay-Z en el museo Louvre. /
Beyoncé y Jay-Z en el museo Louvre.

El museo propone un recorrido por las obras del videoclip que coló en el mundo del arte a la pareja más poderosa de la música

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Beyoncé, Jay-Z y Mona Lisa. Este insólito 'ménage à trois' es uno de los que propone el parisino Museo del Louvre, que no ha querido renunciar al tirón mediático y publicitario del poderoso matrimonio formado por la cantante Beyoncé Knowles y el rapero, productor y empresario Jay-Z, Shawn Carter en su DNI. El Louvre propone a sus visitantes un nuevo recorrido temático para admirar las obras maestras que aparecen en 'Apeshit', el clip que Jay-Z y Beyoncé grabaron hace poco en la pinacoteca y reproducido ya más de 55 millones de veces en internet.

Con una duración de hora y media, el recorrido sigue los pasos del videoclip que reivindica la identidad negra en las salas del Louvre. Fue rodado en secreto y difundido al mismo tiempo que la estelar pareja anunciaba por sorpresa a mediados de junio la salida de su nuevo álbum conjunto, 'Everything is Love', que firman con el nombre artístico de 'The Carters'.

El vídeo se abre con la pareja más poderosa e influyente de la música posando frente a 'La Gioconda' de Leonardo da Vinci, el hito por excelencia del Louvre. Continúa con los Carter arropados por un grupo de bailarines ante casi una veintena de iconos del museo. De esculturas como la 'Venus de Milo', la 'Victoria de Samotracia' o la 'Pietà' de Rosso Fiorentino a pinturas magistrales como 'La consagración de Napoleón', de David, el pintor oficial de Bonaparte. También de 'Las Bodas de Caná', de Veronese, y 'La balsa de la Medusa', de Géricault. La coreografía la firmó Sidi Larbi Charkaoui, genio de la danza contemporánea que ideó los pasos de baile frente a la escalinata de la 'Victoria de Samotracia' o 'La consagración de Napoleón'.

El museo no ha revelado la a buen seguro millonaria cantidad pagada por el matrimonio Carter para poder grabar en sus legendarias salas e inscribirse, por vía musical, en la historia del arte. Tampoco se reveló qué día se rodó o cómo y con quién se negoció la autorización. Pero los responsables del Louvre se frotan las manos al comprobar cómo el vídeo se ha convertido en un fenomenal agente propagandístico para una institución obligada a conectar con el público más joven y asegurarse así la afluencia de sus más de ocho millones de visitantes anuales. Es uno de los objetivos de su presidente, Jean-Luc Martínez, que renovó en el cargo en abril y que persiguió en su primer mandato «atraer a un publico más internacional, joven y conectado, y menos familiarizado con los museos».

El Louvre acogió antes los rodajes de cintas como 'El código Da Vinci' o 'Wonder Woman'. Pero nunca había dado acceso a galerías y lienzos tan relevantes como los escogidas por Beyoncé y Jay-Z. El excantante de los Black Eyed Peas Will.i.am también grabó en 2010 un vídeo en el Louvre, 'Mona Lisa Smile'. Su recorrido está en la página web del museo, que propone en total 45 itinerarios temáticos, entre ellos uno sobre 'El código Da Vinci'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos