Oftalmología se resiste a ir a Liencres

Oftalmología se resiste a ir a Liencres

Pacientes y especialistas llevan cuatro meses con protestas por un traslado "que tendrá más inconvenientes que beneficios"

SUSANA ECHEVARRÍASantander

Las partes se han cerrado en banda y no parece que ninguna vaya a ceder. La Consejería de Sanidad está decidida a trasladar el Servicio de Oftalmología de Valdecilla a Liencres. El Gobierno expone unas razones de peso: "Oftalmología no cabe en las nuevas instalaciones del 'hospital madre'. No hay suficientes quirófanos.Valdecilla tiene que acoger la actividad que hasta ahora se desarrolla en la Residencia Cantabria. Es prioritario traer Ortopedia a Valdecilla porque es un servicio que lleva separado de Traumatología desde hace más de 16 años".

El personal sanitario y administrativo y los pacientes, en cambio, defienden con la misma convicción sus posiciones, argumentando que "las comunicaciones con el hospital de Liencres son deficitarias" y que "se perderá en calidad asistencial y se generará un problema con las urgencias, ya que solo quedará un equipo de guardia, desconectado del resto de la especialidad".

Esta 'guerra' comenzó en septiembre del pasado año, cuando anunciaron que Valdecilla iba a reordenar todos sus servicios. Todos tenían claro que para desalojar la Residencia Cantabria había que hacer hueco en el 'hospital madre' a todas las especialidades . Además, la preferencia de Sanidad era juntar Ortopedia y Traumatología bajo el mismo techo. Es decir, traer Ortopedia (especialidad que durante 16 años ha estado exiliada en Liencres) a Valdecilla. Por lo tanto, Oftalmología sería la trasladada, anunció la gerencia del Hospital.

A mediados de diciembre los pacientes comenzaron a mostrar sus quejas. "Este traslado es una locura", "no nos han tenido en cuenta a la hora de tomar esa decisión". Se pusieron a recoger firmas e invitaron a las gestores de la decisión a reflexionar. Pero la Consejería de Sanidad se reafirmó en su postura y dejó claro que no cambiaría de opinión.

A finales de enero comenzaron las movilizaciones de los pacientes. Primero, frente a la sede de Sanidad y después ya en la puerta de Valdecilla Sur. El PP pidió al Gobierno que no se llevase el servicio a Liencres, pero la Conserjería anunció que "no había vuelta atrás". Los Populares incluso llevaron una proposición no de ley al Parlamento para que el Ejecutivo desistiera de su intención de hacer el traslado, pero estos se encontraron de frente con la oposición de PRC-PSOE y Podemos.

A mediados de febrero, para ejercer más presión, los médicos entraron en escena. Los oftalmólogos, por primera vez, expresaron su desacuerdo en público. Comenzaron a ponerse detrás de las pancartas de protesta y la práctica totalidad del equipo de facultativos de Oftalmología firmó una carta dirigida a la gerencia del Servicio Cántabro de Salud. Así han transcurrido ya más de cuatro meses. Los pacientes y médicos intentado que Sanidad les escuche, y Sanidad, con una decisión clara ya tomada.

Ver más

Paciente e impulsor

Carlos Valcuende es uno de los usuarios afectados ante el posible cambio de ubicación, pero además es el impulsor de esta plataforma anti-traslado que se organizó en el mes de enero. "En diciembre, me enteré de que iban a trasladar el servicio a Liencres. Me lo dijo otra paciente, que habían puesto carteles en las consultas. Me indigné. Me puse a recoger firmas a través de 'Change-org' y la gente comenzó a responder. Así me convertí, de alguna manera, en el portavoz de esta 'movida'", dice, un poco sorprendido.

Valcuende es reinosano tiene 48 años e Ingeniero Técnico Agrícola. Su afición es la apicultura. Tiene muchas limitaciones visuales, de hecho no puede leer los carteles que se encuentra a su paso y para caminar por la calle utiliza un bastón de invidente. Es uno de los 43.000 pacientes que cada año atiende el servicio de Oftalmología.

Valcuende lo tiene claro; "Va a mermar la calidad de la asistencia médica -advierte-, más el trastorno que va a suponer el traslado de los pacientes hasta Liencres, pues hasta allí tan solo llega una línea de autobús interurbano que tarda mucho tiempo y que tiene una frecuencia cada media hora, que hace que sea muy poco accesible", explica.

Como paciente teme que también se pierda calidad asistencial. "Si tienes una urgencia, aquí (en Valdecilla) siempre puede atenderte un especialista de ojos, pues atienden urgencias y pasan consultas casi al mismo tiempo al estar todo en un mismo sitio. Además, en Liencres habrá menos médicos, porque si aquí tiene que haber dos oftalmólogos para atender las urgencias, habrá menos especialistas en las consultas", relata. Y, aunque admite que para atajar el problema de las malas comunicaciones que tiene el hospital de Liencres se podría aumentar el número de autobuses que hacen ese trayecto, recuerda que ir hasta allí sigue siendo un trastorno muy grande".

Cuenta, un poco desmoralizado, que se ha entrevistado ya con la consejera, con el gerente del Servicio Cántabro de Salud y con el director del Hospital "y no nos están haciendo ni caso". Incluso pidió una entrevista conl presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla a mediados de enero. "Me gustaría que me escuchase, pero todavía no he tenido respuesta", contesta. Lo que Carlos teme es que, tras la decisión de la Consejería,"haya intereses ocultos, porque no tiene sentido que no hagan caso ni a los médicos ni a los pacientes. Además no nos quieren decir qué servicio va a venir a ocupar las instalaciones que dejaría Oftalmología". Para el portavoz de esta plataforma, la solución sería "cambiar a Liencres algún servicio que no requiera la movilidad de pacientes".

La doctora Elena Gándara

La doctora Elena Gándara, oftalmóloga del HUMV, está harta de repetir que habrá "más inconvenientes que beneficios" con este traslado. "Lo primero es que se va a disgregar un servicio y lo van a desconectar del resto del hospital. Y lo segundo es ¿cómo van a ir los pacientes hasta allí? Es un inconveniente importante. Tenemos muchos pacientes con edad avanzada y con problemas de movilidad, y la mayoría no puede desplazarse hasta ese lugar. También tenemos a nuestros estudiantes de Medicina, que tienen dos horas para hacer las prácticas y para ellos es difícil ir a Liencres con tan poco tiempo", comenta la doctora.

De lo que no quiere ni oír hablar la facultativa es de que con este traslado va a bajar la calidad del servicio. "Nosotros vamos a seguir trabajando como siempre, porque somos profesionales, pero que tampoco nos intenten convencer de que el servicio va a mejorar por ir allí". Elena Gándara añade que una especialidad como Oftalmología, si no está conectada físicamente al resto del hospital, se puede a resentir. "Tenemos mucha interconexión con otras especialidades y al estar lejos, se rompe".

La doctora confía en que los políticos y la consejera "recapaciten y tomen otra decisión, pero con todos los responsables que hemos hablado hasta ahora se han mostrado totalmente impermeables a cualquier solución", analiza la oftalmóloga.

Bloqueo de la propuesta en el Parlamento

Y mientras cada uno lucha por lo suyo, los partidos aprovechan el polémico traslado para arrimarse a los afectados y criticar al Gobierno o viceversa. El PP no ve con buenos ojos el traslado "tal y como lo ha previsto el actual ejecutivo", aunque fueron los populares los que decidieron hacer esta mudanza cuando todavía estaban en el poder. La actual consejera de Sanidad, María Luisa Real, se defiende atribuyendo la responsabilidad del traslado al equipo de su predecesora en el cargo, la popular María José Sáenz de Buruaga.

"No se me ocurrió a mí ni a esta Consejería llevarnos Oftalmología a Liencres. Es un plan que ya estaba hecho y que asumimos totalmente", dijo hace días el gerente del hospital, Julio Pascual cuando se le interrogó por la polémica. Sin embargo, la exconsejera y secretaria autonómica del PP, que ha decidido alentar al movimiento de afectados contrarios al traslado, una proposición no de ley para su debate en el Parlamento regional pues no estaban está dispuesta a quedar como la culpable. "Jamás propusimos ni decidimos trasladar el servicio de Oftalmología a Liencres. Lo único que planteamos fue llevar la cirugía mayor ambulatoria (CMA). Han sido los actuales responsables sanitarios los que decidieron trasladar todo el servicio, como acreditan las modificaciones introducidas en el plan original", dijo Saénz de Buruaga.

En sede parlamentaria, PRC, PSOE y Podemos unieron sus fuerzas para bloquear la propuesta impulsada por la exconsejera de Sanidad. Las tres formaciones destacaron que en el Plan Funcional de Valdecilla, diseñado por el Gobierno del PP en 2012 "ya se contemplaba" este traslado de este servicio. Los grupos regionalista y socialista justificaron la decisión del Gobierno por razones de seguridad, de calidad del servicio y de equidad sanitaria. En cambio, Podemos invitó al PP "a diseñar un plan alternativo que demuestre que todos los servicios tienen cabida en Valdecilla, tras la reordenación de consultas y el traslado de las de Ortopedia a este hospital". Será entonces cuando la formación morada apoye la propuesta del PP.

 

Fotos

Vídeos