El futuro polígono industrial encalla mientras en el actual ya no quedan parcelas a la venta

El polígono industrial Tanos-Viérnoles, que permaneció semivacío durante la crisis, tiene ahora todas sus parcelas vendidas o reservadas./Luis Palomeque
El polígono industrial Tanos-Viérnoles, que permaneció semivacío durante la crisis, tiene ahora todas sus parcelas vendidas o reservadas. / Luis Palomeque

La ciudad se queda sin alternativa para ofrecer suelo a las empresas tras el informe técnico que para el proyecto de Las Excavadas

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

Resulta paradójico que Torrelavega, capital industrial de la región y con una alta tasa de paro, no disponga de suelo suficiente para atender la demanda de las empresas y evitar que muchas terminen asentándose en otros municipios. Los dos grandes proyectos destinados a paliar esta situación en la presente legislatura han terminado encallando: la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y el nuevo polígono industrial (Las Excavadas).

La falta de entendimiento político en la Corporación ha impedido la aprobación del nuevo planeamiento urbanístico, cuyos trabajos, indispensables para el futuro de la ciudad, se iniciaron hace más de una década. En el caso del Plan Singular de Interés Regional (PSIR) del parque empresarial y tecnológico de Las Excavadas, ha sido un informe técnico elaborado por la Consejería de Medio Ambiente el que ha frenado el proyecto. El estudio alerta sobre algunas carencias en la documentación presentada a la hora de justificar la necesidad de ocupación del suelo y el emplazamiento elegido, a la vez que advierte de una «aparente desviación» sobre la motivación inicial de la actuación.

CLAVES

2008
fue el año en el que finalizaron las obras del polígono y se vendieron las primeras parcelas.
2
son las autovías que pasan junto al parque empresarial, que ocupa un lugar estratégico.
317.721
metros cuadrados es la superficie total del polígono industrial Tanos-Viérnoles.
500
metros cuadrados tienen las últimas parcelas que se habilitaron para atender la demanda.

Pero no sólo están fracasando las administraciones públicas a la hora de ofrecer suelo industrial en Torrelavega. Hay una evidente falta de actividad en terrenos que desarrolla la iniciativa privada. El caso más llamativo es el de Sniace, que busca una salida para sus espacios en desuso desde hace varias décadas. El último intento se produjo el año pasado: la dirección planteó al Ayuntamiento la reordenación de sus terrenos improductivos para revitalizar la fábrica, proyecto que la Corporación ha vinculado a la revisión del PGOU y que, por tanto, también ha encallado. Sniace plantea destinar dichos terrenos a la construcción de un gran centro de ocio y un polígono industrial, cediendo a cambio a la ciudad las instalaciones deportivas y el parque junto al río. El Ayuntamiento no sólo no está de acuerdo, sino que está desarrollando un expediente de expropiación forzosa tanto del complejo deportivo (Óscar Freire) como del citado parque (El Patatal).

Y todo esto ocurre mientras el gran polígono industrial de Torrelavega, el de Tanos-Viérnoles, que permaneció semivacío durante la crisis, se ha ido llenando en los últimos años hasta el punto de que ya no quedan parcelas a la venta. Según la empresa pública que se encarga del desarrollo del proyecto (Sicán), las ocho parcelas para poder atender la demanda de las pequeñas empresas ya están reservadas, lo mismo que una grande que quedaba libre a la entrada del polígono.

La imagen del parque empresarial ha cambiado de forma radical con la recuperación económica, aunque ésta sea leve. El plano que exhibe Sicán en su web lo deja claro: todas las parcelas están ocupadas o comprometidas. La mayor parte de las naves están levantadas o se están construyendo. Pocas parcelas están en desuso y la mayoría corresponde a proyectos anteriores a la crisis.

La alternativa que se está preparando a pocos kilómetros, Las Excavadas, 52 hectáreas de terreno situadas entre Tanos, Viérnoles y Santiago de Cartes, se ha visto frenada por el referido informe técnico, conocido la pasada semana. Tanto que algunos opinan que hay que empezar el proyecto casi de cero. Otros, como el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero (PSOE), son más optimistas: «Es un simple estudio preliminar». El primer teniente de alcalde, Javier López Estrada (PRC), tiene claro que no pueden renunciar al proyecto: «Vamos a sacar adelante este polígono porque es imprescindible para nuestro futuro».

En el lado opuesto está la asamblea ciudadana que agrupa a los partidos de izquierda y asociaciones ecologistas que se oponen a Las Excavadas, colectivo que no ha dejado de movilizarse en los últimos años. Según su opinión, el referido informe técnico no deja lugar a la duda sobre la «debilidad» de los argumentos del Ayuntamiento para promover el polígono. A su juicio, el estudio realizado por el Servicio de Planificación y Ordenación Territorial es «demoledor» y pone de manifiesto «diversas deficiencias» en el proyecto, especialmente la «falta de justificación» de más suelo industrial.

Las críticas tampoco se han hecho esperar en la oposición. El portavoz del PP, Ildefonso Calderón, ha denunciado que «ningún gran proyecto empresarial» podrá instalarse en Torrelavega durante al menos seis años, por culpa del «fracaso» de la coalición PSOE-PRC en iniciar las obras en Las Excavadas, a pesar de que prometieron en julio de 2015 darle «prioridad». Otro grupo, Torrelavega Sí, ha acusado a socialistas y regionalistas de ocultar información sobre este importante proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos