Santander, 19 may (EFE).- El periodista Carles Francino cree que una parte de la confianza que existía entre el profesional de un medio de comunicación y el ciudadano "se está quebrando", lo que considera que puede llevar a la "muerte" del periodismo, aunque apunta el "entorno hostil" al que se enfrenta la profesión.

En el foro de la cadena Ser en Cantabria, el director de "La Ventana", que hoy se emite en directo desde Potes con motivo del Año Jubilar Lebaniego, ha opinado que la precariedad y la confusión son las dos "amenazas" el periodismo actual, que reconoce que "no atraviesa su mejor momento de prestigio e imagen".

Sin embargo, defiende por ser "imprescindible" su profesión, porque advierte de que sin periodistas el Estado sería "más débil y permeable".

Francino califica de "muy grave" la precariedad de la profesión y considera que no se puede ser periodista cobrando 600 euros al mes. "O sí se puede, pero a nivel ya de heroicidad", ha considerado.

También habla de "confusión" en la profesión y asegura que "el tsunami digital" no es periodismo, ni tampoco ponerse un chaleco con el nombre de alguien o algo, ni "eso que llaman periodismo ciudadano".

El periodista catalán no achaca la situación de la profesión a las "presiones", que asegura que no son el problema, y sí que los periodistas no tienen "mecanismos de defensa" contra esas presiones.

Porque, aunque reconoce que "alguna cosa" habrán hecho mal los periodistas para que se tenga la percepción que ahora tiene la sociedad de la profesión, Carles Francino afirma que desde hace unos diez años, el periodismo se enfrenta a un "entorno hostil".

Aun así, en su intervención y en las numerosas preguntas que le han hecho los asistentes, Francino ha querido hacer una "declaración de amor hacia el periodismo en general y la radio en particular".

Ha defendido el futuro de su profesión, aunque ha asegurado que no hay "fórmulas mágicas" para ese futuro. "Lo que hay que hacer es picar piedra", ha apostillado.