El peligroso mejillón cebra está a las puertas del pantano del Ebro

video

La CHE considera al pantano del Ebro una de las masas de agua en riesgo ante el avance del mejillón cebra. / Javier Rosendo

  • Se ha confirmado la presencia de larvas de esta especie invasora al paso del Ebro por Cillaperlata, en la provincia de Burgos

El mejillón cebra está a las puertas del pantano del Ebro. La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha confirmado recientemente la presencia de larvas en el embalse de Cillaperlata, en el río Ebro en Burgos. Se ha detectado una concentración superior a 0,05 larvas por litro (esta es la concentración recomendada por la comunidad científica para considerar positiva la presencia de larvas), algo que no había ocurrido en anteriores, cuando se detectaran concentraciones inferiores.

Fuera de su zona de origen (los mares Caspio, Aral y Negro), este mejillón está considerado como una especie invasora que produce graves daños en el ecosistema ya que desplaza o literalmente se carga a las especies autóctonas, lo que supone un empobrecimiento del patrimonio natural. Y no solo eso, sino que también causa daños en infraestructuras que están en el agua como depósitos, embarcaciones, motores o turbinas de barcos. Este mejillón tiene una elevadísima capacidad de reproducción (cada adulto, que mide unos 3 centímetros, puede originar una descendencia de 1,5 millones de ejemplares por temporada) y por eso acaba colonizando tuberías y conducciones de agua poniendo en peligro el abastecimiento agrícola, industrial e incluso el de los núcleos urbanos, pues tapona las conducciones y obstruye los filtros.

A pesar de su bonita apariencia (tiene forma triangular con bandas amarillentas y pardo-oscuras en zig-zag), es una especie muy peligrosa y ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, por lo que ya se han buscado técnicas para acabar con él. Las más comunes son los filtros, el cloro, el calor (el mejillón no resiste más de 38ºC) y los ultrasonidos.

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha publicado la pasada semana el informe definitivo sobre control larvario de mejillón cebra correspondiente a la campaña 2016 en los embalses de la cuenca. En total, se han tomado 741 muestras en 52 pantanos, entre los meses de junio y septiembre de 2016. El pantano del Ebro se encuentra entre las masas de agua en riesgo, más aún cuando está confirmada su presencia en el Sobrón y en Cillaperlata (Burgos).

Así, este año se han registrado dos nuevos positivos de adultos de esta especie invasora en Barasona (Huesca) y Guiamets (Tarragona), embalses con restriccionesen navegación para evitar la dispersión de la especie.

En el caso de Guiamets se encontró un positivo durante la campaña de control larvario, mientras que en el caso de Barasona, fue el Gobierno de Aragón, en sus labores de control de la especie, el que detectó los ejemplares adultos. En ambos casos se procedió a condicionar la navegación a la existencia y uso de una estación de desinfección de embarcaciones. Por este motivo, por el momento, queda prohibida la navegación en el embalse de Barasona, donde no se dispone actualmente de estación, mientras que se mantiene en Guiamets, condicionada a cumplir estrictamente con los protocolos de desinfección en la estación habilitada en sus proximidades.

Aspecto del mejillón cebra.

Aspecto del mejillón cebra.

A estos embalses afectados por ejemplares adultos, se suma como novedad la confirmación de la presencia de larvas en el embalse de Cillaperlata, en el río Ebro en Burgos, en una concentración superior a 0,05 larvas/litro (concentración recomendada por la comunidad científica para considerar positiva la presencia de larvas), después de que en otras campañas se detectaran concentraciones inferiores. Esta masa de agua es un embalse no navegable, con lo que no ha habido ningún cambio de situación a efectos de navegación, y se continuarán realizando muestreos en 2017 para evaluar si este dato positivo se confirma. Este embalse se localiza cerca del embalse de Sobrón, afectado desde 2006.

Con todo ello, los embalses con presencia de adultos son: Flix, Ribarroja, Mequinenza, Sobrón, Calanda, Caspe II o Civán, Ullibarri, Urrúnaga, La Loteta, La Estanca de Alcañiz, La Sotonera, Barasona y Guiamets.

Por otro lado, se encuentran los embalses con presencia larvaria: Talarn, Rialb, San Lorenzo de Mongay, Lanuza, Búbal, La Tranquera y Cillaperlata. Además, la Confederación Hidrográfica del Ebro establece las masas en riesgo, aquellas que están localizadas en la zona de influencia de una masa afectada o porque en algún momento han mostrado indicios de presencia larvaria: Pantano del Ebro, La Peña, Ardisa, Canelles, Escales, Santa Ana, Terradets, Camarasa, Oliana, El Grado, Mediano, Leiva, Yesa y Santolea.

El resto de embalses están considerados sin riesgo inminente de colonización por la especie, no obstante, son seguidos muy de cerca por el riesgo que cualquier masa de agua tiene de verse afectada por la presencia de mejillón cebra si los navegantes y usuarios no cumplen con los protocolos establecidos.

Los trabajos han incluido muestreos superficiales en todos los embalses, y muestreos en profundidad en las masas de agua en riesgo, análisis físico químico de cada una de las masas de agua e identificación taxonómica de larvas de Dreissena polymorpha en las muestras tomadas mediante microscopía óptica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate