fotogalería

Galardonados, organizadores y patrocinadores de los Premios Alimentos de Cantabria / Luis Palomeque

Una fiesta para agradar el paladar

  • El sector alimentario reconoce el trabajo de seis profesionales del sector: Herederos de Tomás Ruiz-La Pasiega de Peña Pelada; Grupo Ibiolimusin; Siderit, Los Tiemblos, Delicatessen La Ermita y Grupo Deluz

La magia del seis, como en los toros, fue anoche el número redondo en la ceremonia de entrega de los Premios Alimentos de Cantabria. Y es que la fiesta del sector alimentario en la región, que ayer celebró su segunda edición en el recinto de La Lechera en Torrelavega, reconoció el trabajo de seis profesionales del sector: Herederos de Tomás Ruiz-La Pasiega de Peña Pelada; Grupo Ibiolimusin; Siderit, Los Tiemblos, Delicatessen La Ermita y Grupo Deluz.

Alrededor de medio millar de personas asistió a la ceremonia de entrega de estos premios fundados e impulsados por El Diario Montañés y su suplemento semanal Cantabria en la Mesa, y que cuentan con el apoyo de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno regional y su Oficina de Calidad Alimentaria; así como la colaboración del Ayuntamiento de Torrelavega, y el patrocinio de dos empresas vinculadas a Cantabria: BMSupermercados, del Grupo Uvesco, y Viesgo.

El objetivo de su creación, tal y como destacó el redactor jefe y coordinador del suplemento Cantabria en la Mesa de El Diario Montañés, José Luis Pérez, es respaldar al sector agroalimentario y dar visibilidad a la excelencia que muchas empresas y profesionales de Cantabria ofrecen cada día al consumidor. Pérez subrayó que el proyecto de Cantabria en la Mesa «lo hacemos todos», con el propósito de hacer llegar cada semana a los lectores «información fresca y atractiva» para «comer bien en esta región». Además, mencionó otras iniciativas surgidas en torno al suplemento gastronómico como la guía de restaurantes de Cantabria o las jornadas de agroalimentación que se desarrollan en la sede del rotativo.

El acto, presentado por el periodista de El Diario, Álvaro Machín, comenzó con un saludo del alcalde, José Manuel Cruz Viadero, que agradeció al rotativo cántabro la idea de «traer estos premios a Torrelavega», una ciudad en la que dijo que «hay muchos empresarios y emprendedores del sector alimentario con cuyo esfuerzo y sacrificio se está contribuyendo al desarrollo de esta industria, invirtiendo en tecnología e innovación». Pero la tarde-noche estaba reservada para los galardonados y el primero en subir al escenario de La Lechera fue Carlos Zamora, del Grupo Deluz, empresa en la que recayó el premio a la restauración y promoción de productos de Cantabria. Zamora, que recibió el galardón de manos de la directora General de Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, Marta López, resaltó la labor de los que a su juicio «son los verdaderos héroes del siglo XXI en este sector de la alimentación y que son los productores». A ellos les dedicó el premio por ser «los que hacen posible que llevemos cada día los mejores pescados, carnes o vinos de la región a otros lugares del país o del mundo».

Así, el impulsor de este grupo restaurador junto a su hermana Lucía Zamora, adelantó que el nuevo proyecto en el que se encuentran inmersos es la distribución de ternera ecológica por todo el país.

El encargado de entregar el segundo premio, el que distingue al mejor emprendedor, fue el presidente de El Diario Montañés, Luis Revenga, que junto al resto de asistentes a la ceremonia mostró su admiración por la apuesta del Grupo Ibiolimusin. Una familia que en Villanueva de la Peña, en el término municipal de Mazcuerras, produce carne de la más alta calidad genética. Sus artífices, Lucía Ortiz y Aarón, desmontaron el mito de que para «trabajar en el campo no hace falta estudios». De hecho, recordaron que su formación les ha servido para sacar adelante una explotación ganadera que apuesta por la tecnología y la innovación para obtener los mejores resultados. Y aprovechando el turno de palabra, Aarón reclamó «más facilidades para la financiación», ya que es clave «para poner en marcha estos negocios» y asimismo un apoyo «incondicional y constante» de las instituciones porque «lo necesitamos».

El premio a la industria agroalimentaria fue a parar a manos de Herederos de Tomás Ruiz, una empresa cuyo origen se encuentra en una pasiega de Peña Pelada que hacía quesos hace más de cien años. El director de Supermercados BM, Eulogio Sánchez, indicó que su grupo también nació en Cantabria, en concreto en Torrelavega, en una tienda de ultramarinos hasta convertirse en una compañía con 4.000 empleados. En nombre de la quesería de La Pasiega de Peña Pelada, César Ruiz, bisnieto de los fundadores, explicó que «para nosotros este trabajo es una forma de vida y este premio un reconocimiento y un homenaje a aquellos que hace cien años empezaron con esta aventura».

Llegado el ecuador de la gala, Fernando Mier, director de la Oficina de Calidad Alimentaria del Gobierno de Cantabria, hizo entrega del premio al mejor producto ecológico a María Jesús Fernández Ruiz y su hijo Pablo, de la quesería Los Tiemblos. Los productores de San Pedro del Romeral señalaron que el galardón «llega en un momento especial» cuando la empresa celebra ya su décimo aniversario. Para María Jesús se trata de «un reconocimiento que nos da mucha fuerza para seguir adelante y seguir apostando por la calidad», y como agregó Pablo, «en especial por la ganadería y la agricultura ecológicas para que sigamos disfrutando de una tierra verde que tan excelentes productos nos da».

Manuel Sánchez, en representación de uno de los patrocinadores de los Premios Alimentos de Cantabria, la compañía eléctrica Viesgo y sus 110 años de historia, entregó el premio a la trayectoria en el sector agroalimentario a la empresa Delicatessen La Ermita, representada en el acto por Amparo Salmón, que dedicó el galardón «a todos aquellos que hacen posible que nuestros productos lleguen a la mesa con una máxima, la calidad». Salmón puso de relieve «el esfuerzo, el compromiso y la honradez de todos los empleados del grupo», y subrayó que «nuestra constante es buscar como sorprender a nuestros clientes».

Y para cerrar el cuadro de honor de los seis galardonados en esta segunda edición de los Premios Alimentos de Cantabria subió al escenario la pareja formada por David Martínez y Rubén Leivas. Otros dos que ayer «jugaron en casa» porque Siderit, la empresa reconocida con el premio a la innovación e internacionalización, nació a 15 minutos de La Lechera, en el Centro de Promoción e Innovación Tecnológica (Cepit) de Torrelavega. Recogieron de manos del director general de El Diario Montañés, Ignacio Pérez, un premio «muy importante porque después de otros reconocimientos a nivel nacional e internacional, siempre gusta que te reconozcan el trabajo bien hecho en casa». Y para dar fe del merecimiento del galardón avanzaron que en materia de innovación, después de la ginebra, el vodka y el vermú, ya están trabajando en un whisky, y en cuando a internacionalización «Siderit ya está en Noruega».

Al acto, la segunda gran apuesta de El Diario tras la gala del Anuario, asistió una amplia representación del tejido industrial, empresarial y político de la región, mostrando su respaldo a un sector clave para el desarrollo económico de Cantabria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate