Tres personas mueren en un accidente de tráfico provocado por un kamikaze en la A-8

Javier Rosendo

La colisión frontal se produjo cerca de Caviedes, en sentido Asturias, cuando un vehículo que circulaba en sentido contrario chocó contra otro en el que viajaba una pareja

Teodoro San José
TEODORO SAN JOSÉSantander

Tres personas han muerto en el accidente de tráfico ocurrido esta noche, alrededor de las nueve, en la autovía A-8 cerca de la localidad de Caviedes (Valdáliga) al producirse un choque frontal entre un vehículo que rodaba en dirección a Asturias y otro que lo hacía en sentido contrario. Los fallecidos son D. D. A, de 26 años, de Camargo, y su acompañante, Ana Capellín, una mujer de 24 años, hija de un conocido zapatero de Los Corrales. Eran ambos ocupantes del vehículo que circulaba correctamente. Además ha muerto Rafael Quevedo Argumosa, de 48 años, y residente de Los Corrales de Buelna, conductor del coche que, al parecer, rodaba en sentido contrario por la autovía.

El grave percance tuvo lugar en el kilómetro 252 de la A-8, a mitad de camino aproximadamente entre el enlace de Cabezón de la Sal y el de Lamadrid, cerca del túnel de Caviedes, sin que se sepa desde qué punto el conductor kamikaze había accedido a la autovía. La Autovía en dirección a Asturias ha estado cortada entre las 9 de la noche y las once y media, durante ese tiempo el tráfico se desvió por la antigua nacional.

Tráfico iba a revisar las cámaras de la zona con el fin de conocer más detalles sobre el vehículo que entró en dirección prohibida y los kilómetros que pudo recorrer. Los dos coches implicados han sido un Citroen C4 y un Seat Toledo.

Los dos coches han quedado destrozados a consecuencia del impacto. Tanto que los bomberos del Servicios de Emergencias de Valdáliga han tenido que realizar una «excarcelación compleja» en ambos turismos para poder sacar a las víctimas, que habían quedado atrapadas entre los amasijos de la carrocería, según han explicado fuentes del Servicio de Emergencias del 112.

Hasta el lugar se desplazaron además de los bomberos del 112 -que tambien tuvieron que controlar el derrame de gasolina y aceite sobre la calzada- el SUAP de Cabezon de la Sal, y una unidad de Soporte Vital Básico de Torrelavega del 061, además de la Guardia Civil.

Otros accidentes similares

No es este el primer accidente con muertos que se produce en la región provocado por un conductor kamikaze o debido a una imprudencia o despiste en el acceso a la carretera. El 26 de agosto de 2016, un vehículo que entró en la A-67 desde el enlace de Boo de Piélagos circuló alrededor de diez kilómetros en dirección contraria hacia Torrelavega y provocó la muerte a la altura de Polanco de un joven de 34 años que se dirigía en su coche a trabajar. El conductor kamikaze conducía bajo los efectos del alcohol.

Javier Rosendo

Incidentes similares, aunque afortunadamente sin fallecidos, se han repetido en las autovías de la región: el más reciente, el pasado día 25 de diciembre, cuando un conductor de 74 años se incorporó en torno a las dos de la tarde por la salida del área de servicio de Gornazo y tomó rumbo a Santander por los carriles que van a Torrelavega durante unos pocos kilómetros hasta que provocó un accidente entre tres coches que se saldó sin heridos.

Más atrás en el tiempo, el 13 de febrero del pasado año, un hombre de 50 años, y que dio positivo en el control de alcoholemia, fue interceptado sobre las once de la noche a la altura de Santiurde de Reinosa después de circular unos 20 kilómetros en sentido Palencia, pero por los carriles que descienden hacia Torrelavega; afortunadamente durante su peligroso periplo no se produjeron accidentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos