«Las oposiciones se van a convertir en un ERE encubierto de interinos»

«Las oposiciones se van a convertir en un ERE encubierto de interinos»
MARIA

Más de 200 personas protestan en Santander contras las condiciones que regirán las oposiciones docentes

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

Más de 200 personas se concentraron ayer en Santander, ante la Delegación del Gobierno en Cantabria, en protesta por el sistema que regirá las oposiciones docentes desde este año que, según los sindicatos UGT, STEC y CCOO, convocantes de la protesta, «llevará a miles de interinos de Cantabria a una situación de desempleo o de precariedad laboral».

Los tres sindicatos critican que «los interinos, que han sostenido el sistema público docente durante años y en muchos casos en condiciones muy precarias, y más tras los recortes del Gobierno del PP desde el año 2011, se ven abocados ahora a unos procesos selectivos que se venden como procesos de estabilización laboral pero que no incluyen medidas que garanticen su futuro como trabajadores». Jesús Aguayo, representante de STEC, expresa de forma gráfica que «las oposiciones se van a convertir en un ERE encubierto de interinos».

Cantabria pondrá en juego este año 406 plazas de profesores de Secundaria y Formación Profesional, distribuidas entre 40 especialidades, lo que supone la mayor oferta de empleo público docente de la historia en virtud del Plan Nacional de Estabilidad del Empleo Público. El objetivo, reducir la tasa de interinidad al 19,7% en los cuerpos convocados, frente al alarmante 32,5% actual, que en el conjunto de la enseñanza pública cántabra supera el 35%. Pero las condiciones de las pruebas marcadas por los gobiernos central y autonómico están convirtiendo «una oportunidad en un problema», señala la secretaria de la Federación de Enseñanza de CC OO, Conchi Sánchez.

Los sindicatos STEC, UGT y CC OO consideran que llevarán "a miles de interinos de Cantabria a una situación de desempleo o de precariedad laboral"

Los tres sindicatos –ANPE fue la única organización sindical de la Junta de Personal Docente que no secundó la concentración– registraron un escrito en la Delegación de Gobierno destinado al Ministerio de Educación con tres reivindicaciones. La primera pide al Gobierno del PP que rectifique su decisión y establezca que las pruebas de las oposiciones no sean eliminatorias, una medida que ya se aplicó transitoriamente en los procesos selectivos habidos entre los años 2007 y 2011. Es decir, que los aspirantes puedan aprobar con la media de la dos partes de la oposición y que no sea necesario superar la primera para poder realizar la segunda. «Esto daba unas garantías de que todo el mundo pudiera demostrar todas sus capacidades. Se evaluaba todo y entonces no hubo problemas legales», explica Laura Guate, de UGT.

Las organizaciones sindicales rechazan igualmente el cambio de temario que se introducirá a partir de las oposiciones docentes de 2020, en medio del proceso de estabilización de las plantillas docentes, una modificación que consideran «extremadamente nociva».

El tercer punto refleja la oposición de los sindicatos a la introducción en la enseñanza de un modelo similar al MIR (Médico Interno Residente) en los médicos, tal y como ha planteado el ministro Íñigo Méndez de Vigo. Advierten de que este nuevo sistema sustituirá en los centros educativos a los interinos por «becarios explotados durante un período de dos años, sin garantía de acceso a la función pública docente y aumentando notablemente el coste de la formación de los aspirantes».

MARIA

UGT, STEC y CCOO reprobaron igualmente los cambios en la baremación propuestos por la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria que, en su opinión, «son claramente perjudiciales para los interinos y aspirantes que han actualizado sus conocimientos y las metodologías a través de la formación permanente». Los sindicatos demandan que se valore con dos puntos los cursos de formación impartidos por los centros de profesores, pero la Consejería considera que es «suficiente» con un punto, diferencia que está impidiendo cerrar un acuerdo.

Las explicaciones de Mañanes

El consejero de Educación, el socialista Francisco Fernández Mañanes, compartió buena parte de las críticas que expresaron los sindicatos contra las condiciones que regirán las oposiciones docentes, pero defendió los cambios en la baremación de la formación propuestos por su departamento. «En una convocatoria excepcional como la de este verano, dirigida a la estabilización de los numerosos interinos existentes, se podían haber mantenido el sistema transitorio que se ha aplicado en otros años», expresó.

Buscando dejar contentas a todas las partes, el titular de Educación manifestó que ve «lógico» que en las oposiciones se tenga en cuenta el «elevado» porcentaje de interinos que llevan «muchos años sin oposiciones», pero recuerda que hay «otros muchos opositores» sin trabajo que también tienen una formación que «debe ser valorada».

En lo relativo a la baremación, Mañanes insistió en que un punto es «suficiente» para valorar los cursos de formación y defendió que la Consejería ha abierto la puntuación por formación a algunas modalidades que «hasta ahora no se contemplaban», como por ejemplo, los máster, los cursos de expertos o idiomas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos