El susto que llegó del cielo

Modelo Airbus A400M Atlas como el que sobrevoló ayer la costa cántabra.
Modelo Airbus A400M Atlas como el que sobrevoló ayer la costa cántabra. / DM

Las maniobras a baja altura de un avión militar de transporte causan alarma entre los veraneantes de Laredo, Noja y Santoña

Gonzalo Sellers
GONZALO SELLERSSantander

Los británicos le apodan ‘Grizzly’ por su parecido con una de las especies de oso más grandes del planeta. Y hoy, los veraneantes de Noja, Laredo y Santoña han podido verle muy de cerca la panza al oso. Un A400M, el avión militar de transporte más moderno que existe, ha sobrevolado a muy pocos metros de altitud la costa cántabra antes de aterrizar de nuevo en la base de Zaragoza. «El ruido era atronador. Como cuando arrancas una moto potente a diez metros. Vino desde el mar y pasó bajísimo por el pueblo, a unos 100 metros de las casas», ha explicado a este periódico José, del restaurante Paseo del Mar de Laredo, uno de los muchos testigos que se han pegado hoy un buen susto cuando el aparato ha aparecido sobre sus cabezas en torno a la una del mediodía.

En un primer momento se pensó que este avión colaboraba con la extinción de un incendio en Meruelo, pero el 112 confirmó enseguida que no había medios estatales trabajando en la zona. La Delegación del Gobierno confirmó después que la aeronave se encontraba haciendo maniobras de entrenamiento. De hecho, no es la primera vez que sobrevuela Cantabria, ya lo hizo el pasado mes de julio, acompañando a la Patrulla Águila, recordaron desde la Asociación Amigos de Parayas.

Características

Medidas.
Su altura es equivalente a la de un edificio de cinco plantas. Su envergadura (de ala a ala) es de 42 metros.
Velocidad.
Puede alcanzar los 900 kilómetros por hora y una autonomía de 3.300 kilómetros con máxima carga.
Capacidad.
Puede transportar un helicóptero, dos tanques y hasta 120 paracaidistas.
Cantidad.
España sólo tiene uno de estos aviones, pero la previsión es que sean cuatro el año que viene.

El aeropuerto de Santander es uno de los preferidos por el Ejército para estos ejercicios, ya que fue el primero en contar con un equipo de aproximación RNAV, un método de navegación aérea que permite volar a destinos sin radioayudas. Desde el Ejército del Aire explicaron que, tras hacer dos aproximaciones sin aterrizar en el aeropuerto, se pidió permiso para salir por ‘ECO2’. Es decir, por encima de Noja. «En ningún momento se descendió por debajo de los 500 pies –152 metros–, cumpliendo estrictamente las reglas de vuelo», aseguraron desde este organismo.

Eso no evitó el susto de muchos veraneantes en Cantabria. Antonio, que trabaja en el camping Playa Joyel, en Noja, se encontraba en la entrada del recinto cuando vio llegar la aeronave. «Vino desde el mar y pasó muy bajo por encima de los edificios. Era como un hidroavión pero mucho más grande», explicó.

Las redes sociales se llenaron enseguida de mensajes de los bañistas preguntando por el aparato y si era normal que volara tan bajo. En dos vídeos se le ve maniobrar a cerca de doscientos metros de altura sobre la playa de La Salve, en Laredo, y la zona urbana de Colindres.

España sólo tiene uno de estos aparatos en activo –es un modelo muy nuevo, el primero se utilizó en 2013– y los pilotos del Ejército del Aire todavía se encuentra ganando horas de vuelo y experiencia. El coronel jefe de la Unidad, Andrés Gamboa, explicó el pasado mayo a la web especializada ‘Infodefensa’, que el aparato llevaba acumuladas 100 horas de vuelo. Se espera que el próximo año el Gobierno compre otros tres aviones más de este modelo.

Fotos

Vídeos