Los vecinos de Ramales eliminan los nombres franquistas de sus calles

La plaza de José Antonio Primo de Rivera, será una de las que cambie de denominación.
La plaza de José Antonio Primo de Rivera, será una de las que cambie de denominación. / Irene Bajo
  • Los ramaliegos han elegido los nombres de los viales que se modificarán para cumplir con la Ley de la Memoria Histórica

El Ayuntamiento de Ramales está a punto de finalizar el proceso de cambio de nombre de algunas de sus calles, dando cumplimiento a la Ley de la Memoria Histórica, con el objetivo de garantizar la desaparición de simbología franquista de las calles de Ramales. El proceso ha sido participativo en todas sus fases y los propios vecinos han podido tomar partido en este ‘bautismo’ de viales.

A través de una urna colocada en las oficinas municipales, los ramaliegos han podido votar sus nombres predilectos para estas calles, durante las dos últimas semanas de diciembre. En total se han emitido 79 votos entre el día 15 y el 30 de diciembre del pasado año, de los cuales uno ha resultado nulo.

En realidad ha habidos dos procesos participativos. En el primero se daba audiencia al vecindario para proponer nombres y en esta segunda votación se ha votado entre dos o tres propuestas resultantes de la primera consulta, los nombres definitivos. Este acuerdo final deberá, eso sí, pasar la aprobación del Pleno de la Corporación municipal.

Resultado

Tras el recuento de las 79 papeletas de la urna, los ramaliegos han decidido que la avenida del General Franco se llamará Miguel de Cervantes. La travesía con el mismo nombre, será la calle Dama Roja, en honor al hallazgo arqueológico de la cueva de El Mirón.

General Queipo de Llano será Gerardo Diego y la plaza Onésimo Redondo y calle General Mola pasarán a denominarse El Ferial. Por último, la calle Luis Alonso Otero, se llamará ahora calle Concha Espina.

Aún así, la decisión final estaría pendiente de aprobación por el Pleno municipal, si bien, el equipo de gobierno –aunque no tiene la mayoría absoluta– se comprometió por su parte a acatar la decisión popular.

Este proceso se inició el pasado verano, con la creación de una comisión formada por los cuatro grupos del Pleno Municipal. Tras varias reuniones se llegó al acuerdo de modificar el nombre de ocho calles que son la Avenida y Travesía General Franco, la Plaza José Antonio Primo de Rivera, Plaza Onésimo Redondo y las calles Luis Alonso Otero, General Mola, General Sanjurjo y General Queipo de Llano.

La comisión acordó también, eliminar la placa del grupo de viviendas Queipo de Llano y también se deliberó acerca del monumento a los caídos. A este respecto el acuerdo consiste en solicitar al Obispado la modificación del mismo con cargo al Ayuntamiento y la propuesta que salió adelante con los votos de PSOE, PRC y Asón en Común Ramales (ACR).

Por otro lado también se acordó con los mismos votos favorables la retirada del cartel del ‘Grupo Escolar Rosario Pereda’.

En cuanto a la reunión, la mayor controversia llegó cuando se debatió acerca de los nombres de vecinos de Ramales que por alguna circunstancia tuvieron relación con el franquismo, pero no participaron en el golpe de estado. Finalmente estas calles no serán modificadas con el único voto en contra de ACR.

Asimismo, la comisión decidió dar participación a la ciudadanía para que propusieran nombres para estas calles, de manera que los vecinos han ido registrando en el Ayuntamiento algunas propuestas. La comisión aprobó los nombres de algunos viales, pero todavía quedaban algunos por denominar, por lo que el Consistorio realizó esta opinión popular vinculante a finales del mes de diciembre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate