«Nos quedan muchos años por delante antes de la cuenta atrás»

«Nos quedan muchos años por delante antes de la cuenta atrás»

Europe son el plato fuerte de la segunda jornada del Movember Food & Rock festival de Santander

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Probablemente no sepan dónde queda la localidad sueca de Upplands Väsby, pero todos habrán cantado el estribillo de su producto más internacional: Europe. La banda de heavy rock internacional nunca podrá separarse de The Final Countdown, uno de los temas que,sin duda, tocarán este sábado en el Movember Food and Rock Festival (23.30 horas) en Santander.

Solo con el tercer disco que incluía su gran hit, vendieron más de 30 millones de álbumes, subieron a los altares del Billboard y arrastraron a miles de fans tras su estela. Pero llegaron los 90, la caída y la retirada, de la que regresaron en el año 2003, con un estilo más melódico sin olvidar sus orígenes. Hablamos con Ian Haughland, antes del concierto de esta noche.

- ‘Walk the Earth’ es su álbum más reciente y en su web lo definen como un set que sitúa a la banda como uno de las muestras del rock contemporáneo más excitante de los últimos tiempos. ¿Qué significa esto?

- Sí, es cierto que lo pensamos. Para mí este álbum significa muchísimo. Es un paso adelante en nuestro desarrollo, y es un disco en el que se ven muy claras nuestras influencias, desde Deep Purple hasta todas esas bandas de rock de los 70. Es como un homenaje a todos los grupos que nos han inspirado y creo que supone un gran paso adelante en nuestra consolidación.

- ¿La música heavy está viva hoy por hoy?

- Sí, por supuesto. Pero hay bastantes diferencias respecto a generaciones anteriores. En los 80 por ejemplo los grupos de hard rock entraban directamente en las listas de venta y el éxito estaba asociado a la venta de discos. Ahora, el éxito está directamente asociado al directo, los conciertos se han disparado, y la diferencia entre bandas está en que tienes que ser capaz de ofrecer un buen show, saber entretener y meterte a la gente en el bolsillo. Antes todo se podía arreglar en el estudio, pero ahora es todo mucho más fresco, y tienes que demostrar la realidad en el escenario. Normalmente, sólo las bandas que tienen un gran directo sobreviven.

- ¿Sienten que la música rock es como una guerra de reyes, como se titulaba su largo disco anterior? (‘War of Kings’).

- No, no lo siento así. Quizás en generaciones anteriores sí que había más competencia entre grupos. Europe por ejemplo competía con Bon Jovi, hacían power ballads, miraban quién tenía el mejor pelo…(ríe). Ahora pienso que los músicos son más colegas, se ayudan unos a otros. En el mundo del directo y de la música hoy en día pienso que es más importante ayudar al otro que competir con él.

- Tres décadas y docenas de millones de discos vendidos. ¿No se ha sentido cansado durante este tiempo?

- Yo siempre he vivido para la música. Es mi pasión y es lo que voy a seguir haciendo siempre. Pero es verdad que quizás a finales de los 80, cuando triunfaba el grunge con bandas como Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, etc, Europe estaba peleando para mantener su hueco, era el momento en el que estábamos grabando ‘Prisoners for Paradise’, y no era nada fácil. Puede que ese fuera el único momento en el que me sentí cansado. Pero por otra parte poder viajar, tocar en directo, conocer a los fans y compartir tiempo con ellos…esto ha sido siempre mi motor, y es más terapéutico que cualquier otra cosa.

- Tras todos estos años, convertidos en leyendas del género rock, con qué perfil se sienten más identificados?

- Me siento mejor como músico, sin ninguna duda. En realidad, tardé bastante tiempo en descubrir quién era yo realmente y qué posición tenía en el mundo de la música. Recuerdo un viaje, sentado en un avión, en el que me preguntaba todo esto, y si realmente era un buen músico… Era muy frustrante. Todo cambió cuando empecé a aceptarme como soy y a ver cuáles eran mis limitaciones. Hoy sé perfectamente lo que puedo hacer y lo que no, e intento dar lo mejor de mí en todos los conciertos.

- ¿Sienten nostalgia de los 70 y los 80 frente al ritmo actual?

- En cierta medida sí. Prefiero la música que se hizo en los 70, porque de alguna manera fue precursora de todo lo que pasa hoy en día en el mundo de la música. Hay muchas bandas buenas ahora, pero en cierta manera me da la impresión de que imitan a las bandas que nacieron en los 70.Tengo todo el respeto por las bandas de rock de hoy en día, pero personalmente, prefiero escuchar a Led Zeppelin que a una banda nueva que me suena en cierta forma a Led Zeppelin.

- ¿Encuentra en esas bandas su inspiración?

Me gusta mucho escuchar a bandas como Deep Purple, Led Zeppeling, Black Sabbath… Encuentro mucha inspiración en las bandas de aquella época. También escucho cosas nuevas…

- ¿Por ejemplo?

- Muchos. Sobre todo escucho bandas de hard rock y de pop rock. Ahora mismo estoy escuchando mucho a Steven Wilson. Y también a una banda americana que se llama Rival Sons, me recuerdan un poco a Zeppelin, pero son buenísimos.

-Entre el público nórdico y el del sur de Europa, ¿su música se entiende de forma distinta?

- Sí… en los países nórdicos tenemos una influencia muy melódica, es una herencia del folk sueco, del que también bebe Europe. Pero lo básico, lo que une a esas dos formas de expresión, es que ambas tienen las raíces muy orientadas hacia el blues de Estados Unidos. En realidad pienso que hay más elementos en común en el rock que diferencias. Esto lo puedo aplicar también a las personas, creo que tenemos más cosas en común que cosas que nos separan

- ¿Dónde ubican a los fans españoles entre sus seguidores?

- España siempre fue un gran país para nosotros. Creo que fue uno de los primeros países que acogió abiertamente a Europe, junto con Italia y Holanda. El público español siempre ha sido un público alegre, expresivo, con muchas ganas de pasarlo bien en el concierto. Y esto siempre es muy agradable.

- ¿Alguna banda que le haya gustado en particular?

- No, hay varias bandas que nos han teloneado en los últimos años, y algunas me han gustado mucho, pero realmente, no sigo ninguna banda española en este momento

- Hace un año de la muerte de Leonard Cohen y apenas unos días de la de Fats Domino, a los que se suman, Bowie, Prince o Tom Petty. ¿Nos estamos quedando sin referentes?

- Encontraremos nuevas referencias, sin lugar a dudas. Cuando Cohen o Bowie se hicieron famosos no había internet. Hoy en día, la música se expande de manera globlal, y eso crea una especie de comunidad en torno a ciertos artistas. Por supuesto el mundo global de internet dará oportunidad a muchos más grupos y creará más competencia, pero como he comentado anteriormente, tendrán éxito sólo aquellos que hagan buenas canciones, tienen un buen directo, y sepan entretener y agradar a la gente.

- ¿Podría elegir una de sus canciones y uno de los conciertos que mejor recuerde?

-Hmmm, esa es una pregunta difícil. Evidentemente nuestro mayor hit es 'The Final Countdown', no solo por la canción, sino por el éxtasis que supone en el público cuando la tocamos. En cuanto a los conciertos, hay muchísimos momentos, partes de conciertos… Ahora mismo me viene a la cabeza un concierto en un casino de Estados Unidos… Cuando tocamos 'The Final Countdown' fue una especie de éxtasis, la gente se puso de rodillas… Luego supimos que la letra de la canción significaba mucho para el público que asistía esa noche…

- ¿Cuando será la cuenta atrás final para esta banda?

- Aún nos queda mucho camino por recorrer. Hay muchas bandas importantes que se están retirando: Black Sabbath, Deep Purple… Nosotros tenemos aún mucho que decir, y espero que nos queden muchos años por delante antes de la cuenta atrás.

Fotos

Vídeos