Un cartel sexista para un partido de Regional

Un cartel sexista para un partido de Regional

Una peña del Atlético Mineros utiliza publicidad con la imagen de una mujer en bikini para anunciar un encuentro de su club

LEILA BENSGHAIYARSANTANDER.

La imagen de una mujer en bikini mostrando su cuerpo como reclamo. Así era el cartel que anunciaba el partido de Primera Regional entre el Atlético Mineros y el Deva, celebrado el pasado sábado en el Pepín Cadelo, que se saldó con un 5-2 a favor de los locales. El afiche muestra a una mujer luciendo un escueto bikini, de espaldas, apoyada sobre un futbolín en actitud sugerente, mientras sujeta, con un gesto que evoca un masaje, dos balones en miniatura de fútbol en la mano, una imagen en la que se puede apreciar el logotipo del club reposando sobre el trasero de la chica.

El cartel ha sido difundido en las redes sociales de la peña Mineros del Reo, que es a su vez responsable de la obra gráfica. Su publicación en redes sociales ha propiciado que algunos sectores de la afición se dirigiesen al presidente de la Federación Cántabra de Fútbol, José Ángel Peláez, para trasmitirle su malestar y pedirle que tomara medidas al respecto. «Se me acercaron varias chicas mientras estaba viendo un partido y me pusieron al tanto del cartel y su presencia en redes sociales. Estaban muy molestas y me pidieron que hiciera algo al respecto», detalla Peláez. Tras ver con sus propios ojos el material publicitario en cuestión se sintió: «en la obligación moral y legal de que estas cosas no pasen. Al menos mientras yo sea presidente de la Federación». Y tanto es su malestar que el máximo representante de la cántabra va presentar hoy mismo sendas demandas; una ante la Dirección General de la Mujer y otra al Comité de Competición.

«Me ha dado muchísimo asco este cartel»

«Es una vergüenza. Una publicación asquerosa». Con estas palabras define José Ángel Peláez el cartel. «Bajo mi punto de vista es inaceptable y denigra totalmente a la mujer», continúa. El presidente de la cántabra reconoce que es la primera vez que se ve ante una situación de este calibre: «Nunca he tenido que hacer frente a una cosa así de sexista». «No me lo podía creer cuando lo ví», continúa. Es una situación que Peláez no acaba de asimilar: «No lo entiendo, porque los carteles que se suelen hacer son muy buenos», comenta sorprendido. «Pero esto no se puede tolerar, ¡tiene el escudo en la zona noble!», exclama.

El contenido de las denuncias constará de un escrito de acusación junto con las capturas de las publicaciones en redes sociales. Desde la Federación creen que este tipo de anuncios vulneran los derechos de la mujer, en concreto al «usarse una imagen vejatoria de una chica con una postura de índole sexual, incitando a otra cosa, que no es precisamente ver un partido de fútbol». La jurisprudencia a la que apelará Peláez, no es otra que la contemplada en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, concretamente en su artículo 10, relativo a la publicidad ilícita: «De acuerdo con lo establecido en la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, se considerará ilícita la publicidad que utilice la imagen de la mujer con carácter vejatorio o discriminatorio.»

Otra de las motivaciones que esgrimen desde la Federación para emprender acciones legales es la imagen que esto proyecta sobre el fútbol y los menores de edad: «esto está al alcance de los niños, que verán normal vejar a la mujer y tratarla mal», explica su presidente.

El mismo Péalez también ha publicitado el cartel junto con un escrito mostrando su disconformidad e intención de demandar «como medida disuasoria para ver si se coartaban y lo retiraban, pero aún sigue a la vista de todo el mundo».

Desde los canales oficiales del Atlético Mineros no se ha difundido este cartel. El Diario Montañés intentó ayer sin éxito contactar con el presidente del club, Pablo Hidalgo y con su secretario, Kevín Saínz. En consecuencia, tampoco pudo ponerse en contacto con la peña autora del cartel.

La otra parte afectada, el otro equipo que aparece en el cartel, el Atlético Deva, no está conforme con la inclusión de su nombre en este tipo de publicidad: «Nos sentimos mal. No tiene ni pies ni cabeza. A mí, personalmente, me parece una payasada», arguye Aquilino Ruiz Bedoya, delegado de campo del club. «No nos ha sentado nada bien que pongan nuestro nombre en un cartel así», concluye molesto. Y va aún más allá: «yo estoy a favor de que si averigua quién lo ha hecho le pongan una denuncia, porque no se puede mezclar el fútbol con esto».

No es la primera vez que este tipo de conflictos surgen en campañas publicitarias que terminan por ser retiradas a raíz de las quejas que suscitan. En concreto muchas de ellas tienen que ve con la cosificación de la mujer y su tratamiento como reclamo sexual recurriendo a los atributos femeninos de sus protagonistas. La campaña lanzada por Cantabria Infinita este verano para publicitar las playas de la región, levantó revuelo al utilizar la imagen de una conocida bloguera en bikini y acabó con una excusa pública de sus organizadores y la promesa de retirar la publicidad.

Algo similar ocurrio con un cartel que anunciaba la 44 edición del Torneo Internacional de voley playa Villa de Laredo, que mostraba a una de las jugadoras participantes en el campeonato de espaldas, con un uniforme de juego más escueto de lo que se acostumbra en esta disciplina deportiva. Las críticas no tardaron en llegar y en esa ocasión se optó por realizar otro cartel que mostraba a la misma jugadora, posando, esta vez de frente, para la cámara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos