El canterano Alberto Gómez, durante el partido contra el Boiro.
El canterano Alberto Gómez, durante el partido contra el Boiro. / Andrés Fernández

fútbol | racing

"Da igual el sistema, lo importante para mí es jugar"

  • Alberto Gómez cree que "aunque venga gente de fuera, si lo haces bien te puedes ganar un hueco", afirma el canterano, que debutó como titular en el partido contra el Boiro

Alberto Gómez (Santa María de Cayón, 1996) llegó al Racing a los doce años y ocho después ha debutado como titular con el primer equipo en un partido, el del sábado ante el Boiro, que terminó con la crisis de resultados verdiblanca. Han tenido que pasar catorce jornadas de Liga y que el conjunto cántabro viviera su primer bache para que el chaval se ganara un puesto en el once de Ángel Viadero. Su estreno fue más que aceptable. Se ofreció a sus compañeros, supo mover el balón... Una tarjeta amarilla y los problemas de los visitantes para hacerse con el partido le fueron restando protagonismo, pero nadie nace aprendido. Si algo le puede echar en cara el míster, no es que le faltara intención. Ahora, sólo depende del entrenador -también algo del sistema de juego que elija- que el centrocampista cayonés empiece o no a llevar el peto de los titulares en los entrenamientos semanales de La Albericia.

Por fin el debut tan esperado esta temporada. ¿Qué sensaciones le deja el primer partido como titular?

Muy buenas. La gente me ha dado mucha confianza; tanto el cuerpo técnico como los compañeros. Jugar en el equipo de la tierra ya es un sueño, y además ganar el día de tu primer partido es para estar contento.

Le tocó lidiar con un campo pesado y un equipo curtido para la categoría.

Los compañeros me dijeron que fuera yo mismo, que estuviera tranquilo y que podía hacerlo bien. La verdad es que con su ayuda hacer un partido bueno no tiene ningún mérito. Al lado de esta gente todo es más fácil.

¿El nuevo sistema que ha introducido Ángel Viadero, con tres pivotes, también le ha ayudado a encontrar su sitio en esta plantilla?

Sí, la verdad es que se me abren más puertas. Así jugamos el año pasado y yo me sentía muy cómodo, pero al final da igual el sistema, aunque este me dé más opciones. Lo importante es jugar.

Esa tarjeta amarilla del primer tiempo fue el borrón de un gran estreno.

Tuve un fallo; yo había dado al balón, fui tonto y entré al trapo. Son cosas de las que hay que tomar nota y aprender para ocasiones futuras.

Este año sí que están surgiendo canteranos...

Sí, este año sí que estamos teniendo oportunidades. Ha debutado mucha gente que además ha cogido minutos, así que estamos todos contentos con la situación.

¿Es una apuesta o una necesidad por las circunstancias?

No, creo que de verdad es una apuesta, que se confía en la cantera.

Ahora ya perece claro, pero hubo un momento en el que subir del filial parecía más complicado. ¿Siempre se vio con opciones de dar el paso?

Cuando estás en las secciones inferiores del Racing siempre tienes la esperanza de que te llamen. A todos nos pasa. Yo creo que todo canterano piensa que un día va a tener su oportunidad. Es más, a los 17 años subí una vez solamente a entrenar con el primer equipo y pensé: 'Están pendientes'. Puede venir gente de fuera, pero si te dan una oportunidad y lo haces bien los entrenadores son justos y puedes hacerte un sitio. Con esa idea continúo.