Los trabajadores de la Cámara de Comercio logran en cinco días mil firmas de apoyo a su futuro

Una de las dependencias de la Cámara de Comercio en la sede de la Plaza Porticada.
Una de las dependencias de la Cámara de Comercio en la sede de la Plaza Porticada. / Javier Cotera
  • Las cartas enviadas a todos los consejeros del Gobierno de Cantabria solicitando apoyo no han tenido respuesta

Los 22 trabajadores de la Cámara de Comercio de Cantabria no han cobrado un euro desde el pasado 15 de julio y temen que, de no mediar una inmediata solución, el despido sea el próximo anuncio que recibirán por parte de la entidad, ahogada por la falta de ingresos y a la espera de que la posible venta de la sede central logre los fondos necesarios. Mientras tanto, se han movilizado solicitando ayuda y apoyo en varios foros. En unos lugares han sido escuchados y en otros el silencio ha sido la respuesta. Una petición lanzada en Change Org el pasado miércoles día 26 ya ha pasado de las mil firmas de apoyo y las cartas enviadas a todos los consejeros del Gobierno regional no han obtenido contestación.

La petición en las redes sociales recuerda que este año la Cámara ha cumplido su 130 aniversario y que su agónica situación actual responde a que «la actual Ley de Cámaras no resuelve la financiación de las mismas, dejando un modelo absurdo público-privado sin financiación pública clara pero con funciones públicas y privadas en determinados campos».

Los trabajadores destacan que sus funciones suponen una verdadera ayuda al entramado socioeconómico de Cantabria entre las que citan que «anualmente se ayuda y apoya a cerca de 1.000 emprendedores a montar su negocio y que, de ellos, más de 300 finalmente crean su empresa». En su apoyo a la internacionalización de las empresas, otro de sus cometidos, los trabajadores destacan que realizan anualmente «cerca de 2.000 certificados de origen y 900 visados que ayudan a la exportación de productos y servicios de las empresas a nivel internacional».

Su movilización en estos días, con el apoyo de sus compañeros de la Cámara de Comercio de Torrelavega, cuyos sueldos llevan ya años reducidos por efecto de la crisis, ha llegado también a las mesas de los consejeros del Gobierno de Cantabria a los que se pide ayuda para que «la región, sus empresas, emprendedores y sociedad en general, no pierda los beneficios de contar con una Cámara de Comercio fuerte y con futuro».

La carta enviada no ha recibido respuesta. En la misiva, firmada por 21 trabajadores y a la que ha tenido acceso El Diario Montañés, los empleados solicitan a cada consejero «que apoye en Consejo de Gobierno la propuesta que desde la Cámara de Comercio se ha hecho llegar a los responsables de las Consejerías de Industria, Economía, así como a la vicepresidenta del Gobierno, en línea con la aprobación de un posible préstamo/aval mediante línea ICAF que pueda facilitar el abono de nuestras nóminas, la justificación de los programas que actualmente tiene la Cámara de Comercio asignados para el presente año y la continuidad de esta centenaria institución».

Los trabajadores, al igual que ya recordaron al director general de Comercio, reiteran que «el Gobierno de Cantabria es el órgano tutelante de la Cámara de Comercio, por lo que rogamos que haga todos los esfuerzos necesarios para buscar una solución a esta situación de crisis económica, protegiendo nuestros empleos y poniendo en marcha las medidas más favorables a la plantilla, para poder así seguir ofreciendo los servicios necesarios que esta institución presta tanto a las empresas como a la sociedad de Cantabria.