Cuatro grupos visitarán Robert Bosch, interesados en su posible compra

Factoría de Robert Bosch en Treto.
Factoría de Robert Bosch en Treto. / Daniel Pedriza
  • Las compañías acudirán el miércoles y el jueves a la planta de Treto, donde serán informadas de las características de las instalaciones y recorrerán los distintos talleres

El proceso de venta de las 13 fábricas de la división de alternadores de Robert Bosch en Europa tendrá uno de sus principales hitos el miércoles y el jueves cuando cuatro grupos interesados inspeccionarán, por separado, las instalaciones de Treto.

La dirección de Robert Bosch informó ayer a los trabajadores de la visita en una nota pública en la que añadió que los «grupos potencialmente interesados» efectuarían un recorrido por los talleres. También mantendrán una reunión informativa con la dirección de la fábrica.

La empresa adelantó que no se informará sobre la identidad de los interesados en la operación «respetando la confidencialidad del proceso». Al parecer, estos grupos son el resultado de una primera selección que Robert Bosch ha realizado entre las compañías inicialmente interesadas en la operación y no se descarta que en las próximas semanas nuevas empresas recorran las instalaciones.

La división de alternadores y motores de arranque (SG, Starters and Generators), con 13 fábricas y 6.500 trabajadores, está a la venta desde junio de 2015. En Treto, Robert Bosch tiene una plantilla de unas 720 personas a la que se suman otro centenar más de eventuales y un notable grupo de empresas subcontratadas de la comarca. Es la segunda empresa industrial de Cantabria y una de las más reconocidas del sector y del grupo SG por su innovación y capacidad de producción. A la vez, es uno de los principales principales motores económicos de la comarca y su venta ha generado una notable inquietud en los municipios cercanos.

Comprador o socio

Según la información oficial que en su día ofreció Robert Bosch desde la sede central del grupo en Sttugart, la dirección mundial del grupo busca «un comprador o bien un socio que se haga, en un primer momento, con el 50 % del capital». Será la identidad, la trayectoria y la oferta de los interesados lo que determine la operación final.

Durante el último año el grupo ha realizado las labores previas a la venta consistentes en segregar jurídicamente las 13 fábricas y, en algunos casos, hacerlo también físicamente separando los talleres de otras divisiones de Robert Bosch. En el caso de Treto esta segunda cuestión no ha sido necesaria al estar íntegramente la fábrica dentro de la división SG.

Robert Bosch es una fundación regentada por los familiares del creador del grupo, Robert Bosch. No cotiza en Bolsa, acostumbra a reinvertir la mayor parte de su beneficio y es un gigante mundial con 375.000 empleados que en 2016 facturó 70.000 millones de euros y tuvo un beneficio de 4.500 millones. La división del Automóvil, en la que está la fábrica de Treto y el grupo SG, aumentó las ventas un 12% hasta los 41.700 millones de euros.

Sin embargo, Robert Bosch considera que el segmento de producto en el que se mueve la fábrica de Treto y las otras doce de la división SG es un entorno ‘maduro’ y alejado de las nuevas tecnologías, el mundo conectado y el denominado ‘internet de las cosas’ que está cambiando el negocio del grupo, tal y como reconoció recientemente Volkmar Denner, presidente del Consejo de Robert Bosch.

El grupo busca con esta venta liberar recursos para invertir en estos nuevos negocios en los que ya es la única empresa del mundo que está activa en los tres niveles del Internet de las cosas: ofrece tecnologías clave, como sensores y software, que hacen posible la conectividad, y, al mismo tiempo, desarrolla nuevos servicios sobre esta base y vende los sistemas.

En estos ámbitos se han producido sus últimas operaciones: la compra del 50% de BSH en poder de Siemens y la de ZF Lenkysteme. En la primera refuerzan su presencia en el campo de los electrodomésticos y el ‘smart home’, «un mercado en crecimiento en todo el mundo», en palabras de Denner, y con la segunda mejoran su posición en los productos de dirección y frenado. Nada que ver con motores de arranque y alternadores, históricamente uno de los primeros productos de Bosch y un segmento que se considera en este momento en un segundo plano industrial,. aunquee muy rentable, frente a otros productos emergentes.