Se ocultan en el río tras robar en un bar de Unquera y salir huyendo en coche

Pasamontañas, guantes y herramientas incautadas en el interior del vehículo.
Pasamontañas, guantes y herramientas incautadas en el interior del vehículo. / DM
  • La Guardia Civil detiene a dos vecinos de Los Corrales de Buelna por llevarse la recaudación de la máquina tragaperras, huir en su vehículo de manera temeraria y acabar escondidos en el agua

La historia tiene todo lo que necesita un guión para convertirse en esas películas de acción que tanto triunfan en Hollywood. Robo en un bar rompiendo los cristales de la ventana. Huida en coche a toda velocidad llevándose por delante todo lo que les molestaba. Y detención policial en pleno río. Pero de ficción nada.

Los hechos ocurrieron el 8 de octubre cuando dos hombres, de 21 y 28 años, robaron la recaudación de la máquina tragaperras de un bar de Unquera tras entrar en el local rompiendo el cristal de la puerta. Nadie les vio pero los destrozos fueron la señal de alarma que permitió dar aviso de lo ocurrido a la Guardia Civil.

Con los únicos indicios de que se trataba de dos hombres que se desplazaban en un coche, los agentes activaron un operativo de búsqueda por la zona que dio sus frutos cuando se detectó a un vehículo similar con dos ocupantes dentro en el polígono de Barros, en Los Corrales de Buelna.

Los hombres se dieron cuenta de la presencial policial y ahí comenzó la acción de la historia. El coche emprendió la huida de manera temeraria en dirección hacia San Felices de Buelna y las patrullas de la Guardia Civil les siguieron por la carretera.

La persecución tuvo de todo. Hasta una valla de seguridad de una empresa totalmente destrozada. La carrera siguió luego a pie cuando los dos hombres se bajaron del vehículo para intentar despistar. Al final decidieron esconderse en el río pero el plan falló en el último instante. Los agentes les pillaron.

En su coche llevaban pasamontañas, guantes y herramientas. Primer indicio de que podría ser la pareja que buscaba la Guardia Civil pero no la definitiva para acusarles del robo en el bar de Unquera. Ese día les pusieron las esposas por conducción temeraria, resistencia y desobediencia. Un delito más para el brillante expediente de estos dos hombres, vecinos de Los Corrales de Buelna y responsables de otras 15 detenciones, la mayoría por hechos delictivos contra el patrimonio.

Pero la Guardia Civil no se iba quedar satisfecha con eso. Sus pistas apuntaban a más robos cometidos por esta pareja. Tras varias días de indagaciones, lograron relacionarles con el robo del bar de Unquera. Las esposas volvieron a atar sus manos.

La investigación continúa abierta porque la Benemérita sigue analizando otros hechos delictivos cometidos en establecimientos de Cantabria con el mismo modus operandi y en el que siempre existe fuerza en máquinas recreativas. Y los ladrones que se esconden en el río vuelven a tener muchas papeletas para recibir la visita de los agentes de verde.