Los Valles Pasiegos buscan la excelencia

Los Valles Pasiegos buscan la excelencia
J.L.Ramos

La Asociación de Desarrollo Rural estudia presentar su candidatura para ser Reserva de la Biosfera

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

La Asociación de Desarrollo Rural de Valles Pasiegos está valorando la posibilidad de presentar su candidatura para obtener el distintivo territorial de Reserva de la Biosfera, que concede la Unesco a aquellos territorios que cumplen los requisitos exigidos para la excelencia natural del territorio y su desarrollo con criterios de sostenibilidad. La intención de presentarse a la convocatoria está en fase inicial de estudio, según confirmó a éste periódico el presidente del colectivo, Ángel Sainz. En todo caso, los técnicos de la Asociación ya anunciaron en una reciente asamblea la celebración de una jornada informativa en la que se explicarán los pros y los contras de la iniciativa, contando con la presencia de representantes de otros territorios que ya han conseguido el distintivo.

Desde Valles Pasiegos se insistía esta semana en que la presentación de la candidatura, de momento, es sólo un proyecto en fase «muy inicial», que está únicamente «en estudio». No obstante, ya se están dando los pasos previos para convocar unas jornadas técnicas e informativas y, aunque no se ha precisado la fecha, podría producirse a mediados del mes de diciembre.

A la par, el presidente del colectivo también informó de una reunión previa con la Consejería de Medio Rural, a través de la dirección general de Medio Natural, para ver las posibilidades del territorio para optar a la distinción, que no sólo supondrá su protección, sino el acceso a interesantes oportunidades de promoción turística. «Pero hasta que no sepamos lo que opina Medio Natural, no tenemos aún nada», avanzó prudentemente Sainz, respecto al proceso iniciado.

En todo caso, la reunión que se está planteando para diciembre será informativa. Se trata de un 'cara a cara' con la treintena de socios públicos y privados de Valles Pasiegos, para recabar su opinión con la presencia de expertos en este tipo de reconocimientos.

Los primeros

La maquinaria apenas ha empezado a andar, pero si Valles Pasiegos se presenta a obtener el distintivo y la Unesco lo concede, sería el primer territorio cántabro en obtenerlo en solitario, ya que Picos de Europa también lo es, pero es una cordillera enclavada en tres comunidades autónomas distintas. En la actualidad, España es el país con más reservas de la biosfera reconocidas, se acerca al medio centenar de ellas, por detrás va Estados Unidos. Sólo en la vecina comunidad de Asturias ya hay seis zonas con este distintivo, algunas de ellas con valores muy similares a los Valles Pasiegos.

Un territorio verde con una etnografía singular y única

Las armas de los Valles Pasiegos para optar a ser Reserva de la Biosfera son muchas y variadas a lo largo y ancho de su territorio. En la actualidad, son 13 los municipios que delimitan la comarca con importantes recursos turísticos y naturales a conservar. Desde los ambiciosas iniciativas que han pasado de largo, como el fallido teleférico o la proyectada vía verde, pasando por la belleza orográfica de las cuencas pasiegas, incluida la costumbre ancestral de la trashumancia –la conocida ‘muda’– que aún se practica en Miera, San Roque de Riomiera o Vega de Pas, hasta el túnel de la Engaña. Las cabañas pasiegas son también ejemplo de un patrimonio material de la singular etnografía que distingue a estos valles. Hoy en día, muchas de ellas se han reconvertido en casas rurales gracias al desarrollo del decreto, que permitió su uso turístico. Todo esto sumado al interés geológico del territorio, con cavidades prehistóricas Patrimonio de la Humanidad, como en el caso de las cuevas de El Castillo en Puente Viesgo, dan sobrados motivos para iniciar un camino hacia la excelencia turística.

Las reservas, según define la Red Española de Reservas de la Biosfera (RERB), son territorios «cuyo objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza», explican.

A nivel práctico, el reconocimiento es un distintivo visible a nivel internacional, un sello de calidad ambiental y conservacionista de los usos, costumbres y la biodiversidad del territorio. Un escaparate que abre un canal al mundo como foco de atracción de visitantes.

Para llegar a obtener éste reconocimiento, la normativa marca que se han de establecer «zonas ecológicamente representativas o de valor único, en las cuales, la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son esenciales», resumen.

Las reservas son también lugares de experimentación y de estudio del desarrollo sostenible, y han de cumplir varias funciones básicas, entre ellas el respeto de la biodiversidad y de los ecosistemas que contienen, el desarrollo de las poblaciones locales, y una función logística de apoyo a la investigación, a la formación y a la comunicación.

En todo caso, si Valles Pasiegos decide impulsar finalmente la candidatura tendrá que realizar multitud de acciones, que pasarán sus filtros nacionales e internacionales. Un viaje de ida y vuelta en el que pueden pasar años de trabajo, con el diseño de planes de acción implicando activamente en el proceso conservacionista a la ciudadanía.

Por otro lado, desde la Asociación se trabaja, en la actualidad, en otras propuestas de promoción del territorio como la potenciación de la antigua carretera nacional 623 Santander-Burgos como corredor turístico. Para ello, se han mantenido ya encuentros con la Diputación de Burgos, la Dirección General de Tráfico, el Gobierno Regional, el Puerto y Brittany Ferries para potenciar este paso, tal y como se está haciendo en otras comunidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos