fotogalería

La plaza de las Estaciones se encuentra llena de tubos, máquinas y material de obra. / Roberto Ruiz

Las obras en la plaza de las Estaciones dejarán un espacio peatonal de 2.000 metros cuadrados

  • En medio de la calzada se construirá una rotonda elíptica para reordenar el tráfico y la zona para los paseantes tendrá espacio ajardinado y bancos

Cuando acabe la reforma de la plaza de las Estaciones, iniciada hace cinco meses, será una plaza de verdad y no como ahora, un compendio de aparcamientos, pasos de peatones, entradas y salidas de coches, dos bancos y un monumento a base de bloques de granito que nadie identifica como una obra de arte. La reforma de este amplio espacio, por el que entran y salen miles de personas al año para acceder a las dos estaciones de trenes, así como las mejoras en el tráfico y la realización de una glorieta en elipse le costarán al Ayuntamiento un total de 1,5 millones de euros.

Las obras han convertido la plaza en un campo de batalla en el que los escasos árboles conviven con innumerables tubos de PVC para la sustitución de las viejas conducciones del subsuelo, zanjas, montones de cascotes, retroexcavadoras, polvo y material de construcción.

Lo habitual en una obra de gran calibre. La actuación permitirá «transformar esta zona céntrica y de gran valor estratégico, que a día de hoy se encuentra deteriorada, para convertirla en un espacio más funcional desde el punto de vista de los desplazamientos, más seguro para conductores y peatones y, también, más amable y atractivo», explica el concejal de Infraestructuras, César Díaz. La obra la realiza la UTE Dragados-Cuevas y se espera su conclusión para diciembre. Hasta la fecha, los trabajos se han centrado en la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento. Ya se ha cambiado el 95% de la red de saneamiento y queda la conexión con el colector de la calle Castilla.También ha sido cambiada ya el 25% de la red de abastecimiento.

La reordenación de la plaza y de la calzada afecta a 20.000 metros cuadrados, de los cuales 6.200 han sido cedidos por ADIF. Entre los cambios que sufrirá la zona está la construcción de una glorieta elíptica (de 2 carriles de 4 metros cada uno) para regular el tráfico, y el aumento de la zona dedicada a los peatones, que pasará de los 995 metros cuadrados a los 2.000 y contará con 54 puntos de luz y tres aparcamientos para bicis.

Descubrir el barrio

La reforma de la plaza de las Estaciones servirá también para dar el valor que tienen (porque se podrán contemplar mejor) a los edificios de las terminales de viajeros, obra de 1940 de los arquitectos Luis Gutiérrez Soto y CarlosFernández Casado. Destaca la torre, que se proyectó para ser vivienda de los ferroviarios. Delante de ella, pero en la actual calzada, se habilitará la gran rotonda elíptica, criticada por el decano del Colegio de Arquitectos de Cantabria, IgnacioVillamor, porque «su impactante presencia desaprovecha el potencial urbano de este importante ámbito en el centro».

Los arquitectos hubieran preferido una reordenación global, incluyendo las calles Cádiz, Calderón de la Barca y alrededores porque en esta zona, dice Villamor, «asoman y conviven el caserío de la antigua calle Alta, origen de la ciudad sobre el cerro de Somorrostro; el Pasaje de Peña hasta la calle Jesús de Monasterio y el antiguo cauce del arroyo Becedo; la rampa Sotileza, donde se situaba el puerto primitivo, y los edificios de la reconstrucción de la ciudad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate