75 aniversario del incendio de Santander

Las campanas de la Catedral tocan a fuego

Así quedaron los edificios del centro de Santander tras el incendio de 1941.
Así quedaron los edificios del centro de Santander tras el incendio de 1941. / ABC/DM
  • Toque de alarma a las ocho de la tarde de hoy para iniciar los actos en recuerdo de la tragedia que arrasó la parte más antigua de Santander y con ella todo su patrimonio arquitectónico e histórico

Es un toque a rebato que anuncia el peligro. Un toque agudo y continuo de campanas para alertar a la población de un peligro. Para que esté atenta. En la tarde de hoy las campanas de la Catedral y las de la iglesia de La Anunciación (que fue de la Compañía de Jesús) en la calle de Juan de Herrera, tocarán a fuego. Será en recuerdo del 75 aniversario del incendio que destruyó parte de la zona antigua de Santander y todo su patrimonio histórico y artístico. Y, al tiempo que tocan las campañas, se oirán sirenas de bomberos, el crepitar de las llamas y el rugido del viento.

Los actos de aniversario se desarrollan en el claustro de la Catedral a partir de las ocho de la tarde de hoy. Primero intervendrá la Banda Municipal de música que interpretará varias piezas: ‘Santander’, de Ernesto Rosillo; ‘La Storia’, de Jacob de Haan; ‘Danza del Fuego’, de Manuel de Falla; ‘Cavalleria rusticana’, de Pietro Mascagni e ‘Into the storm’, de Robert W. Smith.

Después del concierto, de una media hora de duración, intervendrá el alcalde Íñigo de la Serna y el veterano fotógrafo José Luis Arauna. El primero hablará de Santander y la tragedia. El segundo rememorará como la vivió, siendo un niño y hablará en representación de todos los santanderinos.

Tras ellos llegará el turno de la proyección de una película sobre una pantalla, explicativa del incendio, elaborada en base a la imágenes de 16 milímetros tomadas sobre el terreno el 16 de febrero de 1941, una vez sofocado el fuego, por Carlos Pereda Avendaño y cedidas por su nieto, y con fotografías de la época aportadas por elCentro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS). La proyección durará unos cinco minutos y estará acompañada por la recreación sonora (campanas, fuego, viento, sirenas...). El acto acaba con la interpretación por la Banda Municipal de la pieza ‘Puerta de Kiev’, de Modest Mussorgsky y Maurice Ravel.

Además, durante el acto, se realizará la presentación de la recreación virtual que reconstruye el Santander de antes del incendio. Recreación que EL DIARIO MONTAÑÉS ofrece a sus lectores en estas mismas páginas. También hoy por la mañana será el acto de matasellado con el que Correos pone en circulación 220.000 unidades del sello conmemorativo del incendio.

Fotos en tres dimensiones

Los actos municipales en conmemoración del incendio de 1941 se reanudan el día 19 con la inauguración de la exposición ‘CENIZAS. El Incendio de Santander de 1941 en fotografía estereoscópica y cine’. Permanecerá abierta hasta el 19 de mayo en la Sala Ángel de la Hoz, del Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS), en la calle de Magallanes. En la exposición podrán verse doce fotografías de la colección Víctor del Campo Cruz (1903-1965), gerente de los antiguos almacenes Ródenas, cedida por sus hijas en 2006 al Ayuntamiento. Son el único ejemplo de fotografía estereoscópica del incendio que se conocen. Se mostrarán las doce de estas fotografías dentro de una caja con visores para poder conseguir apreciar las tres dimensiones. Las cajas-visores han sido cedidas por su propietaria, la Autoridad Portuaria, y ya fueron usados en una exposición conjunta Puerto-CDIS sobre México.

Como complemento a la exposición podrá verse la película de Carlos Pereda, completa y sin retoques, que dura unos ocho minutos y se proyecta de manera continua. Las doce imágenes estereoscópicas han sido también convertidas en fotografías normales. Llevarán leyenda explicativa e irán numeradas. El número aparecerá en la recreación de Santander de la época que se mostrará en la sala, para situar la foto en la ciudad de entonces.

Como explica Manuela Alonso, directora del CDIS, «el formato estereoscópico (negativos y positivos en soporte de vidrio a la gelatina) en tres dimensiones, es un método antiguo que va unido al nacimiento de la propia fotografía. Este sistema persigue la búsqueda de la profundidad y las tres dimensiones. Su uso se populariza a finales del sigo XIX y principios del XX entre los fotógrafos aficionados».