«El Gobierno cántabro debe ser parte esencial del proyecto del Reina Sofía»

La nueva muestra del Archivo Lafuente, cuyos fondos irán a la sede del Reina, se inauguró el pasado jueves en el Palacete / ROBERTO RUIZ
Santander

Cultura dice que el Ejecutivo «no puede ser un organismo subsidiario» y califica de «totalmente falsa» la «autoexclusión» que argumenta el Ayuntamiento

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

La herida política que generó el proyecto de sede asociada del Museo Reina Sofía sigue sangrando un mes después de que se haya abierto una nueva y esperanzadora etapa de cara a su consecución. El Gobierno cántabro, que insiste en su compromiso y en su interés e implicación en esta apuesta cultural, considera que la actitud del Ayuntamiento de Santander es «censurable». Y, asimismo, califica de «absolutamente falso» que el Ejecutivo se haya «autoexcluido» de este proyecto, argumento expresado de manera pública por la alcaldesa Gema Igual.

El titular de Cultura del Gobierno regional, Ramón Ruiz, reitera que desde el principio el compromiso ha sido permanente pero «se ha visto truncado por la negación del Ayuntamiento a participar en las conversaciones. Una actitud censurable –añade– que no ayuda a que este importante proyecto se desarrolle en tiempo y forma. Nuestra respuesta siempre ha sido abierta y colaborativa, evitando en lo posible hacer de este tema un arma política y de confrontación».

«El compromiso claro de este Gobierno se ha visto truncado por la negación municipal a participar en las conversaciones»

Al margen de las divisiones y la actual ruptura, Ruiz lo deja claro: «Desde el Gobierno de Cantabria queremos seguir siendo parte del Reina Sofía/Archivo Lafuente, porque lo consideramos esencial para seguir potenciando la marca de Cantabria como región cultural y de conocimiento». No obstante, se matiza que el desarrollo de este proyecto debe contar con todas las garantías jurídicas y financieras necesarias, «a fin de utilizar los recursos de todos los cántabros de manera más correcta». Además, subraya que, «como no podía ser de otra manera, el Gobierno Regional debe ser parte esencial en su desarrollo y no un organismo subsidiario como a veces pretende transmitirse desde la Alcaldía».

El consejero arremete contra Gema Igual porque en este tema «la alcaldesa nos tiene acostumbrados ya a sus declaraciones fuera de lugar y da la sensación de que, en algunas ocasiones, lo que se pretende es crear una cortina de humo». En este sentido, el consejero fue más lejos y apuntó que «es totalmente falso que en el ánimo de este Ejecutivo estaba la autoexclusión, como así lo manifiestan tanto la alcaldesa como la concejala de Cultura (Miriam Díaz) en reiteradas ocasiones. Todo lo contrario. Desde el inicio de esta legislatura mostramos nuestro apoyo a este proyecto al que siempre hemos considerado de gran envergadura, que sobrepasa incluso el ámbito regional, por lo que también solicitamos desde el principio, la implicación del Gobierno Central tanto para su diseño como posterior ejecución», dijo Ruiz.

Al recordar los antecedentes de las negociaciones, tanto en para la elaboración de un convenio marco como para abordar la figura del consorcio, Cultura subraya que ha actuado «con total lealtad y espíritu de colaboración».

Sobre el Banco de España

A propósito del cambio de uso del edificio del Banco de España, Cultura reitera que ha sido otra de sus líneas de actuación en la que se ha estado trabajando desde el inicio de esta legislatura y «de manera paralela con el resto de negociaciones a fin de no interrumpirlas».

En 2013 se promulgó una orden ministerial por la que el Estado cede gratuitamente el edificio para sede del nuevo Mupac y Centro de Investigación de Categoría 2 de la Unesco. El 8 de junio de ese año el Consejo de Gobierno acepta la donación. En 2015 el anterior consejero envía la petición para el cambio de uso de este edificio. Y el pasado año poco después de tomar posesión el nuevo ejecutivo, «se retoman las conversaciones con el Estado para conseguir ese cambio de uso, que hasta ese momento estaban paralizadas». Desde entonces, han sido varias las cartas y escritos dirigidos al Ministerio de Economía y Hacienda, y en todas ellas se nos han requerido una serie de expedientes que se han ido enviando, «y aún no se ha dado ese cambio por parte del Gobierno Central». La última carta data de hace un año, el 1 de julio de 2016, que es contestada desde el Ministerio al mes siguiente «requiriendo una memoria detallada y lo suficientemente justificativa del cambio pretendido respecto al edificio».

Ante esta nueva negativa, «se solicita a la Alcaldía el pasado mes de marzo que nos haga llegar la documentación requerida, y es cuando se nos responde el día 7, con las distintas propuestas entre las que figuraba el Consorcio, que fue la elegida por ser la más conveniente». A partir de entonces, «desde el Ayuntamiento se decidió cortar cualquier comunicación con la Consejería de Cultura», asegura Ruiz.

Fotos

Vídeos