El Orecla mediará hoy en el conflicto entre Ascán-Geaser y los trabajadores

Votación para ir a la huelga el pasado miércoles en la Plaza del Ayuntamiento. / Roberto Ruiz

El portavoz de la plantilla dice que la adjudicataria del servicio de basuras «ha cambiado de actitud» y que la negociación ahora está yendo

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

oy , martes, representantes de Ascán-Geaser (la concesionaria del servicio de limpieza vial y de basuras de Santander) y el comité de empresa de la firma se reunirán en el Orecla (Organismo de Resolución de Conflictos Laborales) para intentar acercar posturas en la negociación del convenio colectivo y así poder desconvocar la huelga que está prevista para el próximo 21 de julio, el día que la capital tiene fijado para lanzar su chupinazo de la Semana Grande. Pero también en esta cita del Orecla debatirán los posibles servicios mínimos para la huelga, dado que la propuesta que presenta la empresa es «muy amplia», a juicio de los trabajadores.

Desde el miércoles pasado, cuando la plantilla decidió ir a la huelga en votación a mano alzada en la Plaza del Ayuntamiento, el comité y la empresa se han entrevistado en dos ocasiones, según aseguró ayer el presidente del órgano de representación de la plantilla, José Ramón Hoz (USO). El portavoz declaró que se ha notado «un cambio de actitud» en los negociadores de Ascán-Geaser ya que, después de meses de bloqueo a las reivindicaciones laborales «hemos constatado que se puede avanzar en la parte económica y en la del empleo», dos de las principales reclamaciones de la plataforma sindical.

«Vemos otra predisposición, y no sabemos si tiene algo que ver con que el Ayuntamiento haya ejercido presión sobre la empresa», aventuró Hoz, pero adelantó que si se mantiene abierto «este camino de acercamiento» podrían desactivarse las concentraciones de presión, medidas de protesta contra «el bloqueo de la empresa». De momento, suspenden la de mañana, pero mantienen programada la del miércoles próximo (día 19).

La plantilla acordó convocar un paro de siete días, entre el 21 y el 28 de este mes y, a partir del 28 la huelga se irá ampliando en bloques de siete en siete días. El comité de empresa empezó a negociar un convenio nuevo en febrero y, actualmente, sigue sin haber conseguido sus objetivos: la recuperación del poder adquisitivo perdido en los últimos años, garantías de empleo para 34 relevistas que llevan años trabajando el 75% de la jornada con el 75% del salario, y avanzar en conciliación, porque la empresa «quiere ir en la dirección contraria».

Fotos

Vídeos